¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Porno, prostitución o muerte: Ser trans en Jaiber Pajtunjuá, Pakistán

Transwomen celebrate Eid in Pakistan. Photo Courtesy Trans Action Pakistan.

Mujeres trans celebrando el Eid en Pakistán. Foto cortesía de Trans Action Pakistan.

En junio, tres hombres armados irrumpieron en una casa de Mansehra e intentaron violar a la persona que allí vivía, quien terminó recibiendo varios disparos. Esa persona es una mujer transgénero llamada Kashi, y es solo una de las muchas mujeres transgénero en Pakistán que han sido atacadas en los últimos meses. En mayo, Alesha, una mujer transgénero y activista en el grupo “Trans Action”, murió en el hospital como consecuencia de seis disparos que recibió de sus agresores. Antes de que la muerte llamase a su puerta, a Alesha le habían propuesto grabar videos pornográficos, a lo cual se había negado.

“¿Cuál es nuestra culpa?”

La comunidad trans de Pakistán ha dado varios pasos significativos en los años recientes. En 2012, la Corte Suprema pakistaní permitió que la categoría “tercer género” fuese añadida a los carnets de identidad nacionales, lo que para la comunidad trans supuso efectivamente un incremento de su representación legal y el derecho a votar. Al menos cinco mujeres transgénero se presentaron a las elecciones. Sin embargo, los ataques contra la comunidad siguen siendo un fenómeno generalizado, y la violencia ha ido en aumento en los últimos años. Desde el inicio de 2016, unas 45 mujeres transgénero han sido atacadas sólo en la provincia de Jaiber Pajtunjuá. 

El término que utiliza normalmente la comunidad trans en el sur de Asia para describirse es khwaaja sira, y la identidad de género incluye ser transexual, khusra (persona transgénero), zenanans (travestis), y narnbans (eunucos).

Las Khwaja Siras viven en sus propias comunidades lideradas por una Gurú (maestra) y adoptan a chicos jóvenes rechazados por sus familias o que están huyendo. Por lo general la comunidad se autoabastece, aunque muchos de sus miembros trabajan como bailarinas profesionales o trabajadoras del sexo. Dadas las limitadas oportunidades laborales, enfrentan un alto riesgo de ser objeto de violencia cuando actúan en bodas y fiestas. También acostumbran a ser atacadas cuando realizan trabajos relacionados con el sexo.

La organización Trans Action Khyber Pakhthunkhwa (Trans Action Jaiber Pajtunjuá) comparte regularmente detalles sobre los ataques contra la comunidad transgénero:

Una persona armada con pistolas de gran calibre ha atacado a una transgénero llamada Sunny durante un programa, le ha dado un puñetazo en la cara y la ha abofeteado. Estaba intentando secuestrarla y tomarla por la fuerza pero las amigas transgénero respondieron y la salvaron. Acaba de pasar en Peshawar. Por favor, déjennos vivir.

El trabajo sexual es ilegal en Pakistán y las miembros de la comunidad transgénero enfrentan a menudo un gran riesgo. Incluso personas trans que no son trabajadoras del sexo han comunicado, sin embargo, haber sido acosadas e intimidadas para realizar actos sexuales. Las mujeres trans de Peshawar han comenzado recientemente a publicar en Facebook denuncias sobre el trato violento que ha recibido la comunidad trans de agentes de policía.

En el anterior video, una mujer transgénero explica cómo la policía arrestó a su gurú en medio de una fiesta:

We were at a party when the police came they took our guru so we went after them. We are already a laughing stock, people mock and chase us, so of course the police did not let us go inside the police station so we decided to protest and chanting “let us in, let us in”, some boys that were standing nearby threw a rock at the gate, so the police came in from behind us (..) they grabbed and beat us up severely. Look at their condition, they tore off their clothes (..) they tore off my clothes as well and beat me up badly. Six policemen were on top of me kicking me and I passed out. Even when I passed out they kept kicking me and said “get up, get up, stop acting” (..). They grabbed and pulled off their hair and beat up others with sticks. What is our fault? We just went after our guru? What could we have done to the police? They even take money from us (extortion) and even take money from our guru, so what is our fault?

