¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Shehzil Malik dibuja el acoso que experimenta en las calles de Pakistán

Shehzil Malik Credit: Courtesy of Shehzil Malik

Shehzil Malik. Créditos: Cortesía de Shehzil Malik.

Esta historia de Andrea Crossan apareció en PRI.org inicialmente el 27 de octubre del 2016. Se republica aquí como parte de un acuerdo para compartir contenido.

Shehzil Malik es una diseñadora e ilustradora que vive en Lahore.

Al igual que muchas mujeres en Pakistán (y en otros lugares), cada mañana planifica qué es lo que va a usar en base a lo que cree que atraerá lo menos posible la atención masculina no solicitada – silbidos, piropos, miradas.

Sin embargo, la atención aún existe. Malik se hartó del trato que recibe y dibujó una imagen que simboliza la agonía de las mujeres paquistaníes que se sienten acosadas en lugares públicos.

Listen to this story on PRI.org »

El dibujo en blanco y negro muestra a una mujer caminando con sus brazos cruzados a la altura de su pecho.

Con la cabeza agachada, su rostro muestra ligeramente gestos de dolor.

Rostros gigantes de hombres que le clavan los ojos, haciendo gestos y sonidos, mirándola de forma lasciva.

Credit: Courtesy of Shehzil Malik

Crédito: Cortesía de Shehzil Malik

Sobre su cuerpo hay preguntas escritas acerca de su propia apariencia. ¿No es suficientemente larga mi blusa? ¿Debí haberme cubierto mi cabeza? Sus tobillos están etiquetados como “piel”. Incluso las malas hierbas en el suelo tienen ojos; la observan atentamente.

Malik publicó el dibujo en su Tumblr. Ella describe cómo refleja su propia experiencia.

“Salía todos los días e iba al parque y se estaba volviendo muy incómodo estar en ese espacio público. Y este dibujo era básicamente cómo me sentía exactamente en ese momento. Me preocupaba por lo que estaba mirando, me preocupaba por cómo otras personas y yo estábamos, no sé si otros se están dando cuenta del impacto que están teniendo en mi situación interna, simplemente por dar un paseo”, explica.

En Pakistán las mujeres se visten moderadamente — generalmente con los brazos y piernas cubiertos y a menudo con un velo también.

Pero incluso las mujeres que llevan todas esas capas de ropa siguen siendo acosadas.

“En Pakistán los espacios públicos son atractivos porque encuentras fácilmente a ambos géneros. Mis amigos extranjeros vinieron y me dijeron: “Shehzil, no hay mujeres en las calles, ¿dónde están?” Y les dije: “En realidad sí hay muchas mujeres en la calle. Por ejemplo, tenemos el Mercado Liberty, que es muy pesado para las mujeres”.

One of Shehzil Malik's illustrations. Credit: Courtesy of Shehzil Malik

Uno de los dibujos de Shehzil Malik Crédito: Cortesía de Shehzil Malik

“Tiene a todos los comerciantes de tela y joyas y la mayoría de clientes son mujeres y nos sentimos muy cómodas yendo ahí. Sí, los hombres allí pueden quedarse mirándonos, pero los comerciantes tienen definitivamente otra energía porque ahora eres tú la que compra. Así que reaccionan de manera muy diferente, lo opuesto a este otro camino – Brandreth Road”, manifiesta.

“Fui a comprar algunas herramientas con mi padre. Y mientras hacía preguntas, el tipo no me contestaba. Y después mi padre solo reía diciendo no es gracioso el hecho de que no hayas recibido respuesta de ese tipo”, recuerda Malik. “No, no lo es – no es gracioso. Lo que estaba sucediendo es que básicamente me redujo a mi género y pensó que era respetuoso no hablar conmigo. Así que hay dos tipos de reacciones que recibes en los mercados. O te miran de forma lasciva y te incomodan o no te miran en absoluto”.

Many women shop in Liberty Market in Lahore, Pakistan. Credit: Carolyn Beeler/PRI

Muchas mujeres compran en el Mercado Liberty en Lahore, Pakistán. Crédito: Carolyn Beeler/PRI.

“Creo que los hombres aquí, lo que hacen es – probablemente en los Estados Unidos dirían: “Oye bebé, ¿cómo vas? – por acá empiezan a cantar en voz baja canciones de Bollywood. O empiezan a silbar de manera inapropiada y uno se pregunta, ¿incité esto?”, agrega Malik.

Malik creó una serie de dibujos a los que llamó “Mujeres en espacios públicos”.

“A menudo escucho esto – uso bastantes jeans y también rezo y se supone que “no parezco a alguien que rece”. Y me parece ridículo. ¿El denim no es islámico? ¿Por qué llegar a esa conjetura?”, dice.

“Vivo con mis padres y me dicen cuántas capas de ropa debo usar y tuve esta conversación con mi mamá cuando estaba en una determinada edad – y estoy vieja ahora, han transcurrido tres décadas en esta Tierra – y le dije en qué momento se sentiría bien conmigo al caminar vestida como yo quiero vestir y ella pensó en ello. Y le dije, quiero un número, qué edad – y lo pensó y dijo nunca”.

Y esto se encuentra en el centro de las ilustraciones de Malik.

Ver a una mujer en la calle debe ser normal, ya sea en vaqueros o en una kurta o en lo que sea debe ser algo común. No debería importar. Pero el hecho es que sí importa y esta conversación necesita llevarse a cabo”, dice.

Women are often treated disrespectfully while shopping on Brandreth Road in Lahore. Credit: Carolyn Beeler/PRI

Las mujeres son tratadas de forma irrespetuosa mientras hacen sus compras en Brandreth Road en Lahore. Crédito: Carolyn Beeler/PRI.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.