¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Sobre la llegada de Uber a su país más pequeño hasta la fecha

Foto: Georgia Popplewell.

Foto: Georgia Popplewell.

El pasado fin de semana aquí en Trinidad, la rama caribeña de Uber Technologies Inc., la compañía que está detrás de la aplicación móvil para reservar un taxi de la que seguro que Ud. habrá oido hablar a no ser que haya estado viviendo en otro planeta, mantenía reuniones en un hotel de Puerto España con potenciales “socios”, como se llama a los conductores que forman el núcleo del servicio.

El sitio de noticias exclusivamente digital LoopTT, el único medio de comunicación que parece haberse tomado la noticia realmente en serio, ha informado acerca de la respuesta de los competidores locales y ha publicado una entrevista con el representante regional de la compañia. Loop también informó de que Uber aún tenía pendiente reunirse con el ministro de transporte, y estaba a la espera de esa reunión con el ministro. Un artículo publicado el 12 de octubre informaba de que la asociación local de compañías de seguros estaba preocupada por la legalidad del servicio.

Los trinitenses que especulan sobre si Uber será lo suficientemente audaz para burlar las leyes locales con respecto a la utilización de vehículos con licencia privada, tal vez no sean conscientes de que la empresa implementó una categoría de servicio para conductores “no profesionales”, denominada UberPop, en los mercados europeos altamente regulados, y prácticamente se ha salido con la suya.

En una protesta contra Uber en Portland, Oregón, en 2015, los organizadores presionan a los líderes de la ciudad

En una protesta contra Uber en Portland, Oregón, en el 2015, los organizadores presionan a los líderes de la ciudad para que las empresas de servicios de coche compartido jueguen con las mismas reglas que los taxis y limusinas de la ciudad. FOTO: Aaron Parecki (CC BY 2.0).

También debemos prestar atención a la estilizada caracterización del modelo de negocio de Uber que hace Juan Andion, Director General de la filial de Uber en el Caribe. De acuerdo con Andion, Uber es simplemente un servicio entre pares que “… pone en contacto pasajeros con conductores …. Tengo mi propio coche y quiero dar un paseo a otra persona … imagine usted que está llevando a su madre al aeropuerto”.

En un pais donde muchos taxistas son propietarios de sus vehículos, también es posible, por supuesto, que puedan registrarse como socios de Uber.

Hay otra cosa a tener en cuenta: a menos que malinterprete la lista de ubicaciones de Uber, Trinidad no sólo será el punto de entrada de Uber en el Caribe de habla inglesa, sino también el país más pequeño en el que la empresa nunca se había aventurado. Hay ciudades en la lista de Uber más grandes que todo Trinidad y Tobago, que cuenta con una población de 1,4 millones.

He usado Uber en varias ocasiones en distintos países, y no siempre he tenido una gran experiencia de uso. Pero al igual que ocurre con Amazon, ese otro gigante que muchos prefeririamos no patrocinar, Uber es a menudo el camino de menor resistencia: ya está en mi teléfono; funciona en muchos países; y no desdeña mi tarjeta de crédito de Trinidad y Tobago.

Captura de pantalla de la página web de Uber Puerto España.

Captura de pantalla de la página web de Uber Puerto España.

Y en unas cuantas ocasiones, Uber me ha salvado el pellejo.

Una gélida noche de invierno en Buenos Aires, gracias a Uber, pude evitar la desaforada carrera de los argentinos empujándose bajo la lluvia para conseguir un taxi en la hora punta y, en vez de eso, esperar en un cálido vestíbulo, mientras veía avanzar en la pantalla de mi teléfono al icono negro con forma de coche que representaba el Chevy de Mauro, y hacer coincidir el momento de salir fuera del edificio con su llegada junto a la acera.

Durante una escala en Londres, después de haber perdido el último tren de regreso a Heathrow desde una estación de metro de la periferia, un coche de Uber me acercó a la estación de Kings Cross, no sólo en un tiempo récord, sino por una fracción de lo que me hubiera costado el clásico taxi negro londinense.

En mi próximo viaje a Ciudad de México, donde la seguridad es una preocupación, usted puede apostar que utilizaré Uber.

Pero las ciudades antes mencionadas son enormes. ¿Como le irá a Uber en la pequeña Trinidad y Tobago? ¿Representará un “cambio de vida”, como sugería el titular de un artículo, en este país donde el crimen y la seguridad son una preocupación genuina; donde la gasolina—ahora a US$2/galón después de la supresión parcial de la subvención del gobierno el año pasado—es aún relativamente barata; y donde tener un automóvil en propiedad se hizo más asequible hace algunos años con la aparición en el mercado de vehículos usados japoneses baratos?

¿Y cómo se las arreglará Uber con el sistema de transporte público local, del que, a pesar de la abundancia de los vehículos particulares, todavía dependen muchas personas?

Un atasco de tráfico en Puerto España, Trinidad, en 2012.

Un atasco de tráfico en Puerto España, Trinidad, en el 2012. Por Mariordo (Mario Roberto Durán Ortiz) (Trabajo propio) [CC BY-SA 3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)], via Wikimedia Commons.

El transporte público de Trinidad y Tobago comprende una constelación de servicios que han operado más o menos de la misma manera desde hace décadas.

