¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Irán está dispuesto a restringir aún más la libertad de prensa

Protesta de activistas por la prohibición de periódicos en Irán. Foto de payvand.com.

Protesta de activistas por la prohibición de periódicos en Irán. Foto de payvand.com.

Lea un informe sobre las cambiantes leyes de prensa en Irán, el cual inspiró e informó este artíclulo, en el sitio web de la Campaña Internacional por los Derechos Humanos en Irán.

Cuando el presidente Hassan Rouhani fue electo en el 2013, lo elogiaron tanto por su mandato de “esperanza y prudencia” como por sus promesas de una mayor libertad para los medios de comunicación.

Sin embargo, su administración está actualmente llevando a cabo significativos cambios en las leyes de prensa del país que pueden llegar a restringir la  libertad de expresión aún más que el statu quo.

Lea la actual Ley de Medios de Irán,ratificada en 1986, en el sitio web del Centro de Documentación por los Derechos Humanos en Irán. Los artículos 3, 6 y 7 son las secciones que serán transformadas bajo esta nueva legislación.

Aparentemente, su administración planea hacer estos cambios por medio de dos proyectos de ley: Uno diseñado para reemplazar en última instancia la actual Ley de Medios y el otro para crear una comisión estatal de prensa. Aunque la nueva Ley de Medios puede parecerse a la que está en vigencia, deja un margen mayor para la interpretación al determinar si alguien ha cometido una infracción, lo que podría hacer que sea más fácil para abogados y jueces con motivaciones políticas silenciar a periodistas o periódicos a través de cargos arbitrarios.

El proyecto propuesto de la Comisión de Asuntos de Medios de Comunicación para “supervisar la profesión periodística” haría que los periodistas y las agencias de medios estén bajo responsabilidad del gobierno. La Comisión se encargará de otorgar permisos a periodistas, redactar un código ético de periodismo así como también de asegurar “elevados principios morales” en los medios de comunicación. En el presente, los periodistas iraníes no necesitan permisos para trabajar con publicaciones, a diferencia de los periodistas extranjeros que atraviesan un riguroso proceso de acreditación a través del departamento de prensa extranjera del Ministerio de Cultura y Orientación Islámica. Sólo se solicita acreditación especial a aquellos periodistas que deben asistir a eventos oficiales en el parlamento, o discursos del presidente y ministros.

La mayor parte de la comisión estará compuesta por autoridades estatales o personas que cuidan de los intereses del estado, y no por trabajadores de medios de comunicación.

Según la información recibida, el político de línea dura Hossein Entezami, famoso por reprimir las libertades de los medios, estará al frente de la Comisión. Su nombramiento para este cargo por la Administración de Rouhani está causando inquietud por la libertad de prensa en Irán.

Abierto a interpretación

Los medios de comunicación en Irán ya se encuentran restringidos — año tras año, el país aparece en los puestos más bajos de los rankings mundiales de libertad de prensa —  y la actual Ley de Medios prohíbe un largo listado de cosas, incluyendo:

  • Promover temas que puedan dañar los cimientos de la República Islámica
  • Propagar actos obcenos y prohibidos por la religión
  • Propagar el lujo y la extravagancia
  • Plantear temas raciales y étnicos
  • Divulgar y publicar documentos confidenciales, órdenes y otros asuntos
  • Insultar al Islam u ofender a autoridades religiosas
  • Difundir rumores y declaraciones falsas
  • Publicar declaraciones contra la Constitución

El propuesto Plan Integral Regulador de Medios de Comunicación Masivos iría aún más lejos. Según la Campaña Internacional para los Derechos Humanos en Irán, el Artículo 20 tipifica como delitos algunos nuevos tipos de contenidos y aporta una mayor especificidad sobre los puntos mencionados anteriormente:

  • Insultar a autoridades, instituciones, organizaciones o personas religiosas venerables.
  • Promover medios de comunicación “anormales, anti-islámicos”, grupos o individuos radicados en Irán o en el extranjero.
  • Publicar material “blasfemo” que podría “dañar los cimientos de la República Islámica”.
  • Publicar cualquier cosa que “amenace o desacredite la Constitución de la República Islámica de Irán”.

Cuando el ex ministro de Cultura y Orientación Islámica, Ali Jannati, habló sobre estos dos proyectos de ley el 6 de agosto del 2016, dio la impresión de que eran necesarios por el bien de los medios de comunicación iraníes:

The Comprehensive Mass Media Regulatory Plan will be introduced as a bill to reform the Press Law and is designed to prevent many of the problems facing media publishers that sometimes result in the closure of newspapers or the arrest of journalists. There is also a need to introduce changes to incorporate digital media…One of the things people in the journalism profession have always asked for is a Media Affairs Commission, similar to what doctors have, that would streamline relations between journalists and the government…

El Extenso Plan Regulador de Medios de Comunicación Masivos será presentado como proyecto de ley para reformar la Ley de Medios, y el mismo está diseñado para evitar muchos de los problemas que enfrentan los editores de medios de comunicación que a veces generan la clausura de periódicos o el arresto de periodistas. Es también necesario introducir cambios para incorporar medios digitales..La gente de periodismo siempre pedía una Comisión de Asuntos de Medios de Comunicación, similar a la que tienen los doctores, para optimizar la relación entre los periodistas y el gobierno.

