¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Puertorriqueños no aceptarán la austeridad impuesta por EE. UU. sin luchar

En este momento estamos obligadas a rescatar el espacio político cedido gracias a la manipulación perversa de los partidos antiguos y de los sirvientes que se benefician del estatus colonial y de las desigualdades. Ya hemos pagado un precio demasiado alto: asesinatos por homofobia, una colonia endeudada, violencia hacia las mujeres, medio país en pobreza, cierres de escuelas, gente sin servicios de salud. Hablemos de política, seamos políticas y políticos sin miedo y sin vergüenza porque la política no es sucia ni degradante. Lo que sí es sucio es dejar el país en manos de la politiquería que nos vendieron como única posibilidad. Nos merecemos mucho más. Y ahora mismo el país necesita mucho más para combatir los efectos de la Junta de Control Fiscal.

La Junta de Control Fiscal fue aprobada tanto por los legisladores republicanos como por los demócratas y promulgada por el presidente Obama el 30 de junio de 2016. En la imagen, manifestantes en el campamento contra la junta instalado frente al edificio de la Corte Federal en la capital, San Juan. La foto está tomada del Facebook público Campamento Contra la Junta.

El 30 de junio fue un día histórico, si bien triste, para Puerto Rico. El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, promulgó la Ley para la Supervisión, Administración y Estabilidad Económica de Puerto Rico (PROMESA, por su siglas en inglés), que impone una junta de control fiscal con poderes extraordinarios urgentes sobre el gobierno de Puerto Rico. Las islas, territorio de Estados Unidos, afrontan una deuda de más de 70 mil millones de dólares, por lo que la Junta fue promovida como herramienta de alivio.

Sin embargo, los puertorriqueños no han tenido derecho a opinar. Muchos ven la Junta, cuyos poderes van más allá de los de otras juntas fiscales de la historia reciente de USA, como puro colonialismo.

La Junta se compondrá de siete miembros designados por el presidente, algunos de los cuales serán elegidos de las listas provistas por el Congreso. Sus miembros tendrán pleno control sobre el presupuesto, ingresos y funcionamiento del gobierno de Puerto Rico. Sus decisiones serán firmes e inapelables y sus miembros tampoco serán responsables de lo que pueda salir mal.

La noche del 29 de junio, tras la aprobación del proyecto de ley con 68 votos contra 30 en el Senado de los Estados Unidos, usuarios de las redes sociales que seguían el procedimiento del Senado expresaron su tristeza, incertidumbre y, sobre todo, de impotencia. Para el tuitero y director de investigación del Centro para una nueva economía,  Deepak Lamba-Nieves, PROMESA es un acto violento:

El voto #PROMESA fue otra representación violenta del poder imperialista. Están trenzando lentamente el látigo que utilizarán contra nosotros.

Inmediatamente después de que el presidente Obama con su firma convirtiera en ley el proyecto PROMESA, los ciudadanos organizaron un campamento de desobediencia civil permanente frente al edificio de la Corte Federal en la capital, San Juan.

Las redes sociales han resultado vitales para sus fines. A través de su página de Facebook, Campamento Contra la Junta, documentan sus actividades y piden los suministros necesarios.

La noche del 3 de julio, personal de la Corte Federal encendía lámparas que funcionaban con generadores que emitían monóxido de carbono cerca de los manifestantes, presuntamente para dispersar el Campamento Contra la Junta, como se menciona en esta publicación de su página de Facebook. Tanto la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) como Amnistía Internacional han urgido al gobierno federal a garantizar la seguridad de los manifestantes.

Una publicación reciente en la página oficial de Facebook del Campamento Contra la Junta establece sus objetivos e intenciones:

Somos un grupo de Boricuas que desde la convocatoria del ‪#‎CampamentoContraLaJunta‬ el 29 de junio de 2016 adoptó la postura de resistencia pacífica en contra de la imposición del proyecto HR5278 mejor conocido como PROMESA o la Junta de Control Fiscal. Además, nos encontramos acampando en contra de la deuda, que NO reconocemos como nuestra, y el coloniaje. Queremos ser clarxs y transparentes por esa razón repetimos: SOMOS UN CAMPAMENTO DE RESISTENCIA PACÍFICA. CUALQUIER TIPO DE VIOLENCIA EJECUTADA EN EL ÁREA NO SERÁ PROPICIADA POR NINGÚN MIEMBRO DEL CAMPAMENTO.

"Respect the existence, or expect resistance." Memes and digital art against PROMESA have flourished. This image was widely distributed on social media.

“Respeten la existencia o esperen resistencia”. Han florecido memes y arte digital contra PROMESA. Esta imagen fue ampliamente difundida en las redes sociales.

Una editorial publicada por la web de noticias independiente El Post Antillano apremiaba a los puertorriqueños a desobedecer cualquier medida de austeridad fiscal que la Junta de Control Fiscal imponga. Las estrategias a usar, sin embargo, pueden y deben ser diversas:

Siendo esta una relación entre un gobierno autoritario y despótico, y un pueblo esclavizado, es momento de medir y ponderar de forma profunda cual debe ser nuestra respuesta. Y atención, que no debe de haber una sola respuesta en específico, pues no somos un pueblo homogéneo. Somos muchos pueblos, mucha gente, muchas personas, en un solo pueblo.

La bloguera y activista feminista Amárilis Pagán Jiménez hizo un llamamiento para “reclamar el ámbito político” que se asocia normalmente con la corrupción por las acciones de los antiguos partidos políticos que se han alternado en el poder durante las últimas décadas:

En este momento estamos obligadas a rescatar el espacio político cedido gracias a la manipulación perversa de los partidos antiguos y de los sirvientes que se benefician del estatus colonial y de las desigualdades.  Ya hemos pagado un precio demasiado alto: asesinatos por homofobia, una colonia endeudada, violencia hacia las mujeres, medio país en pobreza, cierres de escuelas, gente sin servicios de salud.

Hablemos de política, seamos políticas y políticos sin miedo y sin vergüenza porque la política no es sucia ni degradante. Lo que sí es sucio es dejar el país en manos de la politiquería que nos vendieron como única posibilidad. Nos merecemos mucho más. Y ahora mismo el país necesita mucho más para combatir los efectos de la Junta de Control Fiscal.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.