Estábamos en una fiesta cuando la policía llegó y se llevó a nuestra gurú así que fuimos tras ellos. Nosotras ya somos objeto de risa, la gente se burla de nosotras y nos persigue, así que por supuesto la policía no nos dejó entrar en la comisaría por lo que decidimos manifestarnos y corear “déjennos entrar, déjennos entrar”, algunos chicos que estaban cerca lanzaron una roca a la puerta de entrada, así que la policía vino desde atrás (…) nos detuvieron y nos golpearon duramente. Mire como están, les arrancaron la ropa (…), a mí también me la arrancaron y me golpearon gravemente. Seis policías estaban encima de mí golpeándome y me desmayé. Incluso cuando me desmayé siguieron golpeándome y decían “levántate, levántate, deja de actuar” (…). Las agarraron y tiraron del pelo y golpearon a otras con palos. ¿Cuál es nuestra culpa? ¿Solo que fuimos detrás de nuestra gurú? ¿Qué podríamos haberle hecho a la policía? Incluyo tomaron dinero que les dimos (extorsión) e incluso tomaron dinero de nuestra gurú, así que, ¿cuál es nuestra culpa?

En otro video, mujeres trans de la ciudad de Nowshera denunciaron que la policía las mantuvo detenidas durante durante diez horas:

Seven Transgender women were kept in illegal confinement yesterday for 10 hours by Nowshera Cantt Police Station. There shirts were taken off and they were sexualy harrased. Police kept on touching thier diffrent body parts forcefully.

Siete mujeres transgénero permanecieron ilegalmente detenidas ayer durante 10 horas en la comisaría del cantón de Nowshera. Les quitaron las camisas y fueron acosadas sexualmente. La policía continuamente tocó diferentes partes de su cuerpo de forma forzosa.

No sólo en Jaiber Pajtunjuá

Las mujeres trans de la ciudad de Faislabad, Punjab, están liderando una campaña después de que tres mujeres trans fueron violadas en grupo por dos hombres la semana pasada. En una serie de videos desgarradores, una mujer trans llamada Julie describe el ataque y los intentos de humillar y silenciarla a ella y a otras víctimas con posteriores amenazas de más violencia.


Manifestación contra la violación en grupo de Julie y Nomi

En un ambiente en el que las personas trans sienten que ni la policía toma medidas serias contra los criminales, han utilizado los medios sociales para atraer atención sobre el aumento de la discriminación y los ataques contra su comunidad. Los videos compartidos en Facebook muestran a Julie y a sus defensores manifestándose en un hospital local después de que el médico de turno que tendría que haber examinado sus heridas, simplemente le dijera que “lo dejase pasar”.

A pesar de las muchas protestas, un informe policial y múltiples ruedas de prensa, muchas en la comunidad trans se sienten objeto de burla y silenciadas, mientras que la violencia contra ellas continúa con impunidad.

‘No nos rendiremos’

Personas trans de todo el país están uniéndose en sus esfuerzos por dar luz a la violencia sistemática y la marginación. A pesar de las amenazas, continúan en su afán por movilizarse, demandando que las autoridades locales actúen para protegerlas. En una publicación de Facebook, Trans Action Khyber Pakhthunkhwa recordaba a sus seguidores que continuarán luchando por los derechos de las personas trans:

We know our rights and we are standing up to claim them.its just the begining. We are a movemnt, we are pink warriors. There is no going back. We are equal citizens of Pakistan. We refuse to sit back. Despite of all the challanges and obstacles we have managed to stage a protest out side the Bolton Block where Alisha died.
‪#‎EndTransPhobia‬
‪#‎TransAction‬

Conocemos nuestros derechos y estamos levantándonos para reclamarlos. Esto es solo el principio. Somos un movimiento, somos guerreras rosas. No hay vuelta atrás. Somos ciudadanas de Pakistán con los mismos derechos que los demás. Rechazamos quedarnos de brazos cruzados. A pesar de todos los retos y obstáculos, hemos conseguido organizar una protesta frente a Bolton Block, donde murió Alisha.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.