La mención que hace Jannati de los arrestos es importante. A pesar de que las detenciones de periodistas no son nada nuevo en Irán, a menudo enfrentan cargos bajo amplias secciones legales como divulgar propaganda contra el sistema gobernante, conspirar contra oficiales e insultar autoridades. Algunos casos recientes de periodistas sentenciados a prisión debido a estas infracciones generalmente reservadas para prisioneros políticos incluyen los de Afarin Chitzaz, Ehsan Mazandarani y Saman Sadarzaee, quienes escribían publicaciones que simpatizaban con el mandato de Rouhani. Estos arrestos a menudo son interpretados como maneras que el poder judicial y el servicio de inteligencia tienen para socavar la administración de Rouhani. Los cambios propuestos señalan una complicidad desde dicha administración.

La ley planteada es más específica, indicando, en teoría, donde está el límite. Sin embargo, los iraníes expertos en leyes advierten que la misma puede estar sujeta a interpretación dentro del proyecto como por ejemplo “dañar los cimientos del Islam” y “generar discordia entre distintas clases sociales”.

Comisión de Asuntos de Medios de Comunicación ‘mataría el periodismo independiente en Irán’

La Comisión de Asuntos de Medios de comunicación fue establecida en setiembre del 2014, pero fue retirada después de las fuertes críticas por parte de la comunidad periodística. Una mirada en detalle de sus clausulas dejará en claro por qué ha alarmado tanto a los medios de comunicación iraníes (traducción de la Campaña Internacional por los Derechos Humanos en Irán).

  •  El Artículo 4 del proyecto de ley pide a la Comisión de Asuntos de Medios de Comunicación que emita permisos a periodistas, elabore un Código de Ética Periodística y asegure “elevados estándares morales” en los medios de comunicación.
  •  El Artículo 8 indica que la mayoría del directorio estará compuesto por funcionarios estatales o parte del sistema gobernante: 8 periodistas de diferentes medios, el ministro de cultura y orientación islámica o su representante, un miembro del parlamento, un juez, un representante de las escuelas seminaristas en Qom, un experto en medios de comunicación elegido por el Consejo Supremo de Revolución Cultural, un experto web seleccionado por el Consejo Supremo de Ciberespacio y el presidente de la comisión.
  •  El Artículo 56 establece que la comisión podría suspender, ya sea temporal o permanentemente, a los periodistas si se considera que “violan” los principios religiosos o el código de ética profesional.
"La aprobación del Proyecto de Ley de la Comisión de Asuntos de Medios de Comunicación significará el fin del periodismo independiente", así se lee en este titular de ILNA.

“La aprobación del Proyecto de Ley de la Comisión de Asuntos de Medios de Comunicación significará el fin del periodismo independiente”, así se lee en este titular de ILNA.

Arriba: “Si el proyecto de ley de la Comisión de Asuntos de Medios de Comunicación es ratificado, terminará con el periodismo independiente en Irán”, expresó el titular de un informe publicado por la Agencia de Noticias Laborista Iraní (ANLI) con inclinación reformista, el día 16 de agosto.

Los periodistas reformistas que han sido víctimas de una extensa represión notaron que este proyecto de ley se hará efectivo por medio de elementos que pertenecen a las organizaciones de inteligencia iraníes — a saber, el Ministerio de Inteligencia, la Organización de Inteligencia de la Guardia Revolucionaria, las fuerzas policiales y las instituciones de seguridad nacional.

‘Tratar de satisfacer los deseos de las agencias de inteligencia y del Poder Judicial’

El nombramiento de Hossein Entezami por parte de la administración Rouhani como delegado de los asuntos de medios de comunicación dentro del Ministerio de Cultura y Observación Islámica, el organismo responsable de regular los medios, ha agravado las preocupaciones de los trabajadores de medios.

Entre los muchos puestos que logró Entezami a lo largo de su carrera, pocos definen su línea dura. Comenzó su carrera periodística en 1989 como jefe de los Qods, un periódico ultra-conservador, en la Oficina de Teherán. En el año 2000, fundó el periódico Jam-e Jam, portavoz oficial de la cadena nacional, el Canal de la República Islámica de Irán, tomando una postura hostil hacia la administración reformista de Mohammad Khatami entre 1994 y 2004.

Durante la presidencia de Mahmoud Ahmadinejad, Entezami estuvo involucrado en la fundación y administración de una serie de medios de comunicación que seguían la misma línea.

Además de su participación directa en medios de comunicación, la Campaña Internacional para los Derechos Humanos en Irán menciona que Entezami tiene conexiones con el equipo de inteligencia iraní.

Ali Asghar Ramazanpour, ex funcionario de la administración Khatami y periodista reformista ahora exiliado, advirtió sobre los propósitos de Entezami en una entrevista con Radio Farda el 17 de agosto del 2016:

Entezami is a former Intelligence Ministry analyst who has been intent on controlling the press from the very beginning…With [these bills], he’s mostly trying to satisfy the wishes of the intelligence agencies and the Judiciary to gain more control of the media. This will be a shameful stain on Mr. Rouhani’s government if it goes forward with this bill.

Entezami es un ex analista del Ministerio de Inteligencia que se ha propuesto controlar la prensa desde el principio… Con estos proyectos de ley, está tratando de satisfacer los deseos de agencias de inteligencia y del Poder Judicial para tener más control sobre los medios de comunicación. Si se sigue adelante con este proyecto, será una vergonzosa mancha en el gobierno del Sr. Rouhani.

Tales desarrollos y nombramientos son lecciones que advierten sobre los valores sostenidos durante la administración Rouhani, que previamente fueron los preferidos de los reformistas (el ex popular presidente reformista Mohammad Khatami que respaldó a Rouhani), o aquellas mejoras en la libertad y los derechos durante su relativamente progresista campaña electoral en el 2013. Estos cambios propuestos para la regulación de los medios de comunicación iraníes indican que la administración moderada aún está a favor de las tendencias represivas de la República Islámica.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.