¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Tomó dos años y medio, pero por fin el Líbano vuelve a tener presidente

Supporters of Michel Aoun gathering in Beirut. Photo by Hassan Chamoun.

Reunión de simpatizantes de Michel Aoun en Beirut. Foto de Hassan Chamoun.

El 31 de octubre del 2016, después de un vacío de poder de dos años y medio, el parlamento libanés eligió finalmente al presidente de la república: Michel Aoun.

Aoun, excomandante del ejército de 81 años a quien sus simpatizantes llaman “El General”, es el fundador del Movimiento Patriótico Libre (FPM) y líder del bloque Cambio y Reforma. Logró obtener 84 votos en la primera ronda (se necesitaban 86 votos) y 83 votos en la segunda ronda (18 más de los 65 votos necesarios para una mayoría simple), que lo convirtieron en el décimo tercer presidente del Líbano. Además de darle al país un líder elegido, el triunfo de Aoun fue que también regresará al Palacio Presidencial del cual fue expulsado por tropas sirias como primer ministro interino en octubre de 1990. Hasta el 2005, vivió en el exilio en Francia.

Las celebraciones, en su mayoría de simpatizantes del FPM, estallaron en muchas partes del país. Kareem Chehayeb, periodista y bloguero libanés de Beirut Syndrome, filmó una fiesta en Beirut:

Fuegos artificiales. Estallidos de música. Gente cantando y aclamando… Mis oídos.

Como es costumbre en el Líbano, muchos ven la victoria de Aoun en términos geopolíticos sectarios. Más específicamente, críticos y analistas dicen que su elección es una victoria para Irán, por el hecho de que Aoun era la opción del aliado Hezbolá y que un fuerte obstáculo a su presidencia era la oposición del líder Saad Hariri, respaldado por los sauditas. Ciertamente, el gobierno iraní, que tiene significativa influencia en Hezbolá, elogió inmediatamente la elección de Aoun, y el Líder Supremo Ayatollah Ali Khamenei hasta la llamó el “triunfo del Eje de la Resistencia”. Bashar Al Assad no perdió el tiempo para llamar a Aoun y felicitarlo.

En contraste, Hariri, que terminó respaldando a Aoun y garantizando su mayoría, la llamó un “gran sacrificio.” Que Hariri respaldara a Aoun fue una sorpresa para los seguidores del primero, pues muchos todavía se oponen a la decisión. Dado que ahora va a ser primer ministro, otra vez, parece claro que Hariri hizo los cálculos políticos necesarios para conservar algo de influencia. Como escribió Joyce Karam, jefa de la Oficina de Washington para el periódico Al-Hayat: “el acuerdo Aoun-Hariri es un pacto por poder y supervivencia para ambos líderes y una declaración de las cambiantes alianzas de realpolitik en el Líbano”.

Karam también explica cómo están cuestionando a Hariri “desde dentro” de su base tradicional:

Minister of justice Ashraf Rifi has delivered a significant blow to Hariri in Tripoli and is emerging as a potential rival in garnering both local and regional support. Coming on the heels of a Saudi shift away from Lebanon toward Yemen, Syria, and in some cases Africa, the former prime minister was left with few options. Accepting Aoun was the most immediate vehicle to ease Hariri’s woes and secure even temporarily his political future.

El ministro de Justicia, Ashraf Rifi, ha dado un golpe significativo a Hariri en Trípoli y está emergiendo como rival potencial en obtener apoyo local y regional. Inmediatamente después de un cambio saudita del Líbano hacia Yemen, Siria, y en algunos casos África, el ex primer ministro se quedó con pocas opciones. Aceptar a Aoun fue el vehículo más inmediato para calmar las preocupaciones de Hariri y hasta asegurar temporalmente su futuro político.

