¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

‘En cuanto entré’ en la prisión siria de Saydnaya, “pude oler la tortura”

Screenshot from 'Inside Saydnaya', Amnesty International's video report of its findings. Source: YouTube Video.

Captura de pantalla de ‘Inside Saydnaya’ (dentro de Saydnaya), un video sobre los hallazgos del informe de Amnistía Internacional. Fuente: Video de YouTube.

Al menos 17,723 sirios han muerto desde 2011, según ha revelado un nuevo e incriminatorio informe del grupo internacional por los derechos humanos Amnistía Internacional. El informe, titulado “‘El humano se rompe': tortura, enfermedad y muerte en las cárceles sirias”. comenzó con lo que es un hecho ya sabido hoy en día, que:

Torture and other ill-treatment have been perpetrated by the Syrian intelligence services and other state forces for decades, fostered by a culture of impunity that is reinforced by Syrian legislation. However, since the current crisis in Syria began in 2011, the situation has become catastrophic, with torture committed on a massive scale.

La tortura y otras formas de maltrato han sido perpetradas por los servicios de inteligencia sirios y otras fuerzas del estado durante décadas, alimentadas por una cultura de la impunidad que se ve reforzada por la legislación siria. Sin embargo, desde que comenzó la actual crisis en Siria en 2011, la situación se ha vuelto catastrófica, siendo perpetradas las torturas a gran escala.

Pero una cárcel en particular, destacada por el informe de Amnistía Internacional, sea quizás la más notoria de todas ellas. En una publicación en Facebook, Yassin Al-Haj Saleh, reconocido intelectual y disidente sirio, que pasó él mismo 16 años en diferentes cárceles sirias por ser miembro de un grupo comunista pro-democrático, describía esta prisión como “el lugar más horrible sobre la tierra”. Eyal Weizman, director de la agencia Forensic Architecture de Goldsmiths (Universidad de Londres), explicó al periódico británico The Guardian que “el edificio es, en sí mismo, un instrumento arquitectónico de tortura”.

Tanto Al-Haj Saleh como Weizman se refieren a la prisión de Seydnaya, una prisión militar situada a 30 kilómetros al norte de Damasco. Es esta prisión la que Amnistía Internacional intenta exponer en colaboración con Forensic Architecture y apoyada por el testimonio de primera mano de 65 supervivientes de la tortura. 

Sus relatos dan testimonio de algunos de los horrores soportados por los disidentes del régimen dentro de Saydnaya desde el inicio de la revolución en 2011. Historias de los muchos métodos de tortura, la violación sexual entre ellas, se incluyen en el documental ‘Inside Saydnaya’ (Dentro de Saydnaya), emitido por Amnistía Internacional coincidiendo con la publicación del informe. 

[También está disponible un video resumen con subtítulos en español]

Un hombre, que Amnistía Internacional llama ‘Jamal A’ para proteger su identidad, fue arrestado por ayudar a civiles desplazados por los enfrentamientos y enviado a Saydnaya en octubre de 2012, donde permaneció hasta enero de 2014. ‘Jamal A’ recuerda:

When we first arrived, they put us all in the shower [area of the cell], on top of each other. We were naked of course. My penis was touching [a fellow detainee’s] back. I got cramp and had to move my leg, and my friend took the space that I made. Then I accidentally put my foot down on his penis. He screamed. For this, they were beating us with a steel bar on the front of the palms. I had had an operation on my hand earlier, and we told them [but] they just concentrated on that spot, and beat it harder. The surgery meant that I had 10 times the pain.

Cuando llegamos por primera vez, nos metieron a todos en la ducha [una zona de la celda], unos encima de otros. Estábamos desnudos, claro. Mi pene tocaba la espalda de otro preso. Me dio un calambre y tuve que mover la pierna, y mi amigo tomó el espacio que quedó libre. Entonces puse accidentalmente mi pie sobre su pene. Gritó. Por esto, nos pegaron con una barra de acero en la palma de las manos. Me habían operado la mano recientemente, y se lo dijimos [pero] ellos simplemente se concentraron en ese punto, y golpeaban con más fuerza. La cirugía hacía que el dolor fuera diez veces más fuerte.

