¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Activistas ucranianos filtraron información personal de miles de corresponsales de guerra en el Donbass

Images from Wikimedia Commons/UTR News, CC BY 3.0, and Luis Prado/the Noun Project. Images edited by Tetyana Lokot.

Imágenes de Wikimedia Commons/UTR News, CC BY 3.0, y de  Luis Prado/the Noun Project. Editadas por Tetyana Lokot.

A principios de mayo el sitio web activista ucraniano Mirotvorets (“Pacifista”) publicó una planilla con los nombres y otros datos de miles de periodistas acreditados para cubrir los acontecimientos de la autoproclamada “República Popular de Donetsk ” (“DNR”). La base de datos fue revelada el 7 de mayo con escasa publicidad, hasta que el martes 10 en Facebook Anton Gerashchenko, legislador y asesor del ministro del Interior de Ucrania, Arsen Avakov, la publicó. La difusión de esta lista, titulada “7901 sinvergüenzas”, recibió la condena de periodistas ucranianos y extranjeros y de medios de comunicación de todo el mundo (incluyendo OSCE RFoM y CPJ), así como del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso.

Deplorable y peligroso: sitio web ucraniano filtra datos de miles de periodistas que trabajaron en territorio separatista, los llama cómplices de los terroristas

Mirotvorets, el sitio que publicó la lista de reporteros acreditados por DNR, se anuncia como “Centro para la Investigación de indicios de Delitos Contra la Seguridad Nacional de Ucrania, la paz, la humanidad y el derecho internacional”. El sitio, supuestamente dirigido por activistas voluntarios, revela información personal de quienes considera están trabajando en contra de los intereses de Ucrania o lo que llama el mundo pacífico, como soldados y voluntarios rusos que combaten en el Donbass y (como previamente fue reseñado por RuNet Echo) pilotos de combate rusos en Siria y sus familias.

Según Gerashchenko, hackers no identificados accedieron a esta hoja de datos un mes antes de que fuera publicada por Mirotvorets. Además de la lista de periodistas acreditados, los hackers también modificaron las páginas web de la autoproclamada República de Donetsk y Luhansk para incluir símbolos ucranianos. Gerashchenko afirma que los hackers obtuvieron 7 terabytes de información de los servidores separatistas y la hooja de datos de 1.25-megabytes con la lista de periodistas acreditados representa solo una pequeña parte.

La publicación de Mirotvorets del 7 de mayo incluyó el siguiente razonamiento explicando la decisión de divulgar la lista:

Cегодня этот список журналистов в наших руках. Не знаем, какие последствия будут после публикации этого списка, но знаем наверняка: публиковать его необходимо исходя из того, что эти журналисты сотрудничают с боевиками террористической организации.

Hoy esta lista de periodistas está en nuestras manos. No sabemos cuáles serán las consecuencias, pero estamos seguros de lo siguiente: es necesario publicarla porque estos periodistas están cooperando con militantes de una organización terrorista.

Los activistas de Mirotvorets formularon estas acusaciones sin presentar pruebas concretas e hicieron también varias “extrañas” observaciones sobre la lista de periodistas. Por ejemplo, los activistas se preguntaron por qué “medios no rusos” como CNN, BBC, o AFP tenían periodistas con nombres rusos. También consideraron que, el hecho de que muchos de los periodistas extranjeros acreditados tenían números telefónicos ucranianos indicaba (de alguna manera) que ingresaron a los territorios ocupados de manera ilegal cruzando la frontera desde Rusia, y no desde Ucrania. No queda claro cómo los activistas arribaron a estas conclusiones o con qué información fundamentan esas afirmaciones.

La hoja de datos con la información de los periodistas tiene seis campos: nombre del periodista, empleador, número de teléfono, correo electrónico, período de acreditación, y notas especiales. Si bien no podemos verificar toda la información de la lista, RuNet Echo se contactó con varios periodistas de la lista que confirmaron que los datos concuerdan con los que proporcionaron a los funcionarios encargados de la acreditación. Para muchos de los periodistas incluidos no se trata de información sensible, pero en algunos casos podría haber consecuencias, ya que para muchos debe entenderse como una lista negra que podría desencadenar casos de acoso y otros impedimentos para el trabajo periodístico en Ucrania.