Pero no es necesariamente así como la gente en el terreno ve la situación. Aunque no hay investigaciones sociológicas para establecer científicamente lo que la gente cree, evidencia anecdótica sugiere que los cristianos libaneses generalmente estuvieron a favor de Aoun, particularmente después del respaldo de su antiguo enemigo Samir Geagea de las Fuerzas Libanesas.

Maria Abi-Habib, periodista libanesa del Wall Street Journal, dijo que la elección de Aoun debe verse como “una victoria para una abrumadora mayoría de cristianos que los apoyan” en vez del resultado de cálculos geopolíticos. El “voto cristiano” a menudo toma el lugar central en el análisis político como que la posición del presidente de la república es un asiento reservado exclusivamente para un cristiano maronita, parte del llamado Sistema Confesional del Líbano, que tiene por finalidad, con su porción de críticas, mantener un “equilibrio” entre las numerosas sectas del Líbano.

La victoria de Aoun la están enmarcando como una victoria de Hezbolá/Irán. ¿Por qué no puede ser una victoria para la abrumadora mayoría de cristianos que lo apoyan?

Sobre cómo llegamos a este punto, el bloguero libanés Ramez Dagher, que escribe en Moulahazat, publicó un artículo titulado “Cómo Michel Aoun se convirtió en el presidente” el 31 de octubre. Con unas 5,000 palabras, resumió las dos docenas de comentarios políticos que ha escrito en los últimos tres años. En esos textos, sostiene que las alianzas en el Líbano no son más que fenómenos temporales dependiendo de las tendencias regionales y la desavenencia interna.

Es importante destacar que en el Líbano no se ha llevado a cabo ninguna elección desde el 2009, lo que significa que el Parlamento que eligió a Aoun para ejercer como presidente es ilegítimo, hablando en sentido estricto:

There is nothing democratic about the 2016 Lebanese presidential election. The president will stay till 2022, and was elected by the parliament of 2009. Everyone who wasn’t 21 at the time didn’t participate in the electoral process, and that means that anyone aged 33 or less would have had no say about who rules from Baabda Palace in 2022. And even those who indirectly elected the president by electing in 2009 the parliament that chose him, they picked their representatives in a completely different context: They voted for one of two coalitions that were completely different at the time, in a completely different regional and local context: There was no Syrian Civil War at the time, no Arab Spring, no ISIS. Hezbollah was still fighting Israel, not fighting Israel and in Syria. March 8 and March 14 had only tried to rule together once, between 2008 and 2009, not three times (2008-2009, 2009-2011, 2014-2016). There was no trash crisis, no garbage protests, no alternative political group back then. Moreover, you can’t deny quorum until the parliament elects you, and then come back to say your election was democratic. Especially if the current parliament that elected you as president is unconstitutional in the first place (and I’m quoting the constitutional council here)

No hay nada democrático en las elecciones presidenciales 2016 del Líbano. El presidente se quedará hasta el 2022, y fue elegido por el Parlamento del 2009. Todos aquellos que no tenían 21 años en ese momento no participaron en el proceso electoral, y eso significa que cualquiera con 33 años o menos no dijo nada sobre quién gobierna desde el Palacio Baabda en el 2022. Incluso los que eligieron indirectamente el presidente elegiendo en el 2009 al Parlamento que lo eligió, escogieron a sus representantes en un contexto completamente diferente. Votaron por una de dos coaliciones que eran completamente diferentes en ese momento, en un contexto regional y local completamente diferente: no había guerra civil siria en ese momento, ni Primavera Árabe, ni ISIS. Hezbolá seguía combatiendo a Israel, no combatiendo a Israel y en Siria. El [movimiento] 8 de marzo y 14 de marzo solamente había tratado de gobernar una vez, entre el 2008 y el 2009, no tres veces (2008-2009, 2009-2011, 2014-2016). No había crisis de la basura, ni protestas por la basura, ni grupo político alternativo en ese entonces. Además, no se puede negar el quórum hasta que el Parlamento te elija, y luego regresar y decir que su elección fue democrática. Sobre todo si, para empezar, el actual Parlamento que te eligió como presidente es inconstitucional (y acá cito al consejo constitucional).

