¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Feligreses estadounidenses organizan vigilias por la violación y asesinato de una mujer japonesa

Okinawa American Murder

Miembros de la congregación de la Iglesia del Barrio de Okinawa ofrecen sus condolencias a los motoristas que circulan por la ruta 58 a su paso por Okinawa el 28 de mayo de 2016. Subtitulado de la imagen: «Realmente estamos intentando superar el hecho de que el demonio pasara por esta isla… los trágicos acontecimientos que han tenido lugar». Captura de pantalla de YouTube.

El asesinato de una mujer en Okinawa en mayo de 2016 presuntamente cometido por un contratista militar estadounidense ha tensado las relaciones entre los EE.UU. y Japón y, al mismo tiempo, ha impulsado a los miembros de una congregación religiosa norteamericana local a ofrecer públicamente sus condolencias sobre lo sucedido. Probablemente el caso ha contribuido también al triunfo electoral de la coalición que se oponía a la base militar de EE.UU. en Okinawa.

Shimabukoro Rina (島袋里奈) (20 años), ciudadano de Okinawa, desapareció el 28 de abril tras decirle a un ser querido que se iba a dar un paseo. Su cuerpo fue hallado el martes 19 de mayo. Poco después, un empleado civil de una base militar de EE.UU. en Okinawa presuntamente confesó haberse fijado y seguido a la mujer, agredirla sexualmente y a continuación acabar con su vida.

El asesinato de Shimabukuro presuntamente a manos de un estadounidense que trabaja para una de las numerosas bases norteamericanas en Okinawa generó indignación en esta localidad. La aislada prefectura en el lejano sudoeste nipón ha soportado durante mucho tiempo la violencia y los disturbios por parte del personal estadounidense afincado allí.

Los habitantes de Okinawa protestan en contra del asesinato de Rina Shimabukuro (20 años) a manos de un soldado estadounidense frente a la entrada de Camp Foster

Alrededor de un 20% de Okinawa trabaja en las instalaciones militares, un legado del estatus de posguerra en tanto que territorio bajo administración «fiduciaria» de EE.UU., devuelto a Japón en 1972. Los planes de acabar con arrecifes de coral para instalar otra base militar ha avivado un movimiento de protesta que dominó las elecciones de la prefectura de Okinawa celebradas el 5 de junio de 2016, cuando las noticias sobre el asesinato de Shimabukuro seguían candentes.

Para agravar la situación, unos días después de que se hallaran los restos de Shimabukuro, un miembro de la Marina de EE.UU. fue arrestado por conducir en estado de ebriedad en Okinawa; la Marina respondió prohibiendo toda consumición de alcohol para sus marineros en Japón.

«Únete a nosotros para ofrecer nuestras condolencias en tanto que invitados en este país»

Algunas organizaciones norteamericans de noticias se centraron más en las dificultades que probablemente experimentará EE.UU. en Okinawa a partir de ahora antes que en la víctima y el efecto de su asesinato en la comunidad anfitriona. En Okinawa (1'4 millones de habitantes) viven más de 100.000 estadounidenses, en su mayoría personal militar de la base y personas bajo su dependencia y civiles que trabajan para el Departamento de Defensa.

#prayforoki

Cartel #PrayforOki (reza por Oki) utilizado durante la vigilia. Traducción del japonés: «Lloramos juntos con la gente de Okinawa». Imagen de la publicación pública en la página de Facebook de Sylvia Ruyon, ampliamente compartida en medios sociales.

La Iglesia del Barrio de Okinawa, congregación cristiana que ofrece oficios para el personal militar instalado en la prefectura, decidió organizar un evento para “observar un periodo de unidad y de luto” hacia los habitantes locales.

El “Homenaje en Silencio” tuvo lugar el 28 de mayo en una transitada carretera. Los miembros de la congregación llevaban carteles y señales improvisados para presentar sus condolencias hacia los habitantes de Okinawa y mostrar su tristeza por lo acaecido. El acontecimiento contó con una buena organización, con fotógrafos profesionales y un archivo público de 149 fotografías, y etiquetas, incluyendo #rezaporoki, para poder compartirlo fácilmente en las redes sociales.

Homenaje en Silencio – #PrayForOki Tras el incidente de abril en Okinawa, militares estadounidenses, familias y empleados civiles del complejo organizaron un acontecimientos. En este enlace se pueden ver 149 fotos.

Aunque los japoneses nunca se han referido a Okinawa como «Oki», los usuarios de redes sociales en Japón se hicieron eco del esfuerzo en el homenaje. En un tuit compartido más de 57.000 veces, un viajero de negocios escribió:

Cuando salí del hotel y circulaba por la Ruta 58, había norteamericanos de pie bajo el sol abrasador y agachando la cabeza. Parecían estar realmente conmocionados. Hay mucha gente buena.

