¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Vendedor de libros de Hong Kong dice que fue obligado a confesar en TV durante su detención en China

Lam Wing-kee. Photo: Gene Lin/HKFP.

Lam Wing-kee. Fotografía: Gene Lin/HKFP.

El texto siguiente fue publicado originalmente como una serie de artículos escritos por Tom Grundy y Kris Cheng en Hong Kong Free Press (Prensa libre de Hong Kong) el 16 de Junio de 2016. Estos fueron compilados y editados en un sólo artículo y el mismo es publicado en Global Voices en el marco de un acuerdo para compartir contenidos. 

Cinco libreros desaparecidos en 2015 en Tailandia, China y Hong Kong reaparecieron de repente en persona y en televisión en los últimos meses en Hong Kong. En lo que podría ser una respuesta a la presión internacional, estas apariciones les han permitido “aclarar” al público que ellos colaboraron voluntariamente con las autoridades chinas en una investigación criminal.

Dado que los cinco vendían libros que criticaban al gobierno chino, muy pocas personas están creyendo esa historia.

Y ahora uno de ellos está hablando. Lam Wing-kee, el fundador de la librería Causeway Bay en Hong Kong, desapareció el 24 de octubre de 2015. Llevó a cabo una conferencia de prensa improvisada en la legislatura de Hong Kong el 16 de junio de 2016, donde le dijo a la prensa que fue retenido por una especie de “unidad especial” en China y que fue obligado a hacer una confesión en televisión el pasado febrero.

Lam volvió a Hong Kong el 14 de Junio, acompañado por dos hombres. Dijo que las autoridades chinas le ofrecieron liberarlo si él les entregaba un disco duro con una lista de clientes de la librería Causeway Bay para el 16 de Junio. Se esperaba que él regresara a China con el disco duro, pero se echó para atrás después de leer las noticias acerca de las personas en Hong Kong protestando por su arresto.

El disco duro exigido por las autoridades chinas contenía registros de ventas de unos 600 clientes y 4,000 títulos de la librería. Lam dijo que la unidad especial ya había conseguido una copia del disco duro de otro librero desaparecido, Lee Bo, durante su breve retorno de China a Hong Kong en marzo.

Describiendo los detalles de su detención que duró ocho meses, Lam dijo que lo interceptaron en el cruce de la frontera continental el 24 de octubre de 2015.  Fue esposado, le cubrieron los ojos, y lo llevaron al día siguiente desde Shenshen hasta Ningbo en la costa este de China por tren.

Dijo que fue retenido en una habitación de 200 a 300 metros cuadrados en un gran complejo por cinco meses hasta marzo del 2016. A Lam no se le permitió ver a un abogado o comunicarse con su familia, y dice que seis grupos de personas se turnaban para vigilarlo de cerca. No tenía permitido irse, dijo. Sin embargo, después de muchas peticiones, se le permitió leer libros.

Durante su detención, Lam dijo que lo sometieron a unos 20 a 30 interrogatorios, en los cuales lo acusaban de “operaciones ilegales” por enviar libros “prohibidos” a China continental. Cada interrogatorio duraba entre 30 a 45 minutos:

I did not believe it would happen to me – it was an absurd place […] It was not realistic… I hoped I was in another place, or that it was a dream, that it was not reality. I am a Hong Konger, I am a free man, I did not break any law in Hong Kong, but I was arrested without any reason.

No creía que esto me pasaría a mí – era un lugar absurdo […] no era realista…, Esperaba estar en otro lugar, o que fuera un sueño, que no era la realidad. Soy un ciudadano de Hong Kong, un hombre libre, que no quebrantó ninguna ley en Hong Kong, pero fui detenido sin ninguna razón.

Se vió obligado a hacer una confesión pública en la emisora Phoenix TV de Hong Kong en febrero. Acerca de la experiencia, él explicó que había un director y un guión para que practique; relató que, aunque no creía haber cometido delito alguno, no tuvo el valor para negarse a seguir adelante. Después de la confesión, en marzo fue enviado a Shaoguan en el sudeste de China a trabajar en una biblioteca con menos restricciones.

