¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

¿Puede la verificación de información salvar la democracia –y el periodismo– tal y cómo los conocemos?

Pinocchio by Enrico Mazzanti (1852-1910)

Pinocho, el personaje ficticio cuya nariz crece cuando miente, es comúnmente usado como un símbolo en la verificación de hechos. Imagen de Enrico Mazzanti (1852-1910). Dominio público.

La mañana posterior al Brexit, el referéndum sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea, uno de los líderes de la campaña de ‘Salida’ sorprendió al público al admitir haber engañado a la población en una cuestión clave. Cuando se le preguntó si los supuestos 350 millones de libras semanales que se le pagaban a la UE serían destinados al Servicio Nacional de Salud en su lugar, el ex-líder del Partido de la Independencia del Reino Unido (PIRU), Nigel Farage, dijo que “eso fue un error”.

En una entrevista con la presentadora del Good Morning Britain de la ITV (Independent Television), Susanna Reid, Farage dijo que no podía garantizar el cumplimiento de la promesa de la campaña, y trató de evadir la cuestión, alegando que no era una promesa oficial, aunque la campaña había hecho anuncios que así lo aseguraban.

En respuesta, ciudadanos indignados, incluyendo periodistas, tuitearon fotos de los anuncios –publicados en lugares destacados, como los laterales de los autobuses– refutando la mentira.

“Los 350 millones de libras era una extrapolación. Nunca fue total.” -Iain Duncan Smith

Este incidente ilustra la necesidad de más verificaciones de hechos e información políticas, como servicio público, para permitir a los votantes tomar decisiones más informadas y razonadas sobre temas que afectan a su vida diaria.

El aumento de la comprobación de hechos global en reacción a la manipulación política y de los medios

La comprobación de información es, supuestamente, una parte de proceso periodístico normal. Cuando se recopila información, un periodista debería verificar su exactitud. El trabajo es luego examinado minuciosamente por un editor, una persona con más experiencia profesional que puede corregir o hacer modificaciones adicionales de alguna información.

Algunas grandes organizaciones de noticias tienen incluso departamentos especiales dedicados a comprobar doblemente el trabajo de sus periodistas y editores. Esta forma de comprobación de hechos entró en la cultura popular en la película de 1988 ‘Bright Lights, Big City’ (Noches de Neón), en la que Michael J. Fox hace el papel de un glamoroso revisor de información que trabaja en “una importante revista de Nueva York”.

Bright Lights, Big City movie poster. Source: Wikipedia, fair use.

En la película de 1988, ‘Bright Lights, Big City’, Michael J. Fox hacía de un revisor de información en una “importante revista de Nueva York”. Fuente: Wikipedia, uso justo.

En las décadas posteriores a los 80, la mayoría de agencias de noticias alrededor del mundo no podían permitirse –o simplemente no consideraban necesario– tener un departamento de revisión y comprobación, o, incluso, ni un solo revisor que hiciese de ‘abogado del diablo’ de la agencia.

Pero la necesidad de verificar la información no ha desaparecido. Como las nuevas tecnologías han generado nuevos tipos de medios de comunicación, lo cual ha llevado a éstos a difundir varias clases de ‘desinformación’, esta necesidad ha crecido. Mucha de la información que se difunde online, incluso por agencias de noticias, no está verificada, ya que las agencias simplemente hacen un “copia y pega” –o en algunas ocasiones, plagian– contenido generado por otros que les ganen algún click. Los políticos, especialmente los populistas que tienden a usar tácticas manipulativas, han recibido con los brazos abiertos este ambiente en los medios de comunicación, aliándose con magnates de tabloides sensacionalistas, o directamente convirtiéndose en dueños de medios de comunicación.

Recientemente ha habido un impulso por cubrir la necesidad de verificar la información política. Viene de dos direcciones generales. La primera incluye a periodistas que, tras años en las trincheras, también se metieron en el mundo académico, en un esfuerzo por mantener el nivel de su profesión. El segundo incluye organizaciones sociales que pretenden utilizar las nuevas tecnologías para generar reformas democráticas al forzar a sus gobiernos a volverse más transparentes y responsables, contrarrestando así la corrupción. Un gran número de tales proyectos, que combinan activismo civil y desarrollo de medios, ha emergido en todo el mundo.