«No dejéis que nos supere el mal. Superemos el mal con el bien»

La Iglesia del Barrio de Okinawa también grabó un vídeo del acontecimiento y han subido a Facebook y a YouTube. El Cuerpo de Marines de EE.UU. en Japón ofreció una traducción exacta al japonés.

El vídeo destaca no solo por estar producido de modo profesional y preparado para compartirse en redes sociales o incluso formar parte de un noticiario, sino también por el lenguaje que emplea el narrador. La violación y asesinato de Shimabukoro Rina a manos presuntamente de un empleado norteamericano de una de las bases en Okinawa nunca se mencionan explícitamente.

En cambio, se refieren indirectamente a su muerte como «los trágicos sucesos que han tenido lugar» o «el mal que ha llegado» a la isla de Okinawa. También se sugiere que el modo de resolver el problema es «rezar por Oki» y no proponer hechos concretos, como por ejemplo revisar el acuerdo sobre el Estatuto de las Fuerzas (SOFA) para que las autoridades niponas puedan procesar a personal norteamericano acusado de delito. Actualmente, los delitos se investigan caso por caso, y en ocasiones no se lleva al personal de servicio norteamericano ante las autoridades japonesas.

«El homenaje de silencio podría interpretarse como anti-base»

Aunque la vigila de silencio se limitó a oraciones, a lo largo de este proceso de desarrollar una respuesta al asesinato, la Iglesia del Barrio de Okinawa se esforzó aparentemente por hacer que los oficiales estadounidenses se adaptaran a la postura de Japón en las bases de Okinawa.

También preocupaba el hecho por el que la vigilia pudiera entenderse como una declaración política. Según una historia de Los Angeles Times publicada de nuevo en la edición de Stars and Stripes para Okinawa:

Christian Siangco, the pastor [of Neighborhood Church Okinawa], said he fielded numerous phone calls warning him that his plans for a silent memorial could be construed as being anti-base, and suggesting it might be better to lie low.

Christian Siangco, el pastor (de la Iglesia del Barrio de Okinawa), dijo que recibió varias llamadas advirtiéndole que sus planes para un homenaje de silencio podrían interpretarse como anti-base e instándole a que sería mejor abandonar.

Finalmente, el homenaje tuvo éxito, no solo a la hora de ajustarse a la política militar de EE.UU. y de coordinarse con el brazo PR del Cuerpo de Marines estadounidense, sino también para tender la mano y conectar con los ciudadanos nipones.

Control de daños antes de las elecciones en la prefectura de Okinawa

El hallazgo del cuerpo de Shimabukuro Rina, junto con la confesión de un sospechoso norteamericano, sucedió durante los preparativos de la cumbre del G7 del 27 de mayo en Japón y de la histórica visita del presidente Barack Obama a Hiroshima. El gobierno de Abe convocó a Caroline Kennedy, embajadora de EE.UU. en el país nipón, para preguntarle, y presentó una queja oficial.

Es importante entender lo importante que es aquí este tema. Caroline Kennedy habla sobre la muerte de la chica japonesa.

El gobierno de Abe basó esta decisión con el objetivo probablemente de intentar controlar los daños antes de las elecciones de Okinawa a principios de junio.

No obstante, la coalición anti-base de Okinawa logró una aplastante mayoría en las elecciones de la prefectura el 5 de junio, mientras que el gobernador anti-base, Onaga Takeshi, fue reelegido.

Re-elected Okinawa governor: “This is a big victory.” Strong support for stopping plans for Henoko base's relocation. Okinawa election results: https://t.co/HH5kD3ug7o

El reelecto gobernador de Okinawa: «Esta es una gran victoria». Fuerte apoyo a detener los planes de reubicar la base de Henoko. Resultados de los comicios en Okinawa.

En septiembre de 2015 Onaga compareció ante el Consejo de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas en Ginebra para «alzar la voz de alarma» sobre la reubicación de la Estación Aérea del Cuerpo de Marines de EE.UU. Futenma de Okinawa a Henoko.

En relación con el triunfo electoral de Onaga, el gobierno central de Japón prometió enviar más policías a Okinawa para ayudar a vigilar a las fuerzas norteamericanas. Lo que esperan hacer Onaga y sus aliados es revisar el acuerdo sobre el Estatuto de las Fuerzas (SOFA) para conceder más poder a los gobiernos locales sobre el personal militar estadounidense.

Actualmente Onaga y sus aliados disfrutan del momento. Por desgracia, todo llegó a raíz del asesinato de una mujer japonesa presuntamente a manos de un estadounidense.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.