¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

El gesto de protesta del corredor etíope contra su gobierno en las Olimpiadas y las reacciones de otros etíopes

Students mourning at Haromaya University. Photo shared widely on social media.

Estudiantes en la Universidad de Haromaya exhibiendo el gesto contra el gobierno en diciembre de 2015. Foto compartida de manera generalizada en las redes sociales.

Desafiando las normas olímpicas y arriesgándose a la ira de su gobierno, el corredor etíope Feyisa Lilesa hizo un gesto político en apoyo de la gente de Oromo tras competir en la maratón durante los recientes Juegos Olímpicos de Brasil.

Lilesa, ganador de una medalla de plata, cruzó sus brazos haciendo una “X” en la línea de meta y durante la presentación de las medallas. Este es un gesto que usa la gente de Oromo y sus simpatizantes en sus protestas contra la represión del gobierno etíope.

El Comité Olímpico Internacional, sin embargo, prohíbe las protestas políticas. Tommie Smith y John Carlos, por ejemplo, dos atletas de raza negra provenientes de Estados Unidos, fueron expulsados, como es bien sabido, después de realizar el saludo del Poder Negro en los Juegos de 1968.

Lilesa, quien dijo a los reporteros que si volvía a Etiopía sería asesinado, planea buscar asilo en Brasil, en Estados Unidos o en Kenia.

La gente de Oromo han estado protestando desde noviembre del 2015. Las protestas en Oromia, la región administrativa más grande de Etiopía, empezaron cuando los estudiantes pidieron al gobierno que detuviera su plan de ampliar la capital Addis Ababa hacia las tierras de fincas de Oromia circundantes. Los estudiantes creen que la controvertida expansión podría dar como resultado desahucios masivos de granjeros sobre todo del grupo étnico oromo.

El gobierno argumentó que el plan tenía como finalidad solo facilitar el desarrollo de infraestructuras tales como transportes, servicios públicos y centros recreativos.

Aunque el gobierno ha descartado el plan de expandir Addis Ababa, los manifestantes están pidiendo que se tomen medidas en grandes cuestiones sobre autonomía, libertad e identidad. Por ejemplo, los estudiantes quieren que el Oromo se convierta en una lengua federal. El Oromo, la lengua de las personas oromo, es la lengua más hablada en Etiopía y la cuarta de las lenguas africanas. Sin embargo, no es la lengua oficial del gobierno federal.

Tanto la región de Oromia como la de Amhara están desafiando al dominio del grupo étnico Tigray en la política etíope. Los Tigray constituyen el 6% de la población, pero tienen un apabullante aferramiento al poder en el país, mientras que los Oromos, el grupo étnico más grande del país, que constituye el 34%, y los Amharas, con el 27%, tienen muy poca representación en los puestos clave del gobierno.

El disenso, tanto físico como virtual, no está tolerado en Etiopía. A principios de agosto, las fuerzas de seguridad usaron balas reales para dispersar a los manifestantes en Oromía y Amhara (otra región administrativa), asesinando a 100 manifestantes, según las páginas web de noticias y los informes de las redes sociales.

El 25 de abril del 2014, nueve blogueros y periodistas fueron arrestados en Etiopía acusados de “incitar al desorden público mediante las redes sociales” y de “recibir apoyo de un gobierno extranjero”. Todos los detenidos habían trabajado en Zone9, un blog colectivo que promovía las discusiones y debates políticos.

El 8 y 9 de julio del 2015, varios días antes de la histórica visita de Barack Obama al país, cinco de los nueve escritores fueron puestos en libertad de la prisión de Kilinto en Addis Ababa. El 16 de octubre del 2015, los cuatro blogueros restantes (Befeqadu Hailu, Natnael Feleke, Atnaf Berhane y Abel Wabela) fueron absueltos de cargos de terrorismo. Tres de los cuatro blogueros fueron puestos en libertad el 19 de octubre y Befeqadu Hailu fue puesto en libertad bajo fianza el 21 de octubre, pendiente de un cargo independiente de incitación a la violencia.

Y, en mayo del 2016, el Tribunal Supremo Federal Etíope sentenció al joven bloguero y activista Zelalem Workagegnehu a cuatro meses de prisión por “apoyo al terrorismo”, debido a una supuesta conexión con el movimiento Ginbot 7, un partido político a favor de la democracia calificado de “organización terrorista” por el gobierno etíope en el 2010. Zelalem es un estudiante defensor de los derechos humanos que contribuía de manera regular en la página web DeBirhan administrado por la diáspora.

“¡Que se averguenze el despreciable gobierno de Etiopía!”

Después de que Lilesa ocupara los titulares por su gesto, un usuario de Facebook observó que las Olimpiadas habían expuesto dos cosas sobre el estado político en Etiopía: represión y favoritismo:

This Rio Olympics has made two political revelations about the savage Ethiopian government. That guy who came 59th out of 59 swimmers showed how corrupt the Ethiopian government is. That loser guy was sent to the Olympics by his own corrupt father. Now the Marathon Silver Medalist showed a sign of the Oromo Protest which has exposed to the whole world the continued protest in Ethiopia against the brutal Ethiopian government. This is a good mix of politics with Olympics. Shame on you, the despicable government of Ethiopia!

Las Olimpiadas de Río han realizado dos revelaciones políticas sobre el cruel gobierno de Etiopía. Ese hombre que quedó en el puesto 59 de 59 nadadores demostró lo corrupto que es el gobierno etíope. Ese hombre que perdió, fue enviado a las Olimpiadas por su propio padre corrupto. Ahora, el ganador de la medalla de plata en la maratón mostró el signo de la protesta de Oromo, lo que ha demostrado al mundo entero la continua protesta en Etiopía contra el brutal gobierno etíope. Esta es una buena mezcla de la política con las Olimpiadas. ¡Que se averguenze el despreciable gobierno de Etiopía!

