¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Una pareja de periodistas fue atacada en Makassar, Indonesia

Arpan Rachman and Icha Lamboge covering security during elections in Makassar.

Arpan Rachman y Icha Lamboge cubriendo la seguridad durante las elecciones en Makassar. Foto cortesía de Arpan Rachman.

Dos periodistas digitales con base en Makassar, en la región del sur de Sulawesi, Indonesia, fueron atacados el pasado 5 de junio del 2016 mientras acudían a un evento organizado por un sector del Islamic Students Alumni (KAHMI Makassar) en la casa del alcalde de Makassar.

El editor de Global Voices Arpan Rachman y su mujer Icha Lamboge, que también es periodista, informaron a Global Voices que dos hombres con uniformes negros – no el uniforme estándar de los guardas de seguridad de la ciudad – los detuvieron y les pidieron sus tarjetas de periodistas. Acto seguido, los hombres los llevaron a una pequeña sala detrás de la casa donde Arpan les pidió que se identificaran, a lo que se negaron. Entonces, uno de los hombres le arrebató el teléfono a Lamboge, que es su principal herramienta de trabajo. Cuando Rachman intervino y trató de recuperar su teléfono, el hombre le dio un puñetazo en el pecho mientras el otro hombre lo estrangulaba.

La pareja denunció lo sucedido a la policía, y Rachman fue examinado por un doctor. Ahora se está recuperando del incidente; sin embargo, tanto él como su mujer temen por su seguridad.

La Alianza de Periodistas Independientes (AJI) ha documentado hasta el momento 12 casos de abuso a periodistas en Makassar durante el 2016, incluyendo el acoso mientras trabajan, la destrucción de herramientas de investigación, intimidación y asalto físico. Ni la KAHMI, la AJI, o los oficiales de Makassar han publicado ninguna declaración en relación con el ataque a Rachman y Lamboge.

Arpan Rachman and Icha Lamboge covering the aftermath of elections, when the Palopo Mayor's office was burned. Photo courtesy of Arpan Rachman.

Arpan Rachman y Icha Lamboge cubriendo las secuelas de las elecciones, cuando la oficina del alcalde Palopo fue quemada. Foto por cortesía de Arpan Rachman.

Poco después, Lamboge expresó su preocupación de que el incidente fuera “desestimado y olvidado, así como la evidencia del parte médico” Por ello han recibido representación legal por parte de la Legal Aid Foundation Makassar, pero aún hay dudas con respecto a este caso. Ellos siguen temiendo por su seguridad física.

Ambos trabajan activamente como periodistas: Lamboge trabaja principalmente con SINDO Trijaya FM, una estación de radio en Jakarta; y Rachman trabaja como periodista investigador con varios canales de noticias locales incluyendo BaKTINews, inspiratifnews, Membunuh IndonesiaMedia Lingkungan.

La pareja ha trabajado junta en historias que sospechan que han podido provocar el incidente. Escribieron recientemente para una edición impresa de la revista sobre los derechos humanos el artículo Tortura: perspectivas asiáticas y globales, donde se trataban temas controvertidos como los desahucios en masa que están teniendo lugar en la zona de Bulogading del centro de Makassar. Más de una historia en línea sobre los desahucios ha sido retirada debido a la creciente tensión.

En Indonesia, la violencia contra los periodistas ocurre con frecuencia. Ataques como esos no aparecen en los medios de comunicación y los autores del ataque a menudo quedan impunes.

El caso que hace referencia a Arpan e Icha fue cubierto por una de las páginas web locales, pero la historia fue eliminada acto seguido por razones desconocidas.

La comunidad de Global Voices condena todas las formas de violencia en contra de los periodistas en Indonesia y en cualquier parte del mundo. Como comunidad apoyamos a nuestro compañero Arpan y a su familia en su reclamo de verdad y justicia.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.