¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Las autoridades de Maldivas apuntan a los periodistas luego que Al Jazeera revelara corrupción por $1.500 millones

Malé , capital of Maldives. Photo by Shahee Ilyas via Wikimedia Commons (CC BY-SA 2.0)

Malé, capital de Maldivas. La nación del océano Índico, la más pequeña de toda Asia, está formada por 26 atolones. El turismo supone una quinta parte del PIB del país, por lo que la filtración de un acuerdo de arrendamiento de terrenos entre hoteles y casinos entraña graves consecuencias para el país. Foto de Shahee Ilyas vía Wikimedia Commons (CC BY-SA 2.0).

La policía maldiva registró las oficinas de la agencia de noticias en línea Maldives Independent solo horas después de que el 7 de setiembre saliera a la luz Paraíso de robos, un reportaje de investigación de Al Jazeera en el que se revelan casos de corrupción del presidente Abdulla Yameen y su gobierno.

El documental, basado en documentos obtenidos a partir de una «filtración mayor de datos», muestra cómo el presidente Yameen y su gobierno malversaron millones de dólares, sobornaron a jueces y a otros funcionarios de alto nivel, y utilizaron su influencia para despedir a los trabajadores del gobierno que se interponían en su camino. Incluye grabaciones secretas de confesiones por parte de socios del ex vicepresidente de Yameen, Ahmed Adeeb, ahora en prisión.

También se incluyen entrevistas con Zaheena Rasheed, editora del Maldives Independent, con líderes de la oposición y exmiembros de organizaciones de vigilancia implicadas en la investigación, incluyendo a Global Witness.

Registros de oficinas de periódicos, amenazas a periodistas…

La policía llegó a las oficinas del Independent y presentó una orden de registro, alegando una conspiración por parte del medio de comunicación para «derrocar al nuevo gobierno mediante ayuda externa y el odio entre la población y las instituciones; así como para crear desacuerdo y malestar en Malé [capital de Maldivas]».

En una entrevista con The Guardian, Rasheed dijo:

«Ha desaparecido uno de nuestros periodistas, han atacado nuestra puerta con un machete, destrozado nuestras cámaras de seguridad, reemplazadas ya antes. No es para nada un lugar seguro para los periodistas».

Screenshot from the video

Zaheena Rasheed. Captura de pantalla del vídeo

La publicación también ha sido víctima de los medios partidarios del gobierno «por su implicación» a la hora de crear el documental.

Porl temor a una reacción violenta, Rasheed abandonó aparentemente el país antes de que se publicara el documental. También se dice que Niyaz Ibrahim, ex auditora general de Maldivas y participante en el documental, abandonó el país. En el 2014 se la despidió por publicar un reportaje sobre irregularidades financieras bajo el régimen de Yameen.

Will Jordan, productor del documental, era en el 2007 el editor de Minivan News, antes de que se rebautizara a este medio como Maldives Independent en 2015. En las últimas semanas Jordan ha recibido tuits llenos de odio y al menos una amenaza de muerte, la cual permanece en Twitter a pesar de la política de la empresa en contra de las amenazas y la violencia:

Morirás pronto. Hemos contratado a algunos pistoleros para que te disparen y no tenemos miedo de joder a alguien o cualquier país. Mira la bala.

El documental muestra malversaciones, sobornos, robos…

El documental de Al Jazeera ofrece un cronograma de corrupción en las más altas esferas del gobierno maldivo. Describe cómo el presidente Yameen ascendió al poder y archivó casos de corrupción abiertos contra [el mediante sobornos a jueces. Su vicepresidente, Ahmed Adeeb Abdul Ghafoor, a quien arrestó posteriormente, estuvo en el centro de varias infracciones incluyendo sobornos, robos y una trama de blanqueo de capitales de 1.500 millones de dólares.

Click on the image to play the documentary.

Haz clic sobre la imagen para ver el documental.

Según el chófer de Adeeb, quien ofrece su testimonio en el documental, el vicepresidente envió una vez al presidente Yameen un millón de dólares en efectivo dentro de una mochila, «tanto dinero que resultaba difícil cargar con ella».

El documental también muestra 59 acuerdos corruptos de arrendamiento de tierras en los que el vicepresidente maquinó los acuerdos con casinos importantes y empresas hoteleras que arrendaban islas por cantidades millonarias. El tesoro de Maldivas solo vio un pequeño porcentaje de estos ingresos, mientras que el resto (unos 80 millones de dólares estadounidenses) se distribuyó entre empresas propiedad de amigos y familiares del presidente. En un país cuya economía depende en gran medida del turismo (con unos ingresos que supusieron el 28 % del PIB en 2015), una revelación así supone una noticia importante.

