¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Afganistán cautelosamente se prepara para recibir a uno de sus hijos más explosivos

Foto de video de YouTube.

Foto de video de YouTube.

Para la mayoría en Afganistán, Gulbuddin Hekmatyar es un nombre que no necesita aclaración.

El señor de la guerra líder de Hezb-e-Islami (Partido Islámico), es conocido como el “carnicero de Kabul” por los crímenes cometidos por sus fuerzas durante el prolongado conflicto civil de su país, y es tanto amado como odiado por diferentes bandos de una población dividida.

Sin embargo el gobierno afgano espera, al perdonarlo y rehabilitarlo, reforzar las oportunidades de paz en una republica fracturada.

El gobierno llegó a un acuerdo con el partido de Hekmatyar el 29 de setiembre que le permitirá reaparecer en Kabul bajo condiciones de inmunidad judicial por el gobierno afgano una vez que su nombre sea borrado de la lista negra de terroristas identificados en Estados Unidos.

Hezb-e-Islami, irónicamente,fue el mayor receptor de ayuda de la CIA durante la yihad afgana contra la invasión sovietica.

En los noventa, sus tropas participaron en una de las luchas más encarnizadas del movimiento muyaidin que logró desalojar el ejército rojo, solamente para ser incapaz de sostener un gobierno cohesivo.

Cuando más tarde los talibanes surgieron en la ciudad sureña de Qandahar, sus tropas se retiraron y los talibanes tomaron zonas bajo el control de Hezb-e-Islami.

Desde la invasion liderada por Estados Unidos en el 2001, Hekmatyar y sus seguidores han librado una guerra contra el gobierno afgano y la coalición FÍAS, cooperando y compitiendo a su vez con los talibanes. Los combatientes han estado involucrados en numerosos ataques suicidas, tiroteos, bombardeos y asesinato de personal civil y militar.

Aunque se desconoce el actual paradero de Hekmatyar, se cree que reside en una parte remota del país o en Pakistán.

Señores de la guerra impenitentes

Su hijo, radicado actualmente en Kabul, rechazó un recurso de apelación por la Comisión Afgana de Derechos Humanos, la cual pidió a Hezb-e-Islami disculparse ante los afganos por sus crímenes, alegando que el partido no ha hecho nada malo.

Esto se ajusta a la postura general de los señores de la guerra en Afganistán, quienes, con la notable excepción del brutal Abdul Rashid Dustom, se han rehusado colectivamente a admitir el sufrimiento que le han infligido a la población afgana a través de los años.

Mientras su reticencia a hacerse cargo de una gran cantidad de crímenes de guerra ha indudablemente obstaculizado el proceso de paz y reconciliación en el país, muchos afganos también aceptan a regañadientes la necesidad de acercar a los señores de la guerra a la política interna del país para construir una coalición que pueda detener a los talibanes y restaurar la estabilidad.

Naser Chemran, un maestro que vive en Kabul, tomó una actitud de espera concordando con los seguidores de Hekmatyar:

در مجموع پیوستن آقای حکمتیار و طرفداران مسلح شان را که با دولت عملاً در جنگ بودند به فال نیک میگیریم.

اما اینکه نیروهای مسلح غیر قانونی وی چی زمان و چگونه خلع سلاح خواهند شد و یا اصلاً درین مورد ترفندی در کار خواهد بود گذشت زمان پاسخ خواهد داد.

Posted by ‎ناصر چمران‎ on Thursday, September 29, 2016

Sobre todo, tomamos la incorporación al gobierno de Hekmatyar y sus combatientes como una buena señal. Pero solo el tiempo dirá si sus insurgentes ilegales serán desarmados o si surgirá alguna conspiración. Publicado por ‎ناصر چمران‎ el jueves 26 de setiembre del 2016

Otros usuarios de redes sociales  se han opuesto al trato desde el principio, recordando los ataques con misiles organizados por las fuerzas de Hekmatyar en Kabul durante su lucha con el gobierno muyaidin post-sovietico en los años noventa, y publicando fotos de perfil negras en protesta.

La ONU informó que 1.800 civiles murieron en ataques con misiles en Kabul entre mayo de 1.992 y agosto de 1995, y 500.000 personas abandonaron la ciudad.

Haroon Yousifi, un humorista afgano que reside en Londres, jugó con la reputación destructiva de Hekmatyar en una publicación en su página de Facebook preguntando cuándo haría su aparición pública en la capital.

حالی چه وقت آقای حکمتیار به کابل «اصابت» می کند؟

¿Cuándo será lanzado el Sr. Hekmatyar en Kabul?  Publicado por Haroon Yousofi el domingo 25 de setiembre del 2016

Equilibrio étnico

En un país donde las consideraciones de balance étnico son centrales en los cálculos del gobierno, Hekmatyar reclama una amplia base de apoyo entre los pastunes de Afganistán así como también de los tayikos en las regiones del norte del país.

El tiene fama de explotar estas fisuras étnicas, advirtiendo que los grupos minoritarios no pastunes a favor de tropas extranjeras destinadas en el país “enfrentarán tal castigo que permanecerá como lección para las generaciones futuras” en un discurso durante la festividad musulmana de Eid en el 2013.

La política afgana es complicada y desordenada. El héroe para una persona es un asesino serial para otra, y mientras que Hekmatyar permanece impopular entre la mayoría de los tayikos, hazaras y uzbecos, aún infunde respeto entre las personas suficientemente mayores como para recordar los grupos muyaidines originales.

Ahora, el gobierno afgano encara el desafío de integrarlo de tal manera que evite enojar a otros agentes influyentes, en tanto que la sociedad afgana debe de alguna forma aceptar el resurgimiento de uno de los hijos más explosivos de la nación.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.