¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

La sociedad iraquí desaprobaba su “moonwalk”, pero él siguió bailando pese a todo

Adel Al-Jaf, known by his stage name "Adel Euro." Credit: Jonathan Hollander/Facebook

Adel Al-Jaf, conocido por su nombre artístico “Adel Euro”. Crédito de la imagen: Jonathan Hollander/Facebook.

Este artículo de Lucy Martirosyan apareció originalmente en PRI.org el 6 de julio del 2016 y se republica aquí como parte de un acuerdo para compartir contenidos.

El “moonwalk” era fácil para él. Podía imitar casi todos los movimientos de Michael Jackson. Sin embargo, Adel Al-Jaf, conocido por su nombre artístico “Adel Euro”, tuvo que bailar en zonas apartadas mientras vivía en Irak.

Se enamoró del baile tras ver a Michael Jackson y a Britney Spears actuar juntos. Aquel fue el momento en el que decidió convertirse en un bailarín. Desde entonces, empezó a coleccionar CD de Michael Jackson y a imitar el baile del artista.

Pero en Irak se juzga de forma diferente a los hombres que cantan y bailan, según dijo Al-Jaf en una entrevista con la BBC en 2015. Se los ridiculiza por considerarlos femeninos, débiles u homosexuales.

Sus padres le advirtieron que el breakdance y el rap podrían traerle problemas.

Al-Jaf fue una de las 250 personas asesinadas en el atentado con bomba de Bagdad reivindicado por el grupo militante ISIS el 3 de julio en el distrito.

“Me dijeron que lo que hago podría ser peligroso en Irak, porque esta no es nuestra cultura”, comentó Al-Jaf en aquella entrevista de 2015. “No puedo bailar en la calle o realizar estos movimientos fuera. Me dijeron: ‘Esto te acarreará más problemas en tu vida. No hay futuro en Irak para este arte, para esta cosa o afición que te gusta'”.

Al-Jaf continuó bailando, cantando y rapeando a pesar de todo. Elegía zonas aisladas dentro de parques para ensayar sus movimientos. Cuando la policía le paraba, él decía que no estaba bailando, sino practicando artes marciales, una actividad física más masculina y por consiguiente más aceptable para Al-Jaf.

A través de YouTube y de Skype, recibía comentarios acerca de su baile de Jonathan Hollander, el fundador de un grupo de danza de New York: Battery Dance.

Al-Jaf actuó más tarde con Battery Dance en la capital jordana de Amán.

Esta fue la primera vez que Al-Jaf bailó frente a un público. Aquí está el vídeo de su primera actuación:

Cuando regresó de Jordania a Irak, Al-Jaf dijo que cayó en una depresión.

“En nuestra cultura, lucharán contra este tipo de aficiones. Un hombre que baila no es un verdadero hombre”, contó.

Pero se obligó a sí mismo a seguir bailando de todos modos, a pesar de las connotaciones negativas que tenían los hombres y el baile para su sociedad.

“Un día dejaré Irak e iré a un lugar en el que a las personas les encante el baile y no luchen contra él”.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.