¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

#RenunciaYa: ciudadanía exige al presidente de México que renuncie a su cargo

renunciaya

Cartel utilizado para convocar a la marcha. Portada del evento en Facebook.

En un clima de descontento social generalizado, #RenunciaYa es la etiqueta utilizada por los mexicanos para convocar a una marcha multitudinaria este 15 de septiembre de 2016, con objeto de exigir la dimisión de Enrique Peña Nieto como presidente del país. En la Ciudad de México, la marcha comenzará a las 17:00 horas desde el Ángel de la Independencia al Zócalo, mismo día en el que el presidente dará el acostumbrado Grito de Independencia (recuerdo el llamado con el que se inició la guerra de independencia mexicana, y ahora marca el inicio de las fiestas patrias) desde Palacio Nacional.

La convocatoria ha logrado extenderse a otras ciudades del país, entre las que se encuentran Guadalajara y Baja California Sur. El evento de Facebook para ésta última ciudad, destaca lo siguiente:

Esta es una marcha pacífica y apartidista. Bienvenidos movimientos sociales, ONGs, individuos, familias, periodistas, mascotas. Si eres militante de un partido, acude al llamado como ciudadano, sin hacer proselitismo partidista. Esta es una marcha por México y para México.

Bajo el lema “motivos sobran” la convocatoria destaca tener un origen apartidista y ha sido respaldada por diversas organizaciones civiles y medios de comunicación alternativos, entre los que se encuentran el Centro Nacional de Comunicación Social, la Coordinadora 1DMX, Másde131, y otras.

El carácter ciudadano y apartidista de #RenunciaYa recuerda al movimiento #YoSoy132 surgido en 2012 en respuesta a la manipulación mediática que, en ese momento, favorecía la candidatura de Peña Nieto a la presidencia de México.

La invitación empezó a circular en redes sociales el 2 de septiembre, un día después de que Peña Nieto rindiera su cuarto informe de gobierno, el cual, a pesar de haber seguido un formato de diálogo abierto de preguntas y respuestas en lugar del tradicional discurso a la Nación, fue percibido como un encuentro simulado y un tanto acartonado. De acuerdo con Dario Brooks para la BBC Mundo:

El encuentro pareció una ceremonia bien planeada, con poco espacio para la improvisación.

Un dato: la primera pregunta, la que abrió el diálogo, fue de un joven de Campeche (en el sureste del país) que dijo: “Gracias a usted tenemos, pues, todo. Yo quiero preguntarle ¿qué otras buenas noticias nos tiene?”.

Y así durante hora y media.

A esto se suma que dos días antes, Peña Nieto había recibido al candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, decisión que levantó severas críticas y reclamos de gran parte de la sociedad mexicana.

La aprobación del presidente a la baja

El pasado mes de agosto de 2016, el diario Reforma anunciaba que el índice de aprobación a la gestión de Peña Nieto había alcanzado un nuevo mínimo histórico, logrando apenas un 23 por ciento, mientras que la tasa de desaprobación alcanzaba un 74 por ciento. Esto coloca a Peña Nieto en el nivel más bajo de aprobación que cualquier mandatario haya tenido desde 1995.

En la siguiente imagen se aprecian algunos de los desaciertos y escándalos más significativos que han sucedido durante los primeros cuatro años del gobierno de Peña Nieto.

Van 4 años. Faltan 2. #mexico

Una foto publicada por Pictoline (@pictoline) el

2013 – la aprobación de la Reforma Energética, fuertemente criticada por considerar que privatiza a la industria petrolera y por atentar contra los derechos de pueblos y comunidades indígenas.

2014 – la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa y el reportaje de la “Casa Blanca” que evidenció que la pareja presidencial adquirió una lujosa mansión, valuada en 7 millones de dólares, a un contratista del gobierno.

2015 – la devaluación del peso mexicano y la fuga de “El Chapo” Guzmán.

2016 – el reportaje que mostró que el presidente plagió, al menos, 28 por ciento del contenido de su tesis de licenciatura y la controvertida invitación que le extendió a Donald Trump para visitar México.

“No queremos una marcha más”

Junto con la convocatoria a marchar, han comenzado a circular en redes propuestas de organización y dinámicas para definir qué sigue después de la movilización.

Ante la duda sobre qué pasaría si el presidente Peña Nieto, en efecto, renuncia a su cargo, usuarios de redes sociales compartieron la ilustración realizada por Eréndira Derbéz, basada en el texto explicativo del analista Alberto Serdán “Enrique, tenemos que hablar“.

http://hagodibujitos.tumblr.com/post/150082500814/dibujé-un-cachito-del-texto-de-alberto-serdán

“El saldo de las renuncias como mecanismo de rendición de cuentas sí termina favoreciendo a la democracia…” – Serdan en @PajaroPolítico

#RenunciaYa es muestra de que una gran parte de la sociedad mexicana desea expresar su hartazgo con la clase política y se encuentra ávida de recuperar espacios de incidencia. Más allá de si el presidente renuncia con motivo de la marcha, el columnista Adrián López Ortiz señala lo siguiente:

Dudo mucho que el Presidente renuncie, pero de algo estoy seguro: el poder ciudadano es real. Difuso, pero está allí. Se siente. El Presidente debe saber que se le acabó el tiempo. Y a los mexicanos, la paciencia.

Se han cerrado los comentarios