Salam featured in 'Inside Saydnaya', Amnesty International's video report of its findings. Source: YouTube Video.

Salam aparece en ‘Inside Saydnaya’, El video sobre los hallazgos del informe de Amnistía Internacional. Fuente: Video de YouTube.

‘Salam’, un abogado de Alepo, fue arrestado en setiembre de 2011 y enviado a Saydnaya de enero de 2012 a junio de 2014, por participar en manifestaciones pacíficas. Explicó a Amnistía Internacional cómo pudo ‘oler la tortura’ tan pronto como entró en la prisión:

When they took me inside the prison, I could smell the torture. It’s a particular smell of humidity, blood and sweat; it’s the torture smell. They took me three floors underground. There were seven of us after the beatings. We were taken into our cell. It was about 2.5 meters by 3 meters. There was a big wall at the end of the room with a hole. There is no shower, just a toilet. It’s dirty and wet; water is leaking from the roof of the cell. It’s totally dark; there is no light; you can’t even see the other people in the same room with you.

En cuanto entré en la prisión, pude oler la tortura. Es un olor particular a humedad, sangre y sudor; es el olor de la tortura. Me llevaron tres pisos bajo tierra. Había siete de nosotros tras las palizas. Nos llevaron a una celda. Era de unos 2.5 metros por 3 metros. Había una gran pared al final de la habitación con un agujero. No hay ducha, sólo un retrete. Está sucio y mojado; hay goteras en el techo de la celda. Está completamente oscuro; no puedes ni ver a los que están en la misma habitación que tú.

‘Shappal’, otro activista que abogaba por los derechos de los kurdos en Siria dijo que fue golpeado repetidamente mientras los guardias gritaban ‘Bashar es tu Dios’, refiriéndose al presidente de Siria, Bashar al Assad, que se ha aferrado al poder durante los últimos cinco años de guerra civil:

They brought the food, but it was very little. They spent two hours beating us and saying ‘Bashar is your God’. They did the same for the detainees in the other solitary cells – we could hear them coming to us, cell by cell, and going down the row after us. Of course the other solitary [underground] cells were next to each other in a row, but the sound of beating was so loud that it could reach the sky.

Trajeron la comida, pero era muy poca. Pasaron dos horas golpeándonos y diciendo ‘Bashar es tu Dios’. Les hacían lo mismo a otros presos en las otras celdas de aislamiento – podíamos oírles llegar, celda por celda, yendo en fila hacia nosotros, pero el sonido de los golpes era tan fuerte que llegaba hasta el cielo.

Screenshot from 'Inside Saydnaya', Amnesty International's video report of its findings. Source: YouTube Video.

Captura de pantalla de ‘Inside Saydnaya’, el video sobre los hallazgos del informe de Amnistía Internacional. Fuente: Video de YouTube.

‘Un testimonio para hacer responsable al régimen sirio por los asesinatos en masa’

Estos testimonios siguen a un informe publicado por la Comisión de Investigación de la ONU en febrero de 2016 en el que se examinó el asesinato de presos ocurrido entre el 10 de marzo de 2011 y el 30 de noviembre de 2015 en base a 621 entrevistas. Concluía:

Detainees held by the Government were beaten to death, or died as a result of injuries sustained due to torture. Others perished as a consequence of inhuman living conditions. The Government has committed the crimes against humanity of extermination, murder, rape or other forms of sexual violence, torture, imprisonment, enforced disappearance and other inhuman acts. Based on the same conduct, war crimes have also been committed.

Los presos retenidos por el gobierno fueron golpeados hasta la muerte, o murieron como resultado de las heridas por tortura. Otros languidecieron como consecuencia de las condiciones de vida inhumanas. El gobierno ha cometido crímenes de lesa humanidad como la exterminación, el asesinato, la violación y otras formas de violencia sexual, la tortura, el encarcelamiento, la desaparición forzosa y otros actos inhumanos. En base a la misma conducta, también se han cometido crímenes de guerra.

En una declaración publicada con el informe, Philip Luther, director del programa Medio Oriente y Norte de Africa de Amnistía Internacional, enfatizó que, en concreto, los gobiernos de Rusia y EE. UU. deben comprometerse a poner fin a estas prácticas.