La columna vertebral del sistema son los “taxis de ruta” y “maxi taxis”, sedanes compartidos o vans de pasajeros que circulan por rutas establecidas a lo largo de las principales arterias del país, que permiten a los pasajeros subir y bajar en puntos aleatorios a lo largo de la ruta. Flotas de autobuses limpios, con aire acondicionado, transcurren a lo largo de rutas similares. Un sistema de taxis “piratas”—automóviles registrados oficialmente para su uso privado—ha estado en funcionamiento durante décadas. Son técnicamente ilegales, pero ejercen su oficio abiertamente, y satisfacen una necesidad genuina, llevando y trayendo gente arriba y abajo por las carreteras de montaña, y a través de callejuelas y otros lugares donde los taxis oficiales no llegan.

(En una versión alternativa de la historia habría añadido a esta lista un tren ligero. Pero ese proyecto se hundió en el 2010, por razones tanto políticas como financieras, para retomarse cuando el actual gobierno fue elegido en el 2015, y finalmente se desechó de nuevo este año cuando el país entró en recesión.)

Los desplazamientos son muy económicos. En Puerto España y sus alrededores, Ud. tendrá que pagar $4-5 (US$0,60-0,75) por un taxi, dependiendo de la distancia, y $3 (US$0,45) por un autobús. Por un par de dólares extra, un taxista puede ser persuadido de ir un poco más allá de su ruta y que te deje en la puerta.

Para un visitante, o incluso el residente que no utiliza regularmente taxis, moverse por este país en transporte público puede ser desalentador. Las paradas de taxis están señalizadas, pero no dicen nada acerca de las rutas reales que siguen los taxis. Y en ciertas rutas, los taxistas emplean un arcano sistema de señales manuales para indicar la variación de la ruta que van a seguir.

¿Quien utilizará el servicio?

Mi conjetura es que Uber no va a tener un gran impacto sobre la masa de usuarios regulares de taxis y autobuses. Pero dependiendo de los precios que ponga Uber a sus servicios, me puedo imaginar a algunos usuarios con ingresos disponibles desviando un par de dólares para un viaje de puerta a puerta, en determinadas circunstancias: por ejemplo, cuando el tiempo apremia; o por ejemplo, mujeres preocupadas por su seguridad utilizando el servicio por la noche.

Otro mercado potencialmente lucrativo para Uber es el de los adolescentes de clase media y clase media-alta que son demasiado jóvenes para conducir o no son propietarios de coche, y cuyos padres sobre-protectores, preocupados por la posibilidad de verlos codearse con la masa en los taxis de viaje compartido, actualmente se ven obligados a perder demasiado tiempo llevándoles y trayéndoles de un sitio para otro. Este grupo está familiarizado con la tecnología, y poseen sus propios smartphones con planes de datos pagados por sus padres.

El nicho donde creo Uber será más competitivo es el que en la actualidad está ocupado por un número relativamente pequeño de taxis privados y servicios de taxi. Se trata a menudo de empresas de una sola persona, a cargo de emprendedores inteligentes que han sabido construir una clientela fiel sobre la base de un buen servicio. Su principal mercado objetivo son los visitantes que no quieren enfrentarse a las carreteras del país en un vehículo de alquiler, y los residentes acomodados sin coche que no quieren tomar taxis de viaje compartido, prefieren un servicio puerta a puerta, o ambos.

La demanda de este tipo de servicio también florece durante la temporada de carnaval, cuando los asistentes a la fiesta se afanan por aprovechar al máximo la barra libre de los bares con servicio integral, y contratan un taxi para que les sirva de coche con chofer. Puedo anticipar un gran impacto de Uber especialmente en este nicho dentro de otro nicho, sobre todo entre los turistas que vienen por carnaval, no tienen un servicio de taxi privado, y en cambio tienen la aplicación en sus teléfonos.

Efectivo y masa crítica

Uber, que sin duda es adepto a calibrar sus servicios en los diferentes mercados, ya ha anunciado una modificación clave de su servicio aquí en Trinidad: dicen que van a desplegar una opción para permitir pagos en efectivo. Esto anula la famosa aureola de servicio sin efectivo que, además, es también un elemento de seguridad, pero es esencial en un mercado en el que una parte de sus potenciales usuarios puede no tener tarjetas de crédito o no quiere compartir su información con el sistema de Uber. La posibilidad de pagar en efectivo es una característica que he apreciado en EasyTaxi, una aplicación desarrollada en América Latina que trabaja con, y no contra, la infraestructura existente de taxis, y a la que no me sorprendería ver aterrizar por aquí en un futuro próximo .

Antes que nada hay, sin embargo, otro obstáculo clave que Uber, asi como las empresas de transporte locales que, francamente, yo preferiría apoyar, tendrán que superar: mantener una masa crítica de coches en circulación, especialmente durante períodos de alto uso. ¿Serán estas empresas capaces de atraer un número suficiente de conductores para alcanzar esa masa crítica? Y a su vez, ¿convencerán a una masa crítica de clientes para que usen este servicio con el fin de poder retener a los conductores?

Este es un problema que me encontré cuando probé QuikPickUp, uno de los competidores locales de Uber. Según la aplicación de QuikPickUp, sólo había dos coches circulando cerca de mi ubicación, y la aplicación estimaba que tardarían 16 minutos en llegar hasta mí. Eso podría estar bien en ciertas situaciones, pero la idea de “llamar” un taxi que está detrás de la aplicación, sugiere que usted encarga su carrera justo en el momento en que la necesita.

Ya veremos cómo le va.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.