¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

María Gisela Rosado Almedina de la escuela a la política: “Decidí ampliar el salón de clases”

María Gisela Rosado. Foto usada con permiso.

María Gisela Rosado. Foto usada con permiso.

Esta es la primera parte de una entrevista de Carlos Esteban Cana con la educadora y candidata por el Partido del Pueblo Trabajador (PPT) en las elecciones de noviembre de 2016 en Puerto Rico, María Gisela Rosado Almedina.

La educadora puertorriqueña María Gisela Rosado Almedina, con más de tres décadas de experiencia en los salones de clases, ha dado un giro sorpresivo a su trayectoria al lanzarse al ruedo político por el Partido del Pueblo Trabajador (PPT).

Rosado Almedina es especialista en la obra del escritor puertorriqueño Juan Antonio Corretjer, gestora cultural y cantautora. Aspira a obtener un escaño en el Senado por el Distrito de San Juan en las elecciones generales en Puerto Rico el martes 8 de noviembre. En esta primera parte, Rosado Almedina conversó con Global Voices acerca de su propuesta en aspectos de educación y cultura.

Global Voices (GV): ¿Por qué una educadora con su experiencia decide lanzarse ahora al ruedo político? Sabemos de su labor cívica y cultural, pero… ¿qué motiva ese cambio de rumbo?

María Gisela Rosado Almedina (MGRA): Todo proceso educativo es un quehacer político porque educar implica formar ciudadanos no solamente en las materias como puede ser español (en mi caso) sino que se discute, analiza y aprende acerca de la sociedad, sus normas, su cultura, su arte, las vivencias que forjan hombres y mujeres que utilizan la palabra para revelar lo silenciado, lo oculto del ser humano o del colectivo.

Enseñar esos derechos es un acto político, aprender a respetar la diferencia es un acto político, modelar la equidad y el ser democrático en el salón de clases, fuera del salón en la vida es siempre un acto político que permite gestar esa transformación de un estudiante en un ciudadano de valía, en un líder que aporte a la calidad de vida de la mayoría y no la suya como ente individualista. La literatura, como la he discutido y analizado en clase, es un arte político porque como todo arte presenta, expone, denuncia, revela, cuestiona lo establecido, busca nuevas formas de expresarse. No es de extrañar que cuando en los países se impone el terror, la persecución del que piensa diferente, del que defiende lo justo, sean los escritores y los artistas los censurados, los perseguidos, los desempleados o los asesinados.

Por todo esto que explico, de mi salón de clases aspiro abrir los ojos a una realidad que nos obliga a tomar posición y acción: donde uno se ubica en la vida… frente a lo injusto, a lo inamovible, a lo que puede empeorar la vida humana o por el contrario, soñar lo que puede ser.

Por muchos años mis estudiantes, me instaban a asumir un papel más directo en lo político. Nunca visualicé concretizar esta experiencia, nunca formé parte de grupos políticos o de formación política, mi educación formal e informal me brindó el andamiaje de conocimientos teóricos y prácticos sobre la política, lo justo, las opciones diversas para alcanzar una sociedad que realmente viva libertad y sea democracia, a sabiendas de que una y otra son un espejismo en una colonia de más de 500 años de sometimiento a dos imperios y con la secuela de miedos, de negación de la identidad propia, de fanatismo partidista, de incapacidad de proyectarnos como entes de cambio social.

Cuando recibí dos acercamientos para unirme al Partido del Pueblo Trabajador, decidí ampliar mi salón de clases, incidir en la discusión del país, pero sobre todo, aprender mucho en la calle de las necesidades apremiantes de las comunidades, barrios, sectores de nuestra población, y descubrir ese país que existe más allá de las avenidas que transitamos y no podemos ver. Era una oportunidad de aprender de verdad cómo es mi ciudad sanjuanera, fuera de las noticias sesgadas por el partidismo que arropa las mejores intenciones de los periodistas en sus diarios.

