¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Despedida a Tony Cozier, el comentarista que ayudó al Críquet de las Indias Occidentales a encontrar su voz

Screenshot of a YouTube tribute video to cricket legend Tony Cozier, which shows him in the commentary box during a match.

Captura de pantalla de un vídeo homenaje de Youtube a la leyenda del críquet Tony Cozier, donde se lo muestra en la cabina de comentaristas durante un partido.

El 11 de mayo de 2016, el mundo del críquet perdió una parte de su corazón, el comentarista barbadense Tony Cozier falleció tras una larga enfermedad a la edad de 75.

Cozier, conocido en el mundo como “la voz del Críquet de las Indias Occidentales”, fue mucho más que un analista de deportes. Mientras que su estilo para comentar era siempre perspicaz, medido y justo, su voz – clara, con un melodioso ritmo barbadense que algunos describen como “champán en el aire” — evocaba la experiencia del críquet caribeño. Cuando Tony Cozier tomaba el micrófono, sin importar donde estuvieras en el mundo, eras transportado a un campo de cricket donde soplaba la brisa cálida, donde el sol brillante amenazaba con cegarte si te atrevías a mirar de frente hacia el cielo para seguir una pelota golpeada para lograr un seis y la energía, fuera y dentro del campo, era electrizante.

Para los fanáticos del críquet de las Indias Occidentales, la voz de Cozier era como estar en casa, y el mismo Cozier era como un padre benevolente que dió su amor incondicional. Él adoraba a la selección de críquet de las Indias Occindentales, lo vivía y respiraba, y era un digno servidor del juego, sin importar si el rendimiento del equipo era mediocre o excepcional.

En los más de 50 años que Cozier fue la banda sonora del equipo de críquet de las Indias Occidentales, él vivió ambos extremos: los días de gloria en la década de 1970 y 1980 cuando la selección dominaba el deporte, y el repentino declive del equipo en la década de 1990 y principios del año 2000, hasta que la popularidad del críquet Twenty20 (una versión reducida del juego) empezó a jugar un papel en su revitalización.

Como era de esperarse, Cozier era un duro crítico de la falta de visión y pobre manejo del juego del Comité de Críquet de las Indias Occidentales (WICB).Sin embargo, WICB le dedicó un emocionante tributo, diciendo:

The lifelong work of Tony Cozier centred around West Indies cricket and he made a lasting contribution to the game. […] He was not just a great journalist, but also a great ambassador. He represented West Indies wherever he went. He educated people around the world about our cricket, our people, our culture and who we are. His voice was strong and echoed around the cricket world. He enjoyed West Indies victories and shared the pain when we lost. He gave a lifetime of dedicated service and will be remembered by all who came into contact with him.

El trabajo de toda la vida de Tony Cozier se centró en el críquet de las Indicas Occidentales e hizo una contribución al juego que perdurará. […] No fue sólo un gran periodista, sino que también un gran embajador. Él representaba al equipo a donde fuera. Educaba a las personas alrededor del mundo acerca de nuestro críquet, nuestra gente, nuestra cultura y quienes somos. Su voz era fuerte y hacía eco en el mundo del críquet. Él disfrutaba las victorias de las Indias Occidentales y compartía la pena cuando perdíamos. Dió una vida de servicio dedicado y será siempre recordado por todos los que lo conocieron.

Realmente toda una vida. Hijo del periodista, Jimmy Cozier, quien fue editor del diario St. Lucia Voice, el joven Cozier informó su primer partido de críquet (Australia vs. Indias Occidentales en el estadio Kensington Oval de Barbados) con tan sólo 15 años de edad. Fue un sólido y prolífico escritor, expandiéndose al periodismo televisivo a principios de la década de 1960 gracias a una temporada en una estación de radio trinitense. Nunca miró hacia atrás, pasando a trabajar con algunos de los más prestigiosos medios internacionales, entre ellos Channel Nine de Australia, la BBC y Sky Sports.

Cuando Cozier comenzó la presentación de historias del críquet de distintas partes del mundo, era posible que no fueran publicadas por días; la urgencia con la que la noticia de su muerte inundó las redes sociales como Twitter y Facebook posiblemente le habría divertido, pero el hecho de que fuera tendencia habla sobre el impacto que hizo — en la región y más allá.

