¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

¿Cumplirá Pakistán su amenaza de expulsar a 2'5 millones de refugiados afganos?

a

Refugiados afganos devueltos esperan para registrarse en el centro del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en las afueras de Kabul, Afganistán. Foto de la página de Facebook de Khaleej Times.

Mientras la atención del mundo se centra en la crisis migratoria que ha dejado a millones de personas en un limbo entre las fronteras europeas, una crisis menor pero igualmente preocupante espera en el sur de Asia.

A principios de año, se dijo a más de 2 millones y medio de refugiados afganos en Pakistán que debían abandonar este país y volver a Afganistán.

Pakistán ha mostrado su preocupación por la seguridad y la economía y ha establecido una fecha límite para el éxodo en marzo de 2017.

La decisión de Islamabad ha recibido críticas de grupos a favor de los derechos humanos y ha sido calificada «como uno de los mayores éxodos forzados de refugiados en la historia moderna».

Con una seguridad que se deteriora día tras día en Afganistán, se desconoce a qué clase de país volverán estos refugiados.

Los refugiados afganos llevan viviendo en Pakistán desde principios de los años 80, después de que diera comienzo la invasión de Afganistán por parte de los soviéticos.

En el 2002, Pakistán llegó a un acuerdo con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y Afganistán para una «repatriación voluntaria y digna» de los refugiados afganos.

Pakistán ha establecido y extendido en repetidas ocasiones fechas límite para que los refugiados afganos abandonen el país.

Sin embargo, el gobierno paquistaní alega que debido a motivos de seguridad nacional, no habrá concesiones esta vez y que los afganos deberán volver

Una vida dura se vuelve más dura

Algunos grupos a favor de los derechos avisan que la policía paquistaní y las autoridades provinciales ya están llevando a cabo medidas coactivas y abusos para obligar a los refugiados afganos de Pakistán a que se vayan del país.

Varios informes sobre estas medidas han aumentado la tensión entre ambos países.

Según Human Rights Watch, alrededor de 90.000 refugiados afganos volvieron a su país de origen en el 2016 debido a:

economic hardship in Pakistan (linked to loss of access to job markets due to a deteriorated freedom of movement), harassment, and intimidation, arbitrary arrest, extortions, and bribery.

dificultades económicas en Pakistán (consecuencia de la pérdida del acceso a los mercados de trabajo a causa de una libertad de movimiento deterioriada), acosos, intimidaciones, arrestos arbitrarios, extorsiones y sobornos.

La policía paquistaní ha acosado y detenido a estos refugiados, sus arrendadores han cancelado los contratos de alquiler, se han cancelado sus cuentas bancarias y tarjetas SIM y se les ha negado el acceso a escuelas y al sistema de salud. No hay base legal para esta campaña de desplazamiento de facto.

El Dr. Abdullah Abdullah, director ejecutivo de Afganistán, solicitó al gobierno de Pakistán que permitiera que los refugiados volvieran a su país voluntariamente.

Les pedimos a Pakistán y a Irán que nos apoyen en este proceso de vuelta de refugiados. La repatriación debería ser voluntaria y no obligatoria. -AA

Human Rights Watch pidió al gobierno paquistaní que cesaran las «medidas coactivas y otros abusos a decenas de miles de refugiados afganos en Pakistán».

No obstante, Pakistán cree que se le está criticando injustamente. Dirigiéndose a la Cumbre de las Naciones Unidas sobre Refugiados y Migrantes del 19 de septiembre, Nawaz Sharif, primer ministro paquistaní, recordó a la comunidad internacional su falta de apoyo económico hacia los refugiados:

While financial support from the international community has waned, Pakistan's hospitality has not.

Mientras que el apoyo económico de la comunidad internacional ha menguado, la hospitalidad de Pakistán no lo ha hecho.

Relaciones complicadas

Para muchos en Afganistán, la acogida a largo plazo de refugiados por parte de Pakistán fue un ejemplo extraordinario de buena voluntad procedente de un vecino conflictivo.