No quiero ser política de carrera, soy educadora de carrera, eso no quiere decir que los ciudadanos comunes y corrientes no podamos aportar de la vida política de formas diferentes, especialmente, proveyendo a la ciudadanía de candidatos preparados para enfrentar con valor las dificultades y con ideas precisas de cómo mejorar nuestra terrible situación actual, que no es solo económica sino social, cultural, educativa, en fin, vivencial.

GV: Usted habla de que necesitamos que tanto la cultura como el turismo alternativo se integren al motor económico. ¿De qué forma sería esto posible?

MGRA: La cultura y el arte no son objetos de lujo, son una necesidad de los pueblos para mantener la cordura, para expresar su identidad diversa, emergente. Sensibilizar hacia el arte y la cultura es un deber primordial no solo de los maestros sino de la sociedad en general. El arte y cultura son esparcimiento, es un aprendizaje que conmueve y mueve transformaciones necesarias. No creo en dirigismo cultural sino proveer los espacios creativos, el trabajo digno, sistemático, constante de artista y creador.

Pienso en la industria del libro, en los intercambios culturales con el resto del mundo, la educación de arte y cultura en cada barrio y comunidad, como fuente de trabajo segura. Pienso en un currículo de escuela que integre todas las artes, no solo teatro, música o artes plásticas, si es que las tienen disponibles. Enseñar todas las artes y que esa nueva generación de artistas talentosos, dinámicos y emergentes tengan taller, acceso a espacios para exponer su arte y sobre todo, respeto social.

El turismo en Puerto Rico está dirigido principalmente hacia los ricos, los hoteles, actividades de esparcimiento costosas, y eso debe existir dentro de una gama de posibilidades. El problema es que todo el énfasis se otorgue a esta única población. Hace falta un turismo diverso, apoyado por el gobierno y la empresa privada, que genere empleos constantes como puede ser atraer a otro tipo de turista por temas de interés, quizás sea un turista de clase media que prefiera quedarse en casa huésped. Los temas de interés pueden ser, por ejemplo, observación de aves, ecoturismo, gastronómico, religioso (iglesias antiguas y grutas), turismo LGTTBQ, de énfasis comunitario enfocado en proyectos destacados o noveles (G-8 y su Premio Hábitat), de interés histórico, arquitectónico, y festivales o congresos internacionales relacionados con las artes, etc.

GV: ¿Por qué promover que los artistas y creadores merezcan un retiro digno? Lo preguntomg10 porque es muy raro ver a un político que le dé importancia a este grupo de la sociedad…

MGRA: Soy cantante y compositora desde 1985 y tengo dos producciones discográficas: “He tomado la palabra” y “Todo se olvida”. Conozco muchísimos artistas, no solo en la música sino en todas las artes, algunos trabajan como maestros de escuelas públicas o privadas o son profesores en universidades. Sin embargo, estos son los problemas que enfrentan: falta de apoyo a las artes, carencia de instrumentos, ser desvalorizados sus cursos al percibirse como saberes electivos y no como formación medular, reciben salarios bajos y su sistema de retiro está amenazado de desaparecer con la crisis del país. En los escenarios universitarios, muchos profesores tienen contratos de servicios renovado semestre a semestre, carecen de seguridad de empleo, quedan desempleados temporeramente en diciembre y verano, no tienen seguro médico para ellos y sus familias ni aportan a retiro.

La vejez de este sector de creadores y artistas está abocada a la pobreza y el hambre, cuando en otros países los artistas viven de hacer su arte y tienen calidad de vida en su vejez. Por eso el PPT plantea un sistema de retiro universal porque demasiados ciudadanos carecen de este derecho a asegurar su vejez, su calidad de vida, su vivienda, comida y seguridad de salud. Yo traigo este asunto como uno prioritario para recoger las experiencias de los artistas y trabajadores culturales a unas vistas públicas y que se traiga a la atención de los políticos y partidos la necesidad de atender esta injusticia. Hablamos de miles de artistas, artesanos, que no tienen servicios básicos para ellos y sus familias ni pueden tener retiro en su vejez. Quizás suena iluso en medio de una crisis fiscal y una Junta de Control Fiscal, pero es en los momentos de depresión económica que han surgido los beneficios para la población más desprovista.

*Esta entrevista ha sido editada y condensada.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.