The international community, in particular Russia and the USA, which are co-chairing peace talks on Syria, must bring these abuses to the top of the agenda in their discussions with both the authorities and armed groups and press them to end the use of torture and other ill-treatment.

La comunidad internacional, en particular Rusia y Estados Unidos, que presiden conjuntamente la conversaciones de paz sobre Siria, deben dar la máxima prioridad a estos abusos en sus negociaciones tanto con las autoridades como con los grupos armados, y presionarlos para que pongan fin al uso de la tortura y otros malos tratos.

Hablando para Global Voices, Yassin Swehat, escritor sirio exiliado y co-fundador de la página de comentarios Al Jumhuriya, reflexionaba:

رغم أن تقرير الأمنستي لا يحمل جديداً بالنسبة للسوريين، الذين عاشوا ويعيشون قصصاً يومية مع الاعتقال، ومع كل الآلية المتسلطة المبنية حول مسألة الاعتقال، بما في ذلك شبكة الفساد الهائلة حولها (لمعرفة أوضاع معتقل، لإيجاد مكانه، لإيصال ملابس أو أدوية..أو حتى فقط لمعرفة إن كان لا يزال على قيد الحياة) إلا أنه تقرير مهم للغاية، إذ يوثق كيف صنع العهد الأسدي الثاني، عهد بشار، سجنه الأيقوني الخاص بعد أن كان سجن تدمر الرهيب هو السجن الأيقوني للعهد الأسدي الأول، عهد حافظ. للأسف أخشى للتقرير مصيراً مشابهاً لتسريبات قيصر، إذ أثبت العالم عدم اكتراثه لانتهاكات حقوق الإنسان من قبل النظام وحلفاءه. لكن مع ذلك التقرير وثيقة مهمة للغاية، وسيكون لها أهميتها في الذاكرة التاريخية السورية بلا شك، وأرجو أن يكون له أهمية قانونية يوماً ما كشهادة لمحاسبة آلة الطحن والقتل والاعتقال، أي النظام السوري.

Aunque el informe de Amnistía no contiene información nueva para los sirios que han vivido y viven bajo la amenaza diaria del arresto, sujetos al mecanismo del autoritarismo que envuelve el tema de las detenciones, agravado por la corrupción galopante (para conocer el estado del preso, localizarle, enviarle ropa o medicina, incluso saber si está vivo), es un informe muy importante que aporta pruebas sobre cómo la segunda era Assad, la era de Bashar, ha creado su icónica prisión privada, que siguió a la icónica prisión de Tadmur [Palmira] de la primera era Assad, la era de Hafez al Assad [padre de Bashar].

Por desgracia, me preocupa que el destino de este informe sea similar a las filtraciones de César de 2014 [que detallaban la tortura y la ejecución de presos por parte de las autoridades sirias], cuando el mundo demostró su indiferencia respecto a las violaciones de derechos humanos llevadas a cabo por el régimen y sus aliados.

Pero este informe es un documento muy importante, y tendrá importancia en la memoria histórica siria, sin duda, y espero que un día tenga importancia a nivel legal, como testimonio para hacer responsable al régimen sirio de los asesinatos en masa.

Luna Watfa, co-fundadora de la Organización de Mujeres por los Presos Sirios y siendo ella misma ex-presa, pues pasó 13 meses en las cárceles del gobierno sirio, pidió a sus seguidores en Twitter que leyeran el informe de Amnistía:

¿Alguna vez se han preguntado cómo son los centros de tortura de Assad? ¿Quieren explorarlos? Ahora pueden hacerlo.

El Committee to Protect Journalists  [Comité por la Protección de los Periodistas] aprovechó la oportunidad para recordarnos que un periodista del Palestine Today, Bilal Ahmed Bilal, murió en diciembre de 2013, casi dos años después de haber sido enviado a Saydnaya:

Uno de los muchos que han muerto en la prisión de Saydnaya: el reportero de Palestine Today, Bilal Ahmed Bilal.

 

Otros enlaces de interés en español:

Amnistía Internacional denuncia torturas, condiciones inhumanas y muertes en las cárceles de Siria
Terminen de una vez con el horror en las cárceles sirias
“El miedo no nos abandona”: sobrevivir en una cárcel de tortura siria

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.