Descansa en paz Tony Cozier. Crecí escuchando tus comentarios. Nunca olvidaremos tu voz.

Se lo acabo de decir a mi padre, quien está devastado. Descansa en paz Tony Cozier, uno de los mejores con el micrófono en el críquet. Ahora nuestro juego es más pobre.

Difícil decir adiós a Tony Cozier, la última leyenda de la era de Comentaristas de Radio donde los comentaristas no jugadores dictaminaban en igual medida.

Cozier no jugaba profesionalmente, pero conocía el juego en profundidad; este era una de sus grandes fortalezas. El periodista y bloguero de Barbados  B.C. Pires escribió acerca de su fallecimiento:

It’s the ultimate firetruckery for every one of us, and most of us will be lucky not to have to face it for a long time yet, but it came this morning for the most important man in West Indies cricket history who never raised his bat or sent down an over. What the now late Tony Cozier sent down, instead, were millions of words, every one of them up in the block hole, about our cricket. West Indies cricket would be in a good place now, had we listened to TC, instead of the hordes of pompous idiots gallerying themselves in their jackets-and-ties but revealing themselves in their press releases.

Es lo último para cada uno de nosotros, y la mayoría de nosotros tendrá la suerte de no tener que enfrentarlo por un largo tiempo, pero sucedió esta mañana para el hombre más importante de la historia del críquet de las Indias Occidentales quien nunca levantó su bate o envío uno. Lo que el ahora fallecido Tony Cozier dejó, en cambio, fueron millones de palabras, cada una de ellas en el agujero negro, acerca de nuestro críquet. El críquet de las Indias Occidentales estaría en un buen lugar ahora, si hubiéramos escuchado a Tony Cozier, en vez de a la multitud de presumidos idiotas reuniéndose en sus sacos y corbatas pero revelándose en sus comunicados de prensa.

Muchos tuits acerca de Cozier eran recuerdos personales de amigos y colegas. quienes hablaron acerca de su generosidad (él disfrutaba del entretenimiento en su casa de playa) y su profesionalismo:

Tristes noticias acerca de Tony Cozier, la voz del críquet caribeño y un espectacular comentarista. Generoso anfitrión para muchos en la cabaña de Conset Bay.

Estoy muy triste por el fallecimiento de Tony Cozier. Él fue uno de los mejores con el que la cabina de comentaristas fue bendecido y un buen amigo. Descansa en paz.

Descansa en paz Tony Cozier. Una leyenda del críquet, un magnífico escritor y periodista audaz. Tenía profunda e inspiradora pasión por el deporte y el periodismo.

Hasta la Directora Gerente de Global Voices, Georgia Popplewell, quien una vez trabajó con y entrevistó a Cozier, dijo en Facebook:

I learnt more about cricket in the week I spent with Tony Cozier than I could ever have in a lifetime of reading about or watching the game. Farewell to a great and gracious man.

Aprendí más acerca del críquet en la semana que pasé con Tony Cozier que lo que podría haber aprendido toda una vida leyendo o mirando el juego. Adiós a un gran y misericordioso hombre.

Otras actualizaciones de usuarios de Twitter reconocieron, entre otras cosas, la habilidad de Cozier para contar historias, su extenso conocimiento del juego, su integridad, inteligencia, gentileza e ingenio.

Un usuario de Twitter simplemente no podía creer que Cozier ya no se encontraba entre nosotros…

Sigo esperando que alguien me diga que es uno de esos engaños de Twitter. ¿Cómo puede Tony Cozier haberse ido? Sólo una palabra. Estupendo.

Mientras otros encuentran consuelo en celebrar su legado:

Que te vaya bien, Tony Cozier. Tú adornabas nuestro juego. Lo amabas como un hijo y un padre. Tenías respeto. Tenías dignidad. Y tenías amor.

Descansa en paz Tony Cozier. La voz del críquet de las Indias Occidentales ha sido silenciada. Pero los ecos seguirán resonando.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.