El nadador olímpico etíope con sobrepeso Rober Kiros Habte, se convirtió en objeto de burlas después de que llegara el último en la eliminatoria de los 100 metros libres en la prueba preliminar masculina. Algunos etíopes argumentan que el nadador fue incluido en el equipo olímpico etíope debido a su tribu y afiliación política.

Tras la decisión de Lilesa de no volver a su hogar por miedo a su vida, los etíopes recaudaron la cifra de 54.000 dólares estadounidenses en menos de 24 horas para ayudarle a buscar asilo.

El gobierno etíope oficialmente dijo que el corredor no sería procesado debido a su gesto de protesta sino que “se le otorgaría una bienvenida heroica junto con sus miembros de equipo”.

Endalk, un defensor etíope de la libertad de expresión en el exilio y autor de Global Voices, reaccionó a las afirmaciones del gobierno:

El gobierno etíope está diciendo que, por favor, vuelva a casa para que podamos torturarle, nada más.

Y continuó:

El gobierno etíope le dice a Feyisa Lilesa que será bienvenido como un héroe mientras se niegan a emitir sus imágenes de protesta.

Mientras que el portavoz del gobierno etíope felicitaba a Lilesa, la televisión del país no mostró sus imágenes en la línea de meta.

“Un grito silencioso por la libertad”

Jeffrey Smith, un activista a favor de los derechos humanos, calificó el gesto de Lilesa contra el gobierno como un “momento totalmente valiente”:

Feyisa Lilesa puso en juego su vida para dar a conocer el brutal régimen homicida de Etiopía. Un momento totalmente valiente.

El periodista independiente Mohammed Ademo, elogió además a Lilesa:

Feyisa Lilesa aprovechó el momento más grande de su vida para gritar de manera silenciosa por la libertad. Habló sin decir una palabra.

Como respuesta a aquellos que opinan que debería volver a Etiopía, Gebreslassie Kiros escribió en Facebook:

It is up to him to decide what he wants to do. We have thousands of feyisa and thosands of feyisas might be also produced. Hence, what is best is allowing feyisa wherever he needs to live

Depende de él decidir lo que quiere hacer. Tenemos cientos de Feyisas y podría haber otros cientos más. Por lo tanto, lo mejor es permitir a Feyisa vivir dondequiera que él necesite.

Ken Smith opinó:

this nation has had its share of wars and genocides…but they still produce tremendous Olympians…especially marathoners. He deserves to be respected for this sign of protest…humanity needs more like him.

Esta nación ha tenido su participación en guerras y genocidios… pero siguen produciendo tremendos atletas olímpicos… especialmente en las maratones. Se merece que se le respete por su señal de protesta… la humanidad necesita a más personas como él.

Hani Teshe escribía:

there is a genocide going on in Ethiopia .. the world must know what's going on in Ethiopia.

hay un genocidio en curso en Etiopía .. el mundo debe saber lo que está pasando en Etiopía.

Y Nardos Kefle hacía una observación:

Best moment from Rio De Jenero Olympic. Respect for Feyisa Lilesa, Ethiopian Olympic Silver medal winner in Men’s Marathon. If the 42.195 kilometres (26.219 miles, or 26 miles 385 yards) didn’t kill you the Ethiopian government, [the Tigrayan People's Liberation Front] can’t kill you.

El mejor momento de las Olimpiadas de Río de Janeiro. Todo mi respeto hacia Feyisa Lilesa, el ganador etíope de la medalla de plata olímpica en la maratón masculina. Si los 42.195 kilómetros no te han matado, el gobierno etíope, [el frente de liberación de gente de Tigraya] no puede matarte.

“No es lugar para opiniones personales”

No todo el mundo apoya a Lilesa. En Facebook, Nicola Dotto opinaba que las Olimpiadas no son el lugar para expresar opiniones personales:

any and all Olympic athlete who shows any sign of political or religous protest in any form should be stripped of they're medal if they won,,these are world SPORTING EVENTS,not a stage for personal views..

A cualquiera de los atletas olímpicos que muestren cualquier signo político o religioso de protesta de cualquier forma, deberían retirarles las medallas que hayan ganado. Son ACONTECIMIENTOS DEPORTIVOS mundiales, no el lugar para expresar las opiniones personales.

Lina Aya también argumentó que el acontecimiento no es un “escaparate politico”:

The olympic isnt a political show case. You want to make difference you seat down in your country & create a solution. To Go out on olympic & lying and asking & a visa in a different country is a against the olympic law

Las Olimpiadas no son un escaparate político. Si quieres marcar la diferencia hazlo en tu país y da una solución. Ir a las Olimpiadas y mentir, además de pedir un visado para un país diferente está en contra de la ley olímpica.

Gebremeskel Tesfay Kidanu, un estudiante etíope, quería que Lilesa volviera a Etiopía a pedir perdón:

His act was dirty, & guilty. But, still we expect you to come to your homeland and saying excuse to the Ethiopian people that you ignored unknowingly.

Su comportamiento fue sucio y culpable. Aun así, esperamos que vuelvas a tu país de origen y pidas perdón a los ciudadanos etíopes a los que has ignorado inconscientemente.

Es curioso que el 7 de agosto, bastante antes de que Lilesa hiciera el gesto, un usuario de Twitter, Asche, decía que esperaba que algún atleta realizara el gesto en solidaridad con las protestas de Oromo:

Espero que alguno de los atletas olímpicos etíopes decida hacer un gesto a favor de las protestas.

Puede leer más en nuestra cobertura especial: Alegría, decepción e injusticia en los Juegos Olímpicos de Río

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.