¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

‘Las personas se están subiendo a esos botes porque quieren vivir’

Capture d'écran d'une action de sauvetage du projet SOS méditerranée via YouTube

Captura de pantalla de una operación de rescate de SOS Méditerranée, a través de YouTube.

Con el conflicto y la inseguridad asolando a África del Norte y Occidental, y la prolongada guerra civil en Siria, las personas siguen arriesgando sus vidas cruzando el Mar Mediterráneo en botes improvisados para buscar refugio en Europa.

El costo humano de estos pasajeros ha sido dramáticamente alto. Se ha estimado que en 2015, más de un millón de personas han entrado a la Unión Europea por mar, cinco veces más que el año anterior. Hasta 2016, la cifra está en más de 240,000. Según la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados, cerca de 3,500 personas que trataron de inmigrar a Europa murieron o desaparecieron en el Mar Mediterráneo en 2014. En 2015, el número llegó a 3,771. Esta año ya ha visto perecer a más de 2,944 personas.

Es ahí donde entra SOS Méditerranée. SOS Mediterranée es una organización que tiene la finalidad de asistir a toda persona que esté en peligro en el mar, ya sean hombres, mujeres o niños, migrantes o refugiados, que se encuentran en peligro mortal al cruzar el Mediterráneo. El proyecto está financiado por donaciones privadas y financiamiento público. Los fondos recaudados se dirigen a arrendar el bote y los costos diarios de mantenimiento y rescate.

Le bateau Aquarius en 2012 à Cuxhaven CC BY-SA 3.0

El MS Aquarius en Cuxhaven, 2012. CC BY-SA 3.0.

El barco usado para la operación es el Aquarius. SOS Mediterranée fue iniciada por el marino mercante alemán Klaus Vogel y Sophie Beau de Francia, que tiene experiencia en programas humanitarias. El proyecto fue creado al final de la Operación Mare Nostrum, de la Marina italiana, que también intentó rescatar migrantes en peligro en el mar.

El blog de SOS Mediterranée incluye varios relatos de personas que han hecho la peligrosa travesía. Estas son algunas de esas historias.

Kebba es un soldador de 22 años de Gambia. Huyó de su país debido al actual dictador y la falta de trabajo:

La seule façon d’avancer est de devenir soldat, et je n’ai pas voulu faire ça. J’ai perdu mon père et il fallait que je soutienne ma mère et mes jeunes soeurs, alors je suis parti chercher du travail ailleurs. En Libye, j’ai été kidnappé. J’ai été détenu dans un camp pendant deux mois. Il n’y avait presque pas de nourriture, pas d’eau, pas d’endroit pour dormir. Ils ont tué six personnes que je connaissais dans les camps. Ils disent ‘donne-nous ton argent ou on te tue’, et ils tiennent parole. J’ai voulu rentrer chez nous mais je n’avais aucun moyen de m’y rendre. Alors j’ai décidé de prendre ce risque de partir en Europe. Les trafiquants nous ont gardé dans un autre camp, pendant deux ou trois semaines. Le jour venu, ils nous ont entassés dans le bateau en caoutchouc. Il n’y avait pas de capitaine, seulement la volonté de Dieu. J’ai deux rêves— de devenir soudeur en mer et d’écrire un livre sur ce voyage. Mais si la vie ne m’accorde rien d’autre, j’espère au moins pouvoir vivre en paix

La única manera de avanzar es hacerme soldado, y no quería hacer eso. Perdí a mi padre y tuve que sostener a mi madre y hermanas menores, así que me fui a buscar trabajo a otra parte. En Libia fui secuestrado y retenido en un campo durante dos meses. Virtualmente, no había comida, ni agua ni un sitio para dormir. Mataron a seis personas que conozco en los campos. Decían: “Dame tu dinero o te mato”, y cumplían lo que decían. Quería regresar a casa, pero no tenía manera de llegar. Así que decidí arriesgarme y me fui a Europa. Los contrabandistas nos tuvieron en otro campo durante dos o tres semanas. Cuando llegó el día, nos amontonaron en el bote de goma. No había capitán, solamente la voluntad de Dios. Tengo dos sueños: convertirme en soldador submarino y escribir un libro sobre esta travesía. Pero si la vida no me da nada más, espero al menos poder vivir en paz.

Capture d'écran de la vidéo du projet sur YouTube

Captura de pantalla del video de un rescate en el canal de YouTube de la operación.

Cyrill es un ejecutivo camerunés que huyó de la brutalidad del grupo militante Boko Haram en el norte del país. Habló de casas de tortura, robos y violencia que presenció en Libia, punto de partida de muchos de los botes que se dirigen a Europa:

 La Libye est un pays hors du monde, qui a perdu tout sens moral. Un monde revenu à la condition de la chair animale. Ces enfants qui s’entraînent à tirer sur les noirs dans la rue, les rackettent en leur mettant une lame sur la gorge ou apprennent à torturer les migrants sous le regard de leurs parents. Ils parlent du viol systématique des femmes sur la route, de ces passeurs ou geôliers impitoyables qui les battent et leur crachent dessus en leur répétant qu’ils ne valent pas le pain qu’on leur donne.

Libia está en otro mundo —es un país que ha perdido todo sentido de moralidad. Un mundo que ha regresado a un estado animalístico. Hay muchachos que están entrenados para dispararle a los negros en la calle, a robarles poniendo un cuchillo en su garganta, o que aprenden a torturar migrantes mientras sus padres miran. Hablan de la violación sistemática de mujeres en las calles, los contrabandistas y los guardias despiadados que los golpean y les escupen y les dicen que no valen el pan que les dan.

Gode Mosle es un sirio de 22 años que vivía en en Damasco. Ahora está en Suecia pero sigue traumatizado por los recuerdos de su escape:

J'ai dit à mes amis en Syrie de ne pas prendre ces bateaux. Il faut qu'ils viennent par la Turquie et la Grèce, même si c'est beaucoup plus cher.  On était environ 700 dans le bateau mais il n'y avait en fait de la place que pour la moitié .Ces passeurs sont des animaux. Ils crient sur les gens, les volent et les frappent quand ils embarquent. C'était une sorte de torture psychologique qui a commencé avant même le bateau. Deux Africains sont morts dans la cale.  Ils ont été asphyxiés, ils ne pouvaient pas respirer à cause des émanations du moteur. C'était bancal, on ne pouvait pas se mettre debout ou bouger. Dès que quelqu'un le faisait le bateau menaçait de chavirer .Il y avait beaucoup de hurlements. Je ne referais pas ce voyage. Je ne peux pas oublier ce que j'ai vu. Les gens veulent vivre, c'est pour ça qu'ils embarquent sur ces bateaux.

Les dije a mis amigos en Siria que no tomaran esos botes. Deberían pasar por Turquía y Grecia, aunque cuesta mucho más. Eramos casi 700 en el bote, pero no había sitio ni para la mitad. Los contrabandistas son animales. Le gritan a la gente, le roban y los golpean cuando suben a bordo. Era una tortura sicológica que empezó desde antes del bote. Dos africanos murieron en la bodega; no podían respirar debido al escape del motor. Estaba tan desevencijado, no podíamos pararnos ni movernos. En cuanto alguien se movía, el bote amenazaba con naufragar. Había muchos gritos. No haría ese viaje de nuevo. No puedo olvidar lo que vi. Las personas están subiendo a esos botes porque quieren vivir.

Para saber más sobre el tema, un documental en francés de Jean Paul Mari muestra las dificultades diarias que enfrenta el SOS Méditerranée durante un año de actividades:

https://www.youtube.com/watch?v=LdD0oOlhmeY

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.