¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

El icónico Teatro State corre riesgo de ser demolido

An infographic on the historical, cultural and architectural value of the State Theatre. Via petition platform Supporthk.org

Una infografía sobre el valor histórico, cultural y arquitectónico del Teatro State. A través de la plataforma de peticiones Supporthk.org

Hong Kong, una ciudad que alcanzó la fama mundial gracias a su cinematografía, le restan muy pocos teatros que fueron construidos después de la Segunda Guerra Mundial, y ahora el más antiguo que se encuentra en la isla está en riesgo de desaparecer. El Teatro State, inaugurado en 1952, posiblemente ceda su espacio a otro proyecto de construcción de torres empresariales, ya que la Oficina de Monumentos y Antigüedades propuso, en abril de 2016, otorgarle la categoría más baja al edificio histórico; esto significa literalmente la autorización para que sea demolido.

Este teatro fue fundado por Harry Odell, el primer productor teatral de Hong Kong, quien inició la industria cinematográfica de la isla, persuadió a famosos artistas para que lo visitaran y convenció al gobierno para respaldar el desarrollo cultural, específicamente, la construcción del complejo cinematográfico City Hall en la década de 1960.

El proyecto personal de Odell, el Teatro State, fue diseñado como un monumento cultural para las magníficas representaciones teatrales y musicales. En ese entonces, presentaba obras locales y extranjeras cuyos temas variaban entre los dramas del oeste, conciertos de pop en idioma mandarín y ópera cantonesa, hasta las películas populares en cantonés y mandarín. El teatro fue testigo del ascenso del cine en Hong Kong en la era de la posguerra, así como también, presenció el desarrollo de las identidades culturales de los hongkoneses durante su apogeo, en las décadas de 1970 y 1980.

La estructura única del techo, hecha con cerchas parabólicas de concreto, ha sido sumamente elogiada por grupos conservacionistas arquitectónicos como un importante ejemplo de la arquitectura del movimiento moderno.

Mientras la era dorada de la cinematografía llegaba a su fin en Hong Kong, a finales de la década de 1990, el teatro dejó de funcionar en 1997 y fue convertido en un centro comercial y un club de billar en el año 2000. Sin embargo, tanto la estructura interna como la del exterior permanecieron intactas. En una declaración conjunta, los grupos conservacionistas locales enfatizaron lo siguiente:

The spectacular roof structure of the former State Theatre towers over King’s Road like a giant public art installation. A highly-distinctive icon in Hong Kong’s cityscape, it captures the buoyancy of a past era, and there is no reason why it cannot belong to the future too. Indisputably an architectural gem both locally and worldwide, if this forgotten post-war wonder can be imaginatively transformed, it surely has the potential to develop into a tourism highlight and a cultural landmark that Hong Kong people can be proud of. Any self-respecting city should know where its soft power lies.

La espectacular estructura del techo del antiguo Teatro State sobresale en King's Road como una gigante instalación de arte público. Un ícono sumamente distintivo en el paisaje urbano de Hong Kong, este captura la confianza de un era pasada, por lo tanto, no existe razón alguna para que no pueda también formar parte del futuro. Es indiscutiblemente una gema arquitectónica a nivel local y mundial; si esta maravilla olvidada de la posguerra puede ser transformada de manera imaginativa, ciertamente tiene el potencial para convertirse en un destino turístico memorable y un monumento cultural del cual puedan los hongkoneses sentirse orgullos. Cualquier ciudad digna debería saber donde yace su poder de persuasión.

No obstante, en abril, un panel conformado por cinco miembros de la Oficina de Monumentos y Antigüedades propuso clasificar al edificio como tercera categoría basándose solo en su antigüedad. Esa categoría es la más baja dentro del sistema de clasificación, por lo tanto, abre el camino para la demolición, si la preservación no es factible. Medios de comunicación locales han informado que los antiguos edificios de apartamentos que rodean el teatro han sido adquiridos por un desarrollador local, cuyo objetivo es renovar el área y transformarlo en un distrito residencial y comercial; el Teatro State será reconstruido en dos torres empresariales, según el plan de desarrollo.

State Theatre Building along King's Road in 2013. While a billboard is concealing most of the facade, the special features of the roof are visible. Photo by Skiawems. CC BY-SA 3.0

El Teatro State ubicado en King's Road en 2013. Aunque una valla cubre gran parte de la fachada, las características especiales del techo son visibles. Imagen de: Skiawems. CC BY-SA 3.0

Se ha lanzado una petición con el objetivo de presionar al gobierno y al Consejo Consultivo de Antigüedades para que clasifiquen al Teatro State como edificio histórico de primera categoría en la reunión que se llevará a cabo en diciembre. Esta categoría es otorgada a los “edificios de mérito excepcional, por lo tanto, debería realizarse cualquier esfuerzo para preservarlos, si es posible”. La solicitud dice:

State Theatre is an internationally unique piece of architecture because of the exposed reinforced concrete roof trusses that soar over the building, which make it an imposing urban landmark. The theatre has retained a good degree of authenticity internally despite its conversion to a snooker club in 2000 – the original internal structure and the former theatre space have all been kept. This precious symbol of the most popular form of post-war mass entertainment recalls the heyday of Hong Kong cinema, and it also serves as a rare reminder of North Point’s “Little Shanghai” in the 1950s and early 1960s. The heritage significance of State Theatre should be duly recognised and protected.

El Teatro State es a nivel internacional una pieza única de arquitectura debido a las cerchas de concreto reforzado expuestas que se alzan sobre el edificio, las cuales lo convierten en un monumento urbano imponente. El teatro ha conservado de buena manera la autenticidad interna, a pesar de que lo convirtieran en un club de billar en el año 2000 – la estructura interna original y el antiguo espacio del teatro todavía se han mantenido. Este preciado símbolo de la forma de entretenimiento masivo más popular de la posguerra trae a la memoria el auge del cine de Hong Kong, además, sirve como un raro recordatorio del “pequeño Shangai” de North Point de la década de 1950 y principios de la década de 1960. La relevancia patrimonial de este teatro debería ser debidamente reconocida y protegida.

A pesar de que el gobierno de Hong Kong ha prometido apoyar la industria cinematográfica y establecer un fondo de desarrollo para financiar producciones fílmicas locales, la considera una simple inversión comercial más, en lugar de una expresión de cultura material que une a la sociedad. Durante las últimas dos décadas, muchos monumentos históricos han desaparecido para darle paso a proyectos de modernización. Aún hoy, los hongkoneses no están conformes con la demolición en 1991 del Teatro Lee, construido antes de la Segunda Guerra Mundial para construir una plaza comercial.

La actual campaña para preservar el teatro es una nueva oportunidad para que la ciudad opte entre la búsqueda rápida de ingresos y la preservación del patrimonio cultural e histórico.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.