¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Falleció el trinitense Fitzroy Coleman, ‘el mejor guitarrista de todos los tiempos’

"The great Fitzroy Coleman" -- photograph of an existing image of the chord master, taken by Robin Foster and used with permission. Original photographer unknown.

“El gran Fitzroy Coleman” — fotografía de una imagen existente del maestro de los acordes, tomada por Robin Foster y usada con autorización. Fotógrafo original desconocido.

El 26 de julio del 2016, Trinidad y Tobago perdió a uno de sus grandes músicos, el brillante guitarrista Fitzroy Coleman, a la edad de 93 años.

Coleman tenía un estilo de tocar que no se podía imitar; fue probablemente una de las cualidades que hace que el popular sitio web DigitalDreamDoor.com lo sitúen en el puesto 93 en su lista de los guitarristas de jazz más grandes del mundo, junto a los más aclamados internacionalmente como Wes Montgomery y Django Reinhardt.

El ingeniero de sonido trinitense Robin Foster, quien conocía bien a Coleman, publicó varias fotos del guitarrista, así como vídeos de participaciones pasadas, en uno de los cuales acompañaba a Mahalia Jackson, grabado por la BBC a principios de 1960. En Facebook, él dijo:

R.I.P Fitzroy Coleman HBM. Worlds Greatest chord player.

Descansa en paz Fitzroy Coleman HBM. El mejor guitarrista del mundo.

En una entrevista telefónica, Foster describió a Coleman como un “genio” y como tantos genios, él era un hombre “muy emocional”, añadiendo que las injusticias afectaron a Coleman profundamente. Foster confirmo que dos de los guitarristas clásicos más renombrados en el mundo, John Williams y Julian Bream, una vez le dijeron a Coleman que ellos lo consideraban “el mejor guitarrista de todos los tiempos”.

Cuando joven, Coleman era muy solicitado para presentarse en eventos sociales para lo más selecto de la sociedad de Trinidad, así como para los soldados estadounidenses que estaban posicionados en la isla durante la Segunda Guerra Mundial. Como un autodidacta musical, dejo Trinidad en 1945 y fue a Londres para ser parte de una banda caribeña. Mientras estaba allí, fue un invitado regular en la BBC, acompañando a grandes talentos tales como Tony BennettLena Horne y Eartha Kitt, así como calipsonianos establecidos, tales como Lord Kitchener y Roaring Lion.

A scan of an expired passport belonging to Fitzroy Coleman. Image courtesy Robin Foster, used with permission.

Escaneo de un pasaporte expirado perteneciente a Fitzroy Coleman. Imagen cortesía de Robin Foster, usada con autorización.

Sin embargo, luego de que regresara a Trinidad en 1960, Coleman fue “tratado mal”, según Foster, quien dice que sus compañeros se sentían intimidados por su musicalidad superior. “Trinidad tenía a este músico de clase mundial”, “y la gente de aquí ni siquiera sabía su nombre”, lamentaba Foster. Él también recalcó como fue verlo tocar:

Amazing! He would hear these impossible chords in his head and then actually find a way to play them. He was so inventive when it came to chord progressions. He told me it once took him two years to perfect one chord — and in addition to playing these remarkable chords, he would play the notes as a running bass line along with the chords — and put in a melody on top of that. He knew more than 900 songs by heart and could play them flawlessly.

¡Increíble! El oía esos imposibles acordes en su cabeza y luego sorprendentemente encontraba una forma de tocarlos. Era tan creativo cuando se trataba de las progresiones de acordes. Me dijo que una vez le tomó dos años perfeccionar un acorde, y además de tocar estos notables acordes, tocaba las notas como una línea de bajo que recorre los acordes y ponía una melodía encima de eso. El sabía más de 900 canciones de memoria y podía tocarlas a la perfección.

Aunque Coleman fue reconocido por la Alianza de Jazz de Trinidad y Tobago el 2013, fue mucho más que un héroe desconocido en la tierra de su nacimiento.

Una leyenda en su propio derecho, el calipsoniano David Rubber, quien presento un tributo a Coleman en su canción clásica Calypso Music publicó esta actualización de estado en Facebook al oír sobre el fallecimiento de Coleman.

Fitzie's gone boy. We wasted his brilliance. We only entered his library now and then. What a people eh!

For people like him, let's hope that there really is an afterlife so that his fingers can dance across the fretboard again. RIP boss.

Se ha ido Fitzie. Desperdiciamos su genialidad. Nosotros sólo entramos en su biblioteca de vez en cuando. ¡Que gente eh!

Para la gente como él, esperemos que haya realmente una vida después de la muerte para que sus dedos puedan bailar por todo el diapasón de nuevo. Descansa en paz jefe.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.