¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Ingeniero Informático encarcelado en Irán por publicar chistes en Facebook espera veredicto de apelación

8582522976_f7aff50670_k

Imagen de “Simbólica celda de prisión” en Irán de Babak Farroki. Imagen tomada de Flickr bajo licencia CC By 2.0.

Una versión de este articulo fue publicada originalmente en la página de la Campaña Internacional para los Derechos Humanos en Irán.

Soheil Babadi ha esperado casi un año por la resolución de su apelación contra su sentencia. Babadi fue encarcelado en Irán el 2014 por publicar chistes en una página de sátira en Facebook..

Por su parte, las autoridades se han negado a ponerlo en libertad bajo fianza o a que reciba tratamiento médico fuera de la prisión Rajaee Shahr en Karaj (al oeste de Teherán) donde lo han mantenido cautivo en la Sala 12 —donde mantienen a los prisioneros políticos— desde el 1° de octubre del 2014.

Una fuente informada notificó a la Campaña Internacional para los Derechos Humanos en Irán que la apelación de Babadi fue presentada hace más de 10 meses, y que la Corte de Apelación reviso el caso por última vez en abril del 2016, pero “el juez asignado al caso no ha emitido un veredicto o acordado liberar a Babadi bajo fianza”.

“Los encargados de este caso han prolongado deliberadamente el enjuiciamiento de Babadi”, agregó la fuente. “Ahora él tiene un permiso médico para salir [temporalmente] y recibir tratamiento para su problema renal, pero los oficiales se rehúsan a dejarlo hasta que den el veredicto final”.

Los prisioneros políticos en Irán son sometidos a malos tratos, que a menudo incluyen la negación de atención medica.

Emam Naghi Facebook page

Imagen de portada de la página de Facebook Emam Naghi.

El ingeniero informático de 39 años fue arrestado el 22 de mayo del 2012 después de, supuestamente, publicar chistes en la página de Facebook “Campaña para recordar a los Chiítas sobre el Imán Naghi” (ver arriba), la cual satiriza cuestiones políticas y religiosas, enfocándose en Ali-al Naghi —el décimo Imán de acuerdo al Islam chiíta. La página, que cuenta con cerca de 33,000 seguidores, ganó popularidad después de que la canción “Naghi” del artista musical Shahin Najafi se hiciera viral a principios de mayo del 2012 y al menos dos teólogos mayores emitieran fetuas pidiendo la muerte de Najafi por insultar a Naghi.

Después de su arresto, Babadi fue retenido por mas de 200 días en la Sala 2-A en la prisión Ervin de Teherán, la cual es controlada por los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI). Durante ese tiempo fue torturado y sus derechos le fueron negados, de acuerdo a una carta abierta que escribió desde prisión el 7 de setiembre del 2013.

La carta decía:

In May 2011 I posted ten short pieces of satire on a Facebook page called the ‘Campaign to Remind Shiites about Imam Naghi’ without using any insulting words. A year later I was arrested by the IRGC’s Intelligence Organization without a warrant and held in Ward 2-A, the IRGC’s exclusive detention center, and beaten and interrogated for 24 hours.

En mayo del 2011 publiqué diez pequeños artículos de sátira en una página de Facebook llamada ‘Campaña para recordar a los Chiítas sobre el Imán Naghi’ sin usar ningún insulto. Un año después fui detenido por la Organización de Inteligencia de la CGRI sin ninguna orden y mantenido en la Sala 2-A, el centro de detención exclusivo de la CGRI, y golpeado e interrogado por 24 horas.

Babadi continua:

Then someone named Ghena’atkar (from Branch 3 of the Security Court) formally read the charges against me, including ‘insulting the Prophet Mohammad,’ ‘insulting the sacred,’ ‘assembly and collusion,’ ‘insulting the supreme leader,’ ‘propaganda against the state,’ ‘membership in a group planning to overthrow the state’ ‘and acting against national security’—all for writing ten jokes on Facebook.

Luego alguien llamado Ghena’atkar (de la sección 3 del Tribunal de Seguridad) leyó formalmente los cargos en mi contra, incluyendo ‘insultar al profeta Mahoma’, ‘insultar lo sagrado’, ‘montaje y confabulación’, ‘insultar al líder supremo’, ‘propaganda en contra del estado’, ‘pertenecer a un grupo que planeaba derrocar al estado’ ‘y actuar en contra de la seguridad nacional’—todo por escribir diez chistes en Facebook.

Luego añadió:

I was interrogated while blindfolded in the corner of a room. The agent wanted me to confess to the charges against me, and when I refused he severely beat me. I was constantly under psychological pressure as the agents probed into my personal life and tried to accuse me of sexual relations with friends and relatives, even with my sister-in-law, and even of homosexual relations with one of my friends, Mostafa. But they didn’t succeed and kept me in solitary confinement for 225 days.

Fui interrogado con los ojos vendados en la esquina de una habitación. El agente quería que confesara los cargos en mi contra, y cuando me rehusé me golpeó fuertemente. Estuve bajo presión sicológica constantemente mientras los agentes se metían en mi vida personal y trataban de acusarme de mantener relaciones sexuales con amigos y familiares, incluso con mi cuñada, e incluso de tener relaciones homosexuales con uno de mis amigos, Mostafa. Pero no tuvieron éxito y me mantuvieron en confinamiento solitario por 225 días.

La practica de “confesiones” forzadas en Irán, incluyendo aquellas obtenidas bajo tortura o amenaza de tortura, han sido bien documentadas por las organizaciones internacionales de derechos humanos.

Soheil Babadi, the imprisoned Facebook users convicted for posting jokes. Photo taken from ICHRI and used with permission.

Soheil Babadi, el usuario de Facebook encarcelado por publicar chistes. Foto tomada de ICHRI y usada con su permiso.

Babadi indicó en su carta que sus derechos básicos le fueron negados principalmente por que sus chistes se convirtieron en un tema de seguridad. Durante el interrogatorio su espalda fue lastimada después de recibir fuertes golpes, lo mantuvieron incomunicado en confinamiento solitario por varios meses, y estuvo detenido por un año antes de su primer juicio.

Babadi fue acusado primero de “insultar lo sagrado” e “insultar al presidente [Mahmoud Ahmadinejad]”, y sentenciado a 5 años y medio de prisión, 74 azotes y dos años de exilio en la la cuidad de Beshagard, cerca del puerto sur de Bandar Abbas.

En un segundo juicio en setiembre del 2015, el juez Mohammad Moghisseh, de la Sección 28 de la Corte Revolucionaria, sentenció a Babadi a otros siete años en prisión por “montaje y confabulación contra la seguridad nacional” e “insultar al supremo líder”. Sin embargo, la Sección 26 de la Corte de Apelación aun tiene que emitir un veredicto sobre la apelación contra la sentencia de Babadi.

Todos los cargos en contra de Babadi están relacionados con sus publicaciones en Facebook. Si el articulo 134 del nuevo Código Penal Islámico de Irán es aplicado a este caso, su sentencia podría ser reducida a siete años y medio en prisión y podría ser puesto en libertad condicional después de cuatro años.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.