Presence of fact-checking initiatives; based on Duke Reporters' Lab database and integrated with more recently launched sites. Map by Alexios Mantzarlis, used with permission.

Las áreas verdes representan países con iniciativas de verificación de información, basados en la base de datos de los Reporteros de la Universidad de Duke, e integrados con sitios lanzados más recientemente (junio de 2016). Mapa de Alexios Mantzarlis/Poynter, usada con permiso.

Más de 100 revisores de información de 40 países diferentes han participado en la reciente Cumbre Global de la Verificación de Información en Buenos Aires, Argentina (#GlobalFact3, 9-10 de junio). Organizado por el Poynter Institute de los Estados Unidos, la reunión también ha servido para fortalecer la Red Internacional de Verificación de Información de Poynter. (Descargo: yo asistí a la cumbre como representante de la Metamorphosis Foundation, que trabaja en dos proyectos en Macedonia: TruthMeter [Medidor de verdad] y el Media Fact-Checking Service [Servicio de Verificación de Información de los Medios].)

Las organizaciones participantes en la verificación de información empiezan desarrollando una metodología que sirve como modelo para sus productos analíticos. Una de las discusiones clave de la Cumbre de la Verificación de Información fue sobre el desarrollo de un código de principios que llevaría a los revisores a una mayor transparencia, y a consolidar la confianza de los lectores en el instrumento de verificación de la información

Verificación de la información televisiva como próximo objetivo

El público principal de las actividades de verificación de hechos está online. La investigación hecha en Macedonia sugiere que el objetivo de tal contenido es gente joven, muy bien educada. Globalmente, sin embargo, esta categoría demográfica tan sólo representa una porción del público votante. Para llegar a audiencias más amplias, los proyectos de verificación de información colaboran con otro tipo de medios.

Algunos proyectos de verificación han hecho incursiones en el medio que todavía es un ‘creador de opiniones’ entre poblaciones más mayores y con menor formación: la televisión. Hay varios ejemplos de éxito, com o el programa español El Objetivo o el italiano Virus. Cuando están respaldados por el apoyo necesario que permite una producción de gran calidad, estos ejemplo muestran que la verificación de información puede ser una atractiva forma de entretenimiento educativo.

Lo que es más importante, los participantes de éstas iniciativas están listos para compartir sus conocimientos. En mayo del 2016, los productores de los programas europeos más importantes involucrados en la comprobación de la veracidad de los discursos públicos, junto con los editores y periodistas de iniciativas de verificación regionales reunidos en Sarajevo para un taller, como parte de la POINT Conference. La ONG Why Not, los organizadores de la conferencia (y que mantienen la versión bosnia del Truthmeter) produjeron un corto documental online que resume los múltiples aspectos de la verificación de información en la televisión.

En el vídeo, Alexios Mantzarlis, de Poynter, explica que el objetivo es ayudar a los revisores a “traducir lo que hacen online para que sea material interesante para la televisión . . . . así que es importante hacer algo que no sólo llegue a la gente ya de por sí curiosa que está buscando ésa verificación, sino también a aquellos que no se encontrarían con el contenido de otro modo”.

Patrick Worrall de Channel 4 Fact-Check (Verificación de Información de Channel 4) explicó que:

We need fact-checking for a number of reasons. One, politicians tell lies, unfortunately. They always have and they always will. And people sitting at home often want to check what politicians are telling them, and they don't have the time and resources to do all the hard work. So people like us are supposed to go out and check them. And we know, there's some evidence, that when people in the public life are fact-checked regularly, they become more honest, they become more careful about what they tell the public.

Necesitamos la verificación de información por varias razones. Uno, los políticos mienten, por desgracia. Siempre lo han hecho y siempre lo harán. Y la gente que está en sus casas suele querer comprobar lo que los políticos les dicen, y no tienen el tiempo y los recursos necesarios para hacer todo ese duro trabajo. Así que se supone que la gente como nosotros debe ir y verificarlo. Y sabemos, hay pruebas de ello, que cuando la gente del ámbito público es verificada regularmente, se vuelve más honesta, más cuidadosa con respecto a qué le dicen al público.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.