¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Pokémon Go brinda inesperado filón de negocio a transportistas peruanos

Mototaxis en flia. Imagen en Flickr del usuario Martín García (CC BY-NC 2.0).

Mototaxis en flia. Imagen en Flickr del usuario Martix (CC BY-NC 2.0).

¿Qué tenemos cuando mezclamos la inventiva popular y el videojuego de moda? Un negocio que viene a pelo en una calurosa ciudad.

En Iquitos, capital de la región de Loreto, en plena Amazonía peruana, los conductores de mototaxis han aprovechado el éxito de Pokémon Go para implementar un lucrativo negocio. A cambio de un pago que oscila entre los ocho y los doce soles (entre USD2.50 y 3.60) por hora, el cazador de pokemones puede recorrer las diferentes calles de Iquitos para atrapar a las esquivas criaturas virtuales subido a uno de esos característicos vehículos de tres ruedas.

[Nota: En el habla popular, floro es intentar convencer a alguien usando mentiras o exagerando la realidad.]

En un texto reproducido en diversos medios, el conductor Luis López contó cómo es que la Asociación de Mototaxistas de Iquitos se ha sumado a este furor mundial:

Nosotros brindamos el servicio y el usuario con su celular nos pide que vayamos por el centro de Iquitos, donde existen mayor aglomeración de pokemones y pokeparadas. Los pokemones más raros están en avenidas fuera del centro, entonces nosotros conducimos, sin distraernos y el usuario puede atraparlos.

Contó también que la asociación actúa en coordinación con la policía nacional con el fin de evitar accidentes de tránsito. Según dijo, hay jóvenes que en su afán de cazar pokemones llegan a arriesgar sus vidas. Otro objetivo de la intervención policial es evitar el robo de celulares de personas concentradas en cazar pokémones.

Lamentablemente, a pesar de los esfuerzos, una consecuencia negativa ha sido el aumento de accidentes de tránsito en la ciudad:

En las últimas horas se ha registrado un incremento de accidentes de tránsito relacionados a Pokémon Go en la ciudad, según reveló la policía de Iquitos. El General PNP Julio Mercado, jefe policial del Oriente, dio a conocer que los peatones que vienen jugando se distraen constantemente en las vías llenas de vehículos.
Además, muchos de los usuarios son víctimas de accidentes pues utilizan motocicletas para atrapar a las criaturas y otros son blanco de malhechores que les arrebatan sus celulares.

Pero el negocio no se ha limitado a los mototaxis, ya existe también la opción de arrendar embarcaciones que ofrecen el servicio de caza de pokemones en el Amazonas.

Iquitos no es la única ciudad que está ofreciendo servicios a los jugadores del popular juego, pues en Fortaleza, capital del estado brasileño de Ceará, también ha reportado que algunos mototaxistas incrementan sus ganancias ayudando a cazar pokemones.

Por ejemplo, el conductor Denis Paz, de 32 años, anunció en Facebook que ha puesto su vehículo a disponibilidad de los pokemaníacos para que se transporten por diversos puntos de la ciudad en busca de su preciado botín:

Segundo entrevista ao Estado, em apenas 24 horas ele recebeu mais de 50 pedidos para agendar “tours” através da cidade. “Inicialmente quero cobrar R$ 25 por hora”, disse. “Acho que pode ser um negócio promissor.”

Según una entrevista al [medio paulista] Estado, en apenas 24 horas [Denis] recibió más de 50 pedidos para reservar “tours” a través de la ciudad. “Inicialmente, quiero cobrar R$ 25 (cerca de USD7.80) por hora”, declaró. “Pienso que puede ser un negocio prometedor”.

En Twitter, el negocio tuvo alguna mención:

Mototaxistas en Fortaleza aprovechan fiebre de Pokémon Go para realizar recorridos extras.

Veremos qué otras ciudades en el mundo comienzan a proveer servicios anexos a los pokemaniacos.

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.