¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

El desfile militar de estas fiestas patrias del Perú se vivió con especial optimismo

20130996571_1a440caae2_z

“Gran Parada Militar y Desfile Cívico por el 194º Aniversario de la Proclamación de la Independencia del Perú” 29 de julio del 2015. Imagen tomada por el usuario de flickr Galería del Ministerio de Defensa del Perú y publicada bajo licencia CC Attribution 2.0 Generic (CC BY 2.0).

A diferencia de otros países, el Perú tiene dos días seguidos de celebraciones por fiestas patrias: el 28 y el 29 de julio. El día 28, que fue el día que el Libertador General Don Jose de San Martín declaró la independencia de España en el año de 1821, se realizan la mayor parte de actividades protocolares, como la misa y Te Deum con asistencia del presidente y otras autoridades; el mensaje a la nación del presidente desde el Congreso de la República; y los saludos de diplomáticos y autoridades al presidente en el Palacio de Gobierno.

Este año, dichas actividades han tenido la importancia adicional de incluir la ceremonia de entrega de mando del ahora expresidente Ollanta Humala y la asunción al mando del nuevo presidente Pedro Pablo Kuczynski, así como el juramento del nuevo gabinete ministerial.

Sin embargo, es el día 29 de julio el que muchos peruanos esperan con ansias. Ese día se realiza el tradicional desfile militar con representantes de las fuerzas armadas y la policía nacional. Aunque a través de los años ha tenido varios escenarios, ahora se lleva a cabo en la céntrica Avenida Brasil, y hay quienes llegan ese día antes del amanecer para obtener un buen sitio donde mirar cómodamente todo el desfile. También hay los que no desean verse entre el tumulto de gente y lo disfrutan desde la comodidad de su hogar pues casi todos los canales de TV de señal abierta lo transmiten en vivo.

Los preparativos de la parada militar empiezan por lo general desde una semana antes. Este año la instalación de graderías y demás inició el 18 de julio junto con la difusión de los planes de desvíos de tránsito.

A pesar de la gran popularidad del desfile no todos están de acuerdo con la pertinencia del mismo por diversos motivos y cuestionan su existencia.

Pero como ya se ha dicho, la mayoría lo disfruta. Los asistentes llegan temprano y utilizan las horas previas al inicio del desfile para tomarse fotos.

También los comerciantes aprovechan el evento para ofrecer y colocar sus productos.

El presidente de la República, en su calidad de jefe de las Fuerzas Armadas es quien preside el desfile, el cual inicia con una tanda de cañonazos sin proyectiles, o camaretazos, y la ubicación de la banda de música.

Este año las representaciones extranjeras fueron las primeras en desfilar.

Los representantes peruanos de los cascos azules de la ONU también se hicieron presentes.

Además desfilan organizaciones como los bomberos, que en el Perú son voluntarios.

Pero el grueso del desfile consta de las diversas agrupaciones de las fuerzas armadas y policiales.

Como añadido histórico desfiló un tanque de origen checo que participó en la guerra Perú – Ecuador de 1941. El tanque fue puesto en condición de uso especialmente para este día.

Una de las partes más esperadas del evento, no solo por los niños, es el pase de la policía canina.

Un personaje que en los últimos años se ha hecho infaltable en la transmisión televisiva del desfile es el militar en retiro y actual congresista, General Donayre, quien no goza de la simpatía de todos pues sus comentarios suelen ser políticamente incorrectos.

El punto final al desfile lo puso un número de baile a cargo de dos efectivos de las fuerzas armadas.

De manera informal el desfile continuó, o inició según el punto de vista, para miles de limeños que se habían reunido a lo largo de las cuadras de la Avenida Brasil que ya no eran parte del desfile oficial, pero que de todas maneras los efectivos recorren camino a sus cuarteles. Uno de los puntos donde se concentró más gente fue en la Plaza Bolognesi.

Cabe señalar que, quizás debido al advenimiento de un nuevo gobierno, estas fiestas patrias se vivieron con una inusual alegría. Por otra parte, la actitud festiva del propio presidente ha contribuido a ese ambiente general de optimismo y buen talante. Sin embargo, a partir del lunes, el presidente se enfrentará a la realidad de contar con un Congreso dominado totalmente por la oposición fujimorista, que ha mostrado desde la asunción de mando que las relaciones y coordinaciones con ellos serán complicadas.

Este artículo es una versión del original publicado en el blog Globalizado de Juan Arellano.

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.