¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Turismo de Sri Lanka: Nuevamente en auge, sobre todo para los militares

Pesca con zancos a la luz de la luna —una taracción turística única en Sri Lanka. Imagen vía Flickr por Thomas Keller. BY-NC-ND 2.0

Pesca con zancos a la luz de la luna —una atracción turística única en Sri Lanka. Imagen vía Flickr por Thomas Keller. BY-NC-ND 2.0

Sri Lanka ha sido un popular destino turístico durante siglos, donde el turismo es una de las principales fuentes de ingreso y también un impulsor de la economía local. La Guerra Civil de Sri Lanka, que duró más de 25 años finalizando en 2009, naturalmente dañó el turismo en el país, haciendo que la industria se estancara.

Sin embargo, el sector turístico ha crecido rápidamente desde que finalizó la guerra. Entre muchos de sus nuevos proyectos, el gobierno de Sri Lanka está implementando un proyecto de desarrollo turístico de 4.000 acres a 175 kilómetros de Colombo en Kalpitiya, conocida por la belleza de su paisaje.

Raisa Wickrematunge escribe en Groundviews que más de un millón de turistas visitaron Sri Lanka entre enero y agosto de este año. Esta es una industria que le da trabajo a miles de personas, ya sea directa o indirectamente.

Sin embargo, hay pruebas de que a los lugareños se les están negando puestos de trabajo en el sector turístico de manera sistemática. Wickrematunge conoció a muchos a los que, según relatan, se les impidió trabajar para empresas turísticas. En algunos casos, ni siquiera podían ofrecer directamente sus propios servicios a los turistas, tales como alojamiento o navegación. Indudablemente, muchos hoteles— tanto los privados como los que pertenecen a las fuerzas armadas—se rehúsan a emplear trabajadores locales.

Casualmente, el ejército de Sri Lanka está realizando una fuerte inversión en el sector turístico. Las fuerzas armadas cuentan con varios hoteles y resorts, restaurantes, bares, y otras instalaciones turísticas.

Gráfico informativo cortesía de la Campaña por la Justicia y la Paz de Sri Lanka.

Gráfico informativo cortesía de la Campaña por la Justicia y la Paz de Sri Lanka.

Según un reciente informe de Global Risk Insights, el ejército está utilizando soldados reclutados que reciben salarios insignificantes como personal para sus resorts y lugares de ocio. Un informe proveniente de la Sociedad por los Pueblos Amenazados (Society for Threatened Peoples), titulado “Dark Clouds Over The Sunshine Paradise (Nubes oscuras sobre el paraíso soleado)” descubrió que el ejército se asegura un lucrativo ingreso adicional a través del sector turístico por medio de la contratación de sus miembros, lo que le permite superar los precios de la competencia en el sector privado.

Una parte significativa de cada dólar que el turista gasta en Sri Lanka va destinado al ejército, lo que es motivo de críticas ya que no tiene razón de ser después de la guerra civil. En lugar de la militarización, casi 200.000 tropas permanecen desplegadas al norte, en la poblada Tamil —prácticamente un soldado por cada diez civiles.

Cartel que declara la zona turística en Kuchchaveli. Imagen vía Groundviews.

Cartel que declara la zona turística en Kuchchaveli. Imagen vía Groundviews.

El rápido desarrollo del turismo también ha acarreado otros problemas. Las nuevas iniciativas turísticas por parte de militares y empresas privadas están privando a la población local de sus ancestrales tierras, lo que afecta en gran medida a la vida comunitaria y a las culturas en lugares como Kuchchaveli, Passikudah, Kalpitiya, Jaffna (en la provincia septentrional) y el distrito de Ampara en la provincia oriental.

Yves Bowie de Groundviews comparte algunas de las historias de estas comunidades locales:

Kuchchaveli is a small fishing village in the north-east of Sri Lanka. The people are mostly engaged in fishing and agriculture. At the end of the war, a lot of land in Kuchchaveli was occupied by the Sri Lankan Navy. The villagers had to leave their own homes, their farms, and their fishing areas. After the end of the war they wanted to return to their land but the Navy did not leave.

Kuchchaveli es una pequeña aldea pesquera en el noreste de Sri Lanka. Su gente se dedica principalmente a la agricultura y a la pesca. Cuando finalizó la guerra, muchas tierras fueron ocupadas por la Marina de Sri Lanka. Los aldeanos tuvieron que dejar sus hogares, granjas y zonas de pesca. Después que la guerra terminó, muchos quisieron regresar a sus tierras pero la Marina no se movió de allí.

The villagers in Passikudah area are mostly fishermen and their families. They have been fishing in this area for generations. After the hotels were built most of them had to leave their workplaces. The boat fishermen were sent to a very small place in the corner of the bay, which they also might have to leave soon. They are under a big risk of losing their livelihood.

Los aldeanos en el área de Passikudah son en su mayoría pescadores, como también lo son sus familias. Han estado pescando en esta zona por generaciones. Luego de la construcción de hoteles, casi todos ellos tuvieron que dejar sus puestos de trabajo. Los pescadores con embarcación fueron enviados a un pequeño lugar en la esquina de la bahía, de donde también se tuvieron que ir. Es por esta razón que corren un gran riesgo de perder su sustento.

Ruki Fernanda y Herman Kumar, también de Groundviews, escribieron:

Tourism must be centered on local populations and war affected peoples. Consultations with them is crucial if tourism is to act as catalyst for peace, reconciliation and development. Tourism projects should take into account their sufferings, aspirations and support their struggles for truth, justice and economic development in a sensitive way.

Tourism must not destroy or damage socio-economic-cultural practices of local communities and uproot them from their traditional lands and livelihoods. They should not be marginalized and denied economic opportunities presented. [..]

Government and military must not use tourism as means to promote their political agendas and propaganda. Memorials and other remembrance initiatives by local communities must be promoted and government must also initiate official monuments and remembrances focusing on civilians and all those affected.

El turismo debe estar enfocado en las poblaciones locales y en las personas afectadas por la guerra. Dialogar con ellos es de suma importancia si el turismo quiere ser un catalizador para la paz, la reconciliación y el desarrollo. Los proyectos turísticos deberían contemplar de manera razonable su sufrimiento, aspiraciones y apoyar sus luchas por la verdad, la justicia y el desarrollo económico.

El turismo no debe destruir o dañar las prácticas socio-culturales de las comunidades locales y arrancarlos de sus tierras y formas de vida. No deberían ser marginados y no se les debería negar las oportunidades económicas que se les presentan.[..]

Tanto el gobierno como el ejército no deberían utilizar el turismo como medio para impulsar agendas políticas y propaganda. Se deben promover monumentos y otras iniciativas de conmemoración impulsadas por las comunidades locales y también los monumentos oficiales y actividades conmemorativas deben centrarse en la población civil y en todos los que resulten afectados.

Groundviews, sitio web galardonado con el premio al periodismo ciudadano en Sri Lanka, es socio de intercambio de contenidos de Global Voices.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.