La reacción de los periodistas

La reacción de la comunidad mediática ante la filtración fue de incredulidad y rabia. Una gran cantidad de periodistas ucranianos y extranjeros firmaron y difundieron una carta abierta, en referencia a la filtración y destacaron que los periodistas que trabajaron en los territorios ocupados han sido fundamentales para brindar información relevante sobre el conflicto y cubrir acontecimientos como la tragedia del MH17.

Ми особливо наголошуємо, що акредитація не означає і ніколи не означала співробітництво журналістів з будь-якою стороною конфлікту. Акредитація – це форма захисту і безпеки журналіста.
Нагадуємо, що, за даними українських та міжнародних медіа-організацій, тільки у 2014 році у полоні бойовиків побували майже 80 журналістів, українських і закордонних, багато з яких зазнали тортур. Акредитація була єдиним, хоч і мінімальним, механізмом захисту журналістів від тортур чи потрапляння в полон.
Після звинувачень у «роботі на терористів» та оприлюднення персональних даних, номерів телефонів та емейлів журналістів, їм почали телефонувати та писати з погрозами, а від деяких українських політиків уже пролунали заклики вважати цих журналістів «ворогами України» і взагалі закрити їм можливість працювати.
Подібне ставлення до журналістів є прямим порушенням української Конституції, Закону України «Про захист персональних даних», порушенням Європейської конвенції прав людини, і є ганебним і абсолютно неприйнятним в цивілізованій і нетоталітарній державі, якою є Україна.
Ми вимагаємо від сайту «Миротворець» негайно видалити з вільного доступу інформацію про персональні дані відповідних журналістів.

Queremos destacar especialmente que la acreditación no significa, y nunca significó, que los periodistas estén en connivencia con cualquiera de los lados del conflicto. La acreditación es un mecanismo de protección y seguridad para el periodista.
Le recordamos que según datos de organizaciones de medios ucranianas e internacionales, solamente en 2014 cerca de 80 periodistas, tanto ucranianos como extranjeros, fueron capturados por los militantes y muchos de ellos torturados. La acreditación fue el único mecanismo, aunque mínimo, para proteger a los periodistas del cautiverio o la tortura.
Después de haber sido acusados de “trabajar para los terroristas” y de que se revelaran sus datos personales, números de teléfono y correos electrónicos, los periodistas comenzaron a recibir amenazas vía llamadas telefónicas y correos electrónicos y algunos políticos ucranianos reclamaron que se califique a estos periodistas como “enemigos de Ucrania” y que se les impida totalmente trabajar en el país.
Este tipo de actitud hacia los periodistas constituye una violación directa de la Constitución de Ucrania, la Ley nacional de “Protección de Datos Personales,” la Convención Europea de derechos humanos, y es lamentable y completamente inaceptable en un estado civilizado, no totalitario como Ucrania en la actualidad.
Exigimos que “Mirotvorets” retire inmediatamente del acceso público los datos personales de los periodistas antes mencionados.

RuNet Echo consultó a varios de los periodistas cuyos nombres figuraban en la lista para conocer sus reacciones ante la filtración y cómo esto refleja la actitud general hacia corresponsales en zonas de guerra.

Ian Bateson, periodista independiente radicado en Ucrania, dijo que la filtración publicada por Mirotvorets se basó en falsas premisas acerca del rol de los periodistas extranjeros en el este de Ucrania:

This list reduces all journalism to propaganda. It assumes writing about separatist controlled eastern Ukraine is somehow supporting the groups that have seized control of it which is a view that has no place in a democratic Ukraine. Foreign journalists have played a key role in publicizing information about what was going on in eastern Ukraine because we were the only ones who could get in. We put our lives on the line to do that and now as repayment get labeled as collaborators with our our personal details shared for all to see. Journalism has never been so thankless.