Al Jazeera se basó en las pruebas obtenidas a partir de los tres teléfonos móviles que Adeeb le dio a un amigo antes de ser detenido el 24 de octubre de 2015 con cargos de intentar asesinar al presidente. Adeeb, quien previamente había ejercido de ministro de Turismo, tildó el proceso contra él de «gran broma»

El documental también muestra que Adeeb abusó de su poder como vicepresidente para silenciar a los medios y aumentar los cargos contra el expresidente Mohamed Nasheed por sobornar a jueces y a otras personas influyentes.

El gobierno invoca la ley draconiana de difamación

El gobierno maldivo ha tachado al documental de difamatorio y parcial y ha acusado al canal catarí de avanzar la agenda de la oposición para derrocar al presidente Yameen.

Las amenazas estaban a la orden del día antes de la difusión del documental. Un parlamentario del partido del gobierno amenazó con demandar a Al Jazeera si difundían el documental.

Si se difunden los reportajes de Al Jazeera con acusaciones falsas e infundadas contra el presidente Yameen, ¡los demandaremos!

Al Jazeera reprogramó la emisión del documental después de recibir las amenazas.

Public Service Media, productor estatal de Maldivas, acusó a los periodistas de Al Jazeera de conspirar para dañar la economía maldiva con este documental. Su declaración rezaba:

The ‘Stealing Paradise’ documentary was made in collaboration with the opposition by “a foreigner and non-Muslim called Will Jordan with the purpose of spreading falsehoods about the Maldives and causing loss of investor confidence”.

El documental Paraíso de robos lo realizó en colaboración con la oposición un «extranjero y no musulmán llamado Will Jordan, cuyo propósito de difundir falsedades sobre Maldivas y provocar la pérdida de confianza en los inversores».

Ahmed Nihan Hussain Manik, líder del grupo parlamentario del Partido Progresista de Maldivas, prometió el 30 de agosto del 2016 en los medios de comunicación del estado que la amplia ley de difamación de Maldivas sería utilizada contra todo aquel implicado en la producción o grabación del documento de Al Jazeera.

La polémica ley de difamación, la cual criminaliza los discursos, comentarios, escritos y actos difamatorios y concede a la autoridad el poder de cerrar medios de comunicación; fue aprobada hace solo un mes. La ley introdujo multas de hasta dos millones de rupias maldivas (US $130,000) o seis meses de prisión por calumnias, comentarios o contenidos que amenacen la seguridad nacional o violen las normas sociales. También puede obligar a periodistas a revelar sus fuentes de información. Todo periodista al que se declare culpable según las disposiciones de la ley puede enfrentarse a multas de hasta 150.000 rupias maldivas (US $9,727), un dictamen que solo se puede apelar una vez pagada la multa.

Los partidarios del gobierno criticaron el documental en las redes sociales mediante la etiqueta #HealingParadise (Paraíso de curación), y los medios locales han lanzado una ofensiva. En la cuenta oficial en Twitter del jefe de personal del palacio presidencial apareció:

Cuando escuchan nuestra versión de la historia saben que somos un paraíso de curación, no de robos… Por lo que está fuera de lugar…

La difusión del documental ha llevado consigo supuestamente iniciativas en contra de los críticos al gobierno:

Maldivas suspende los pasaportes del ex presidente Nasheed, del ex vicepresidente Jameel y de otros, solo horas después de que se difundiera el documental de Al Jazeera.

En Twitter, @ibramandhu se preguntaba por qué las autoridades parecían estar más tranquilas por el documental después de que se difundiera, con lo que se deduce que no querían llamar la atención del público en relación con la película:

Todos los del gobierno se quejaron por el carácter parcial de Paraíso de robos antes de que se difundiera. Pero después, callaron. ¿Por qué?

Yameen Rasheed, periodista maldivo y escritor en el sitio local de noticias The Daily Panic, vio en el documental una prueba más de que las autoridades del gobierno fueron los responsables de la desaparición en el 2014 de Ahmed Rilwan Abdulla, bloguero y periodista del Maldives Independent (conocido entonces como Minivan News). Rasheed tuiteó:

El documental Paraíso de robos ha acabado con las últimas dudas que tenía sobre la implicación del estado en el secuestro de Rilwan.

Patrocinado por el estado.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.