Acompañado por el legislador Albert Ho Chun-yan en la conferencia de prensa, Lam le dijo a los reporteros que no podía comprender qué ley pudo haber quebrantado, ya que el enviar libros a China era legal en Hong Kong.

“Si violé leyes chinas podían juzgarme, ¿por qué el gobierno chino me llevó silenciosamente cuando crucé la frontera?” él dijo. “Este no es sólo un asunto personal o de Causeway Bay Books, se trata de los derechos humanos del pueblo de Hong Kong,” dijo, indicando que era una evidente violación del principio “Un País, Dos Sistemas“.

Hong Kong es una región administrativa especial de China y se supone que tiene un alto grado de autonomía con respecto a China continental. Gracias a este principio llamado “Un País, Dos Sistemas”, Hong Kong disfruta de más libertades que China, pero existe el temor de que a pesar de este modelo, China continental esté tratando de reforzar su control sobre la región.  .

Lam dijo que el día que fue detenido en el continente en Octubre de 2015, planeaba originalmente visitar a su novia. Ella también fue detenida al haberlo ayudado a enviar libros “ilegales” a China.

I am sorry for my girlfriend… But I don’t consider this a personal matter anymore, rather a matter for the whole of society… Hong Kong people were forced without any way out […]

Lo siento por mi novia… Pero ya no considero que sea un asunto personal, más bien es un asunto que involucra a toda la sociedad… El pueblo de Hong Kong fue obligado sin ningún tipo de salida […]

Dijo que era inaceptable que su colega Lee Bo fuera “secuestrado” de Hong Kong.

Hong Kong has rule of law – I am not afraid for my personal safety, and I do not plan to go to the mainland again. […] This is the red line for Hong Kong people – Hong Kong people will not give in to the powerful regime.

Hong Kong tiene estado de derecho – No temo por mi seguridad, y no pienso volver al continente de nuevo. […]  Esta es la línea roja para el pueblo de Hong Kong – El pueblo de Hong Kong no va a ceder ante este poderoso régimen.

Respecto de los libreros que volvieron a Hong Kong y fueron al continente de nuevo, dijo que desea que el gobierno chino “los trate bien”

Lam también dijo que espera que el pueblo de Hong Kong continúe levantando sus voces en contra del régimen “autoritario” de China:

I hope Hong Kong people can say no to the authoritarian regime […] If I can, why can’t you? I was born and raised in Hong Kong – I don’t have to leave.

Espero que el pueblo de Hong Kong pueda decirle no al régimen autoritario […] Si yo puedo, ¿por qué no? Nací y crecí en Hong Kong – no estoy obligado a marcharme.

La Organización de Derechos Humanos Amnistía Internacional declaró que el testimonio de Lam “hizo pedazos” las “mentiras” de Pekín sobre los editores desaparecidos. Mabel Au, director de esta ONG de Hong Kong, dijo:

He has exposed what many have suspected all along: that this was a concerted operation by the Chinese authorities to go after the booksellers. It seems clear he, and most likely the others, were arbitrarily detained, ill-treated and forced to confess. The plight of the other booksellers still in mainland China is extremely worrying. They must be granted access to lawyers and where appropriate consular assistance.

Él ha expuesto lo que muchos sospechaban: que esto fue una operación coordinada por las autoridades chinas para ir tras los libreros. Parece claro que él, y seguramente los otros, fueron detenidos arbitrariamente, maltratados y obligados a confesar. El sufrimiento de los otros libreros que todavía están en China continental es extremadamente preocupante. Ellos deben tener acceso a abogados y asistencia consular apropiada.

Lee Bo, el colega de Lam, emitió un anuncio público en Facebook negando las afirmaciones de Lam, diciendo que se presentó voluntariamente en el continente usando sus propios medios para colaborar en una investigación. Los libreros Lui Por y Cheung Chi-ping, quienes desaparecieron también en Shenzhen y Dongguan respectivamente habían regresado a Hong Kong pero volvieron al continente chino pronto después.

Gui Minhai, otro librero de Causeway Bay quien desapareció mientras estaba en Tailandia, todavía debe ser puesto en libertad de su detención en China continental.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.