Esta lista reduce el periodismo a propaganda. Supone que escribir sobre la región de Ucrania oriental controlada por los separatistas implica de alguna manera apoyar a los grupos que se apoderaron de ella, que es una idea que no tiene cabida en una Ucrania democrática. Los periodistas extranjeros desempeñaron un rol clave en la difusión de la información sobre los acontecimientos en Ucrania oriental, ya que fueron los únicos que podían entrar. Hemos arriesgado nuestras vidas para hacerlo y ahora la recompensa es ser tildados de colaboradores y que nuestros nuestros datos personales sean compartidos para que todos los vean. El periodismo nunca ha sido tan ingrato.

Evgeny Feldman, fotógrafo y periodista del periódico independiente ruso Novaya Gazeta, dice que el accionar de Mirotvorets es contraproducente y una muestra de ignorancia acerca del trabajo de los periodistas en zonas de conflicto:

Необходимость подчиняться требованиям вооруженных людей — печальная, но неизбежная сторона реальности в работе журналиста на войне. Ты не снимаешь человека с оружием, не спросив разрешения. Ты не снимаешь то, что запрещено снимать. Ты получаешь все документы, увеличивающие безопасность твоей работы – в том числе аккредитации, что СБУ, что “ДНР”. Ты пересекаешь границу «ДНР» легально, со стороны Украины, подвергаясь унизительным бессмысленным допросам, попыткам депортации, снятию с поездов посреди ночи. Ты соблюдаешь другие неприятные или неудобные меры обеспечения безопасности — носишь тяжелый бронежилет, возишь с собой жгуты и всякое такое, клеишь на машину буквы TV и держишь двери открытыми, когда едешь по простреливаемой дороге, останавливаешься на ней же, если видишь сломанную машину коллег.
Задача журналиста — найти возможность работать честно, лавируя между этими необходимыми и неизбежными ограничениями. Мне кажется, что я сумел это сделать, снимая как ключевые точки собственно войны, так и сложную жизнь мирных жителей. Более того, имея все эти возможные разрешения и не нарушая установленные ограничения, я сумел помочь нескольким украинским солдатам, попавших в плен — тем, кого заставили пройти на «параде» в Донецке и тем, кого принудили к работам в Иловайске: о ком-то узнали родные, кто-то попал в списки на обмен, кого-то улучшили условия. Это, пожалуй, главная моя профессиональная гордость за те 5 с лишним лет, что я в профессии. Сегодня сайт «Миротворец» выложил «утекшие» от «ДНРовцев» данные журналистов, аккредитованных в Донецке. Как я писал выше, бумажки — неизбежное условие, обеспечивающее возможность работать там. Хочется добавить, что сайт «Миротворец» задает глупейшие, идиотские вопросы о том, почему у журналистов украинские номера телефонов и почему у журналистов CNN русские имена. Публикация сайта показывает, насколько его авторы не имеют представления о специфике рискованной работы журналистов на войне.
Утечка этих данных со стороны собиравших их в Донецке показывает крохотную часть этих рисков, которые приходится принимать мне и моим коллегам.

