¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

He aquí por qué los usuarios de Facebook rusos adoran a Donald Trump

Image edited by Kevin Rothrock.

Imagen editada por Kevin Rothrock.

Durante el fin de semana, RuNet Echo publicó comentarios de más de una docena de intelectuales públicos, refiriéndose a una aparente falta de interés en el supuesto papel de Rusia al hackear al Comité Nacional Democrático antes de la convención nacional del partido la semana pasada. En este artículo, Yulia Savitskaya presenta un enfoque diferente, centrándose en los muchos usuarios de Internet rusos que en realidad están interesados en la carrera presidencial de EE. UU. y, en particular, en la candidatura de Donald Trump.

Si tienes muchos amigos rusos interesados en política en Facebook, puede que ya te hayas dado cuenta de que les preocupan mucho las elecciones de EE. UU.. Probablemente mucho más de lo que a ti te preocupan las próximas elecciones parlamentarias en Rusia. Para algunos de ellos, es un sustituto a la inexistente carrera política de alto nivel de Rusia, mientras que otros lo utilizan como una forma de expresar sus opiniones. Aparentemente (y quizás, como era de esperar para algunos) muchos de estos usuarios rusos apoyan a Donald Trump, o al menos profesan simpatía por él.

El primer y más grande (y probablemente el menos interesante) grupo de partidarios de Trump rusos son los que no están realmente involucrados en la campaña presidencial de EE. UU.. No siguieron las primarias, los debates, y las convenciones, pero probablemente han escuchado a Vladimir Putin refiriéndose a Trump como “una persona con talento y llena de vida”. También han visto y quizás hojeado las páginas de los infames libros de Donald Trump sobre cómo ser millonario y cerrar acuerdos de negocios con éxito. Por último, han visto a Trump con las aspirantes a Miss Universo—¿qué es lo que no gusta de este hombre? Las citas de Trump sobre el dinero, el éxito, los negocios, y las mujeres son publicadas y republicadas por cientos de comunidades de autoayuda motivacional en Vkontakte, la mayor red social de Rusia. (Ni qué decir tiene, la mitad de estas citas son falsas.)

El segundo grupo es más complicado y muy diverso. A estos usuarios no les gusta tanto Trump necesariamente, pero odian intensamente a Hillary Clinton, así que quieren que gane Trump solo para fastidiar a los Demócratas. Un ejemplo es Ivan Yakovina, un periodista ruso-ucraniano que apoyaba a Bernie Sanders al principio de la carrera presidencial de EE. UU.. Después de que Bernie respaldase a Hillary, Yakovina le acusó de traición—algo que también han hecho algunos de los partidarios estadounidenses de Sanders. El 26 de julio, el periodista se refería a Trump en publicaciones en Facebook como “un populista,” mientras que Clinton, en su opinión, es “una tonta aburrida, mentirosa y totalmente corrupta”. El sentido del humor del candidato presidencial Republicano atrae a Ivan: el 27 de julio, Yakovina reconoció que Trump es “un buen troll”. Puede que Yakovina no se convierta en un verdadero partidario de Trump, pero ha dicho que le alegraría ver a los Demócratas perder tras la “injusta expulsión” de Bernie Sanders de la carrera.

Dmitry Olshansky. Foto: Facebook.

Dmitry Olshansky, un columnista en el tabloide pro-Kremlin “Komsomolskaya Pravda,” no tiene nada en común con Ivan Yakovina, pero siguen perteneciendo al mismo grupo en sus opiniones sobre Trump. Olshansky ha descrito recientemente a Hillary Clinton como “pura maldad”, y comparó a Donald Trump, “en contraste”, con la “fresca brisa que entra por una ventana abierta en una habitación que no había sido aireada desde la década de los 70 de Nixon”. Trump parece feliz al animar a autoproclamados patriotas rusos como Olshansky, juzgando por su comentario más reciente sobre Crimea.

El tercer grupo parece estar siguiendo la carrera de EE. UU. atentamente. En su mayoría profesionales de los medios, estos usuarios de Facebook rusos están particularmente interesados en la cobertura de los medios de EE. UU. de las elecciones, y no están contentos con lo que ven: hay algunos ejemplos recientes de periodistas rusos criticando duramente a sus colegas estadounidenses. Alexey Kovalev es un antiguo redactor jefe de InoSMI, cuyo proyecto personal más reciente “Lapshesnimalochnaya” (Disipador de Bobos) se dedica a revelar las mentiras propagandísticas del estado ruso y desenmascarar las falsificaciones de los medios. A Kovalev tampoco le gusta la “campaña anti-Trump” que algunos medios de EE. UU. parecen estar llevando a cabo.

Alexey Kovalev. Foto: Facebook.

Recientemente acusó a Slate de “xenofobia y orientalismo” tras publicar una noticia sobre que Melania Trump plagiaba el discurso de Michelle Obama. En ese artículo, Rebecca Schuman de Slate suponía que Melania Trump plagió el discurso porque es una inmigrante de primera generación que ignora la “forma estadounidense de tener éxito”. En el mismo día, un artículo más académico sobre el mismo asunto, aludiendo a la cultura del Este de Europa de hacer trampa en los estudios como la raíz del plagio de Melania, apareció en el Washington Post, y provocó intensas críticas por parte de los estudiantes del Este de Europa. Después de familiarizarse con docenas de tales reportajes, Kovalev escribió que esperaba que los estadounidenses eligiesen a Trump para volver locos a los “imbéciles que ven a sus lectores como idiotas”.

Aleksandr Gorbachev, un antiguo redactor jefe de Afisha que ahora trabaja para Meduza, se mostró molesto por un artículo en el New York Times titulado “Por que los hombres se quieren casar con Melanias y criar a Invankas”. “Cada vez que leo algo así, espero que Trump gane”, escribió el periodista en una publicación en Facebook. Más tarde Alexey Kovalev añadió que EE. UU. “se merece a Trump” porque los medios democráticos de EE. UU. son muy “poco convincentes”.

Mientras los rumores de que Trump era respaldado por Putin se extendían, más usuarios de Facebook rusos se unieron a la discusión. Ilya Yablokov, un historiador y experto en conspiraciones, escribió: “Algunas de las ideas que emergen en las páginas de editoriales que vinculan a Putin con Trump me recuerdan a las alusiones utilizadas por los partidarios de McCarthy en los años 40-50. La ironía, sin embargo, es que hoy son los intelectuales de la izquierda quienes las difunden”.

No es difícil adivinar lo que pasará en los próximos meses: Trump continuará “troleando” a los medios, y la audiencia de Internet rusa interesada en la política inevitablemente segirá observándole, tomándose cortos descansos para discutir el escándalo de dopaje, el malfuncionamiento de los sistemas de drenaje de aguas pluviales en Moscú, y otras historias y controversias nacionales. Para algunos, las elecciones de EE. UU. son un evento importante que se merece su atención. Para otros rusos, es una diversión bienvenida frente a las preocupantes noticias más cerca de su hogar.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.