Poco antes de las elecciones, empezó a circular en medios sociales un video de Aoun que lo muestra diciendo justamente eso: el Parlamento es ilegítimo y por lo tanto no puede elegir al presidente. Lo dijo durante una conferencia de noticias el 7 de julio del 2015, y lo repitió en marzo del 2016.

Este video fue publicado por el movimiento “Apestas”, que encabezó protestas contra la “crisis de la basura” y la corrupción a mediados del 2015. En Facebook, el grupo usó la etiqueta “#كلن_يعني_كلن” (“Todos son todos” y “Todos son corruptos”), cántico popular repetido durante las protestas.

Qué vergüenza… una descarada mentira al pueblo libanés. Nota: son sus palabras, no las nuestras. Conferencia de prensa el 7 de julio de 2016 con canal OTV [estación de televisión libanesa que pertenece a FPM].

Circo del día de las elecciones

Libaneses furiosos se burlaron en internet de las elecciones, y describieron ampliamente el proceso como un circo. Un notable fuente de risas fue cómo el presidente de la Cámara de Representantes, Nabih Berri, fue obligado durante las elecciones a decir a los legisladores que regresaran a sus asientos, y en un punto se quejó de que los parlamentarios se comportaban como un “colegio de vándalos”.

Un usuario de Twitter publicó un video producido por la estación de noticias libanesa Al Jadid, que muestra a parlamentarios bromeando y riendo en medio del caos. La rama árabe de AJ+ publicó un video similar.

Nabih Berri, presidente del Parlamento de escolares alborotadores.

El legislador Walid Joumblatt, presidente el Partido Progresista Socialista (PSP), de mayoría drusa, que es conocido públicamente por sus excéntricos hábitos para tuitear, estuvo en Twitter a lo largo de la sesión, publicando imágenes de Roma antigua:

La votación ha empezado.

Larga vida al líder.

Dos de los votos emitidos también fueron fuente de muchas bromas. Un parlamentario votó por el personaje ficticio Zorba el griego, mientras que otro votó por la cantante libanesa y modelo Myriam Klink (que es partidaria de Michel Aoun).

En las elecciones presidenciales de hoy en el Parlamento libanés, Michel ganó pero Zorba el griego tuvo un voto.

Mryiam Klink ocupando el Parlamento.

Y como notó Nadine Mazloum de Newsroom Nomad, las elecciones estuvieron plagadas de corrupción incluso antes de empezar:

Two MPs should not have been allowed into Parliament, but alas, for the sake of consensus, they were.

The first is Issam Sawaya, who reportedly left Lebanon shortly after his election in 2009, only to return for the Presidential bid. The second is the highly controversial Okab Sakr, who has been outside Lebanon since news of his involvement in a Syrian arms deal emerged in 2012. Sakr came to vote, but no mention of his involvement in the arms deal was made.

I don’t know about you, but the last time I checked, MPs were elected to serve as the representatives of their people. If they can’t do the job, its best that they resign to make way for others who can.

No se debió permitir el ingreso de dos parlamentarios al Parlamento, pero lamentablemente en aras del consenso, ahí estaban.

El primero es Issam Sawaya, que se dice que salió del Líbano poco después de las elecciones en el 2009, y que regresó solamente para la contienda presidencial. El segundo es el altamente controversial Okab Sakr, que ha estado fuera del Líbano desde que se supo de su participación en un trato de armas sirias en el 2012. Sakr fue a votar, pero no se hizo mención alguna al trato de armas.

No sé ustedes, pero la última vez que vi, los parlamentarios eran elegidos para servir como representantes de su pueblo. Si no pueden hacer su trabajo, mejor que renuncien para dejar el camino a otros que sí puedan.

Con este accidentado comienzo de la presidencia de Aoun, solamente el tiempo dirá qué viene para el Líbano.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.