La necesidad de acatar las demandas de individuos armados es la parte triste, pero inevitable, de la realidad de trabajar como periodista en zonas de conflicto. No filmas ni fotografías a personas armadas sin pedir permiso. No grabas ni sacas fotos de lo que está prohibido. Obtienes todos los documentos que aumentan la seguridad de tu trabajo, incluso la acreditación del SBU (Servicio de seguridad de Ucrania) y de la “DNR”. Cruzas la frontera de manera legal con la documentación de la “DNR”, desde Ucrania, donde soportas interrogatorios humillantes y sin sentido, intentos de deportación, expulsión de trenes en medio de la noche. Y adoptas otras medidas de seguridad desagradables o incómodas, como usar un pesado chaleco antibalas, llevar a todas partes botiquín de primeros auxilios y torniquetes, pegar en el coche una calcomanía que dice TV, mantener las puertas abiertas en rutas donde existen conflictos activos y detenerse en la misma ruta cuando ves que el coche de unos colegas ha sufrido un desperfecto.
La tarea de un periodista es encontrar la manera de trabajar honestamente, navegar entre estas restricciones necesarias e inevitables. Me gusta creer que podía capturar lo fundamental de la guerra en sí misma y la difícil vida de los civiles. Es más, después de haber obtenido todos estos permisos y sin violar las restricciones impuestas, pude ayudar a muchos soldados ucranianos cautivos, a los que fueron obligados a marchar en el “desfile” en Donetsk y a los que debieron cumplir trabajos forzados en Ilovaysk : los parientes de alguno de ellos se enteraron de que estaba allí, otro consiguió entrar en la lista de intercambio de prisioneros, las condiciones de vida de algún otro mejoraron. Este probablemente es mi principal motivo de orgullo profesional en los más de cinco años que llevo en la profesión.
Hoy el sitio web “Mirotvorets” publicó los datos de “DNR” “filtrados” de los periodistas acreditados en Donetsk. Como dije anteriormente, el papeleo es una condición ineludible para trabajar allí. Me gustaría señalar que “Mirotvorets” formula las preguntas más tontas acerca de los motivos por los que los periodistas tienen números telefónicos de Ucrania y los reporteros de CNN tienen nombres rusos. La publicación demuestra que sus autores no tienen idea acerca de lo riesgoso que es el trabajo periodístico en zonas de guerra.
La filtración de estos datos por parte de quienes los recopilaron en Donetsk prueba sólo una pequeña parte de los riesgos que mis colegas y yo tenemos que aceptar y enfrentar.

Simon Ostrovsky, periodista de VICE News que ha filmado decenas de despachos desde el este de Ucrania y Crimea desde que comenzó la crisis, también se refirió a la falta de comprensión respecto al trabajo de un corresponsal de guerra:

It's completely stupid to claim that journalists are facilitating terrorism simply because they have been issued credentials by one of the factions in a war. Journalists should cover both sides of the war and in order to do so they need the permission of the armed men on all sides of the conflict in order to operate in the areas they control. The assertion the hackers made that all the journalists entered the area held by the separatists illegally is also unfounded. It is possible to enter Ukraine through an official border crossing controlled by Ukraine and then to enter the areas under control of the Russia-backed separatists. I should know. I've done it enough times.

The rhetoric coming out of Ukraine both from activists and government officials is unfortunately starting to mirror more and more their nationalist counterparts in Russia who want to blame the media and outside forces for internal problems that they're not willing to address themselves.

Es completamente estúpido afirmar que los periodistas están facilitando el terrorismo, simplemente porque recibieron credenciales de una de las facciones beligerantes. Los periodistas deben cubrir ambos lados de la guerra y para hacerlo necesitan que hombres armados de ambos bandos los autoricen a trabajar en las zonas bajo su control. La afirmación de los hackers respecto a que todos los periodistas ingresaron de manera ilegal en la zona controlada por los separatistas también es infundada. Es posible entrar a Ucrania a través de un puesto fronterizo oficial controlado por Ucrania y luego ingresar en zonas controladas por los separatistas respaldados por Rusia. Yo debo de saberlo. Lo he hecho en varias oportunidades.

La retórica, tanto de activistas como de funcionarios del gobierno ucraniano, lamentablemente comienza a reflejar el discurso de sus pares nacionalistas rusos que quieren culpar a los medios y a fuerzas externas de sus problemas internos que no están dispuestos a enfrentar.

Casi la totalidad de los periodistas ucranianos y extranjeros han criticado la decisión de publicar los datos personales de los periodistas que trabajaban en la zona de conflicto en Donbass, así como los esfuerzos de Anton Gerashchenko (funcionario estatal) para difundir y promocionar la filtración. Aunque el sitio Mirotvorets sostiene que la filtración reveló quienes colaboraron con los funcionarios separatistas, no ha aportado pruebas concluyentes de esta afirmación y, en esencia, en realidad solo intenta avergonzar a quienes estaban realizando la valiosa labor, poco valorada, que los periodistas llevan adelante en zonas conflictivas en todo el mundo- informar desde lugares donde la información es difícil de conseguir y donde gran cantidad de periodistas han sido heridos, secuestrados, e incluso asesinados.

La Fiscalía de Kiev en Ucrania ha iniciado una investigación penal acerca del accionar del sitio web.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.