¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Luego de tres años, miles de supervivientes del tifón Haiyan en las Filipinas siguen sin hogar

Housing projects have yet to be completed in many towns three years after the devastation caused by typhoon Haiyan. Photo from the Citizens’ Disaster Response Center Foundation

Todavía hay proyectos de construcción sin completar en muchas ciudades después de tres años de la devastación causada por el tifón Haiyan. Foto del Citizens’ Disaster Response Center Foundation.

Hace tres años, el tifón Haiyan (conocido en las Filipinas como Yolanda) azotó la parte central de las Filipinas, matando a más de 6.000 personas. El Haiyan también causó un brutal oleaje, similar al de un tsunami, que dejó a miles de personas sin hogar en las islas de Leyte y Samar.

Tras tres años, los supervivientes del Haiyan continúan buscando alivio y justicia. Dicen que la ayuda ha tardado mucho en llegar, los esfuerzos de rehabilitación del gobierno han sido ineficientes, y algunas de las existencias repartidas en los centros de evacuación estaban estropeadas.

Un sondeo llevado a cabo por una agencia del gobierno confirmó muchas de las quejas mencionadas por los supervivientes.

El sondeo también reveló que el estado no ha conseguido cumplir su promesa de reconstruir las casas de las comunidades afectadas por el Haiyan. Según los datos del gobierno, casi 2.000 casas tienen todavía que ser construidas, a pesar del reparto de fondos para el proyecto.

El Departamento de Bienestar y Desarrollo Social también admitió que 200.000 supervivientes no habían recibido asistencia de emergencia en los últimos tres años.

Algunos grupos han alegado que la corrupción y una política sesgada son las mayores culpables de los inadecuados esfuerzos de recuperación del gobierno. En respuesta, las autoridades prometen investigar las anomalías.

People Surge, una unión de supervivientes del Haiyan, resumió la horrible experiencia de mucha gente de la región:

Emergency was given a new meaning. Instead of lightning fast assistance to the survivors, they were made to wait, even to beg for their survival.  Some were outright stricken off as beneficiaries of the cash assistance, as business interests were prioritized instead of lives in government declared “no dwelling zones”. Three years and still the emergency assistance promised to them might as well been buried in one of the mass graves.

A “emergencia” se le dió un nuevo significado. En lugar de ayudar con rapidez a los supervivientes, les hicieron esperar, e incluso suplicar por su supervivencia. Algunos fueron directamente eliminados como beneficiarios de ayudas económicas, ya que los negocios eran priorizados por encima de las vidas en lo que el gobierno declaró “zonas de no construcción”. Tres años y la ayuda que se les prometió bien podría haber sido enterrada en una de las fosas comunes.

La burocracia impide la entrega de ayuda

Un ejemplo de cómo el papeleo de la burocracia puede frenar el proceso de rehabilitación es el continuo fracaso del Departamento de Aduanas de entregar la madera donada por otros países a los supervivientes del Haiyan.

Esto fue descubierto por Citizens’ Disaster Response Center Foundation, que ha estado reclamando la entrega de la madera donada por un grupo alemán para poder completar su proyecto de una vivienda comunitaria en la ciudad de Jaro, provincia de Leyte.

Al no conceder exenciones de pagos de impuestos y cuotas de almacenamiento, el proyecto se ha retrasado ya seis meses. Por suerte, la Oficina del Presidente ha autorizado recientemente la entrega del primer cargamento de madera donada.

Mientras tanto, los residentes de Jaro continúan luchando por la entrega del resto de la madera, para poder así reconstruír sus hogares. Éste es el mensaje de los jóvenes de Jaro:

Our homes in Jaro are skeletal structures. We are afraid that they will never be finished. So now we have gathered to ask for help, as one voice. Help us get our new homes and hopes for a better life!

Nuestros hogares en Jaro son los esqueletos de las estructuras. Tememos que nunca sean finalizados. Así que ahora nos hemos reunido para pedir ayuda, como una voz. ¡Ayúdenmos a conseguir nuestros nuevos hogares y esperanza para una nueva vida!

Los residentes piden el apoyo popular para presionar a las autoridades a permitir que el resto del cargamento de madera llegue a su comunidad.

Resident of Jaro ask the government to grant the release of the donated wood that will be used to rebuild their homes. Photo from the Citizens’ Disaster Response Center Foundation

Residentes de Jaro piden al gobierno que conceda la liberación de la madera donada que será utilizada para reconstruir sus hogares. Foto de Citizens’ Disaster Response Center Foundation.

A resident of Jaro appeals for the release of the wood that will be used to rebuild their homes. Photo from the Citizens’ Disaster Response Center Foundation

Una residente de Jaro llama a la entrega de la madera que se usará para reconstruir las casas. Foto de Citizens’ Disaster Response Center Foundation.

Photo from the Citizens’ Disaster Response Center Foundation

Foto de Citizens’ Disaster Response Center Foundation

Photo of a child's artwork and appeal from the Facebook page of Mendy Mariano Malig.

Foto del dibujo de un niño y llamamiento de la página de Facebook de Mendy Mariano Malig.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.