Como muestra de estas relaciones peliagudas, Ghani batió el record de Pakistán de dar cobijo a terroristas que posteriormente cometieron ataques en Afganistán al firmar un acuerdo trilateral con Irán e India en septiembre:

Some countries only exported terrorism, but our trilateral exports are self-belief, cooperation, and exhausting opportunities this region provides us to give our nation welfare and stability.

Algunos países solo exportaron terrorismo, pero nuestras exportaciones trilaterales son confianza en uno mismo, cooperación y oportunidades agotadoras que esta región nos ofrece para darle a nuestra nación bienestar y estabilidad.

A principios de su mandato, el presidente Ashraf Ghani se acercó a Pakistán para mejorar las relaciones, pero fracasó enormemente.

Más recientemente, Afganistán decidió boicotear la cumbre de la  Asociación Sud-Asiática para la Cooperación Regional (ASACR), celebrada en Pakistán.

Bilal A. Nikyar, escritor freelance de Afganistán, escribió en junio sobre cómo Pakistán ha utilizado a los refugiados afganos como «ficha» en sus relaciones con su vecino en vías de desarrollo:

Ever since the agreement of Chabahar dam, Pakistan has spared no time in sullying, bashing and scapegoating Afghan refugees for all the bad things that’s going on in their country. At the same time, they have also held it as a prime example of Pakistan’s goodwill towards Afghanistan. It seems like that’s the only card left with them to use it as leverage against Afghanistan.

[…]

We will forever remain grateful for Pakistan’s generosity towards Afghan refugees. That’s a fact. But its also a fact that Pakistan has received millions of dollars over the years as aid […] because of these refugees, and it’s also a fact that the Pakistani establishment has constantly used and abused these poor refuges over the years.

Incluso desde el acuerdo de Chabahar dam, Pakistán no ha escatimado esfuerzos a la hora de mancillar, apalear y utilizar como chivo expiatorio a los refugiados afganos por todos los sucesos negativos que tienen lugar en el país. Al mismo tiempo, también lo han presentando como un excelente ejemplo del buen hacer de Pakistán para con Afganistán. Parece que esa es la única carta que les falta utilizar como influencia sobre Afganistán.

[…]

Siempre estaremos agradecidos a Pakistán por su generosidad para con los refugiados afganos. Es un hecho. Pero también lo es el que Pakistán ha recibido durante años ayudas en millones de dólares […] por los refugiados, y también es un hecho que la administración paquistaní ha utilizado y abusado constantemente de estos refugiados durante el paso de los años.

Otros argumentan que Pakistán está creando una inminente crisis de refugiados como cebo en las negociaciones con EE. UU. después de que un dron estadounidense matara al ex-líder talibán Mullah Akhtar Mansour en la provincia de Baluchistán y que el congreso estadouunidense se negara a proporcionar subsidios financieros para los aviones militares que Islamabad quería comprar.

Más allá de la política se halla la logística. ¿Puede Afganistán alojar a tal cantidad de repatriados? Millones de afganos ya han vuelto a su país desde la caída del régimen talibán en el 2001. La insurgencia talibán solo se ha fortalecido en los últimos años, aumentando la inseguridad y agravando el marasmo económico en que se encuentra sumido el país.

Un asesor del Ministerio afgano de Refugiados y Repatriados en Kabul subrayó:

Afghanistan isn't now prepared to embrace a large influx of Afghan immigrants from neighbouring nations, given the security problems and lack of resources.

Afganistán no está actualmente preparado para acoger a un gran flujo de inmigrantes afganos procedentes de países vecinos, dados los problemas de seguridad y la falta de recursos.

En una conferencia reciente de donantes internacionales celebrada el 5 de octubre en Bruselas, los líderes de distintos países y organizaciones internacionales acordaron revisar los logros y la perspectiva del gobierno afgano y renovar sus compromisos para con este país.

Pakistán, por su parte, prometió concederles 500 millones de dólares. Mientras que puede que esto suavice las crecientes tensiones entre ambos países, supondrá muy poco si Islamabad mantiene su promesa de expulsar a los 2 millones y medio de refugiados (una cantidad equivalente al 8 % de la población actual de Afganistán) que residen aún en el país.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.