¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

La muerte de Castro: Los caribeños dicen adiós a la fuerza detrás de la revolución cubana

A mural of Fidel Castro at Jose Marti Technical High School in Twickenham Park, St. Catherine, Jamaica. The school was built by the Cubans in 1977. Photo by Emma Lewis, used with permission.

Un mural de Fidel Castro en la escuela secundaria técnica José Martí en Twickenham Park, Santa Caterina, Jamaica. La escuela fue construída por los cubanos en  1977. Foto de Emma Lewis, usada con permiso.

Fidel Castro, el revolucionario que presidió la ruta politica, económica y social de Cuba por casi 6 décadas, murió a los 90 años el 25 de noviembre del 2016.

Castro fue un gigante en el paisaje politico regional, tuvo el respeto y disfrutó de buenas relaciones con los líderes caribeños durante todo su mandato, quizás más notablemente con el presidente de Granada Maurice Bishop, cuyo gobierno de izquierda fue muy cercano a Cuba.

La activista Tillah Willah de Trinidad y Tobago expresó su respeto al publicar una fotografía de los dos líderes:

Image of Maurice Bishop and Fidel Castro shared by Facebook user Tillah Willah.

Imagen de Maurice Bishop y Fidel Castro compartida por la usuaria de Facebook Tillah Willah.

Para muchos de los usuarios de las redes sociales en todo el archipiélago caribeño, Castro fue el lider máximo, una figura convincente y romántica, en gran medida admirado por su postura contra las tácticas intimidatorias de los Estados Unidos (las cuales llevaron a la región a destacarse en forma bastante prominente en la Guerra Fría), y también por su carisma y su electrizante oratoria.

A los ojos de muchos de la región, Castro fue también un sinónimo de defensa contra el colonialismo; Cuba apoyó la Guerra de la independencia de Angola, ayudó al Congreso Nacional Áfricano en la lucha contra el apartheid en Sudáfrica y envió tropas terrestres a batallar en la invasión liderada por los Estados Unidos a Granada en 1983.

La importancia de este tema para los territorios de la región no pasó desapercibida para uno de los graduados jamaiquinos de la Universidad de las Indias Occidentales, quién tuiteó:

Una cosa que Castro (y Manley) acertaron (en mi opinión), tu país tiene que ser auto-suficiente. Debe repeler al neocolonialismo para sobrevivir.

Otras reacciones a su muerte comenzaron pronto a inundar las redes sociales. El bloguero y columnista Gordon Robinson destacó:

Autosuficiencia, educación, liderazgo desde la vanguardia, por ejemplo fueron las cualidades sencillas que hicieron de Fidel un lider permanente y éxitoso.

En Facebook, el activista social y conferencista de la Universidad de las Indias Occidentales, Gab Souldeya Hosein, resumió las emociones que muchos sentían:

I can't lie. History weighing heavy on my heart this morning. I mourning the end of an defining era of fierce collective Caribbean hope. I know the work is in our hands. But right now we've lost the strength in our stride and it feels as if every gain in the region is under threat. There must be commitment, courage and struggle, but first there is loss. My generation of activists stays away from the state instead of seizing it for our national sovereignty. We stay the course, but must risk more to go further and build movements that press our mandate forward. We must create the Bishops and the Fidels of our future. We must make ourselves new symbols of autonomy and self determination. But first, before we rise as giants, this is a time for remembering and tears.

No puedo mentir, La historia golpeó duro en mi corazón esta mañana. Lamento el fin de una era definida de esperanza férrea y colectiva de los caribeños. Sé que el trabajo está en nuestras manos. Pero justo ahora hemos perdido la fuerza en nuestros pasos y se siente como si cada logro en la región estuviera bajo amenaza. Allí debe estar el compromiso, el coraje y  la lucha, pero primero está la pérdida. Mi generación de militantes se mantiene al margen del estado en lugar de aprovecharlo para nuestra soberanía nacional. Nos mantenemos en el camino, pero debemos arriesgar más, ir más lejos y construir movimientos que impulsen nuestro mandato. Debemos crear a los Bishops y a los Fideles de nuestro futuro. Debemos transformarnos en nuevos símbolos de autonomía y auto-determinación. Pero primero, nos ponemos de pie como gigantes, este es el tiempo para el recuerdo y las lágrimas.

El actor trinitense Michael Cherrie recordó a Castro como el “último de los grandes revolucionarios, un sobreviente desafiante a pesar de todo”.

En esa nota, la representante de la juventud jamaiquina Godiva Golding admitió:

@Call Tyrone_W Fidel no es intachable. Tomó posturas duras, la mayoria de las cuales fueron correctas. Pero esto no fue gratuito. Su gente pagó las consecuencias.

Mientras algunos usuarios de Facebook desearon poder estar en Cuba para ser testigos de este momento definitorio, otros se preguntaron si su muerte cambiaría mucho las cosas:

Watching Florida news…
A 24 year old American of Cuban descent says he's been waiting his whole life for Castro's death😑
The man was 90 and out of leadership for years.
What impact will his death have on the current global political dynamic?
Time will continue to expose his leadership qualities/demerits.

Mirando las noticias de Florida…
Un estadounidense de 24 años descendiente de cubanos dice haber estado esperando toda su vida la muerte de Castro.
El hombre tenía 90 años y estaba hace años fuera del liderazgo.
Que impacto tendrá su muerte en la dinámica actual de la politica global.
El tiempo continuará exponiendo su liderazgo cualidades / deméritos.

La jamaiquina Tanya Stephens compartió su perspectiva:

He was good or bad depending on who you speak to. I fell in love with the romantic portrayal of the Cuban revolution in high school History class. I couldn't express that at home. I later took more details into consideration and lost some of my love for the man while exercising empathy for the many refugees who fled the country to seek more favorable socioeconomic conditions elsewhere. Then I went to Cuba and my love was renewed. There's no human on this planet who gets a perfect score from every other human. What I saw was an education system which works. Healthcare which works. National security which works. We stayed in a rooming house in a ‘ghetto’ in Havana although we could have easily afforded a room in the best hotel, but we wanted to be among the people. I went walking in this ‘ghetto’ after midnight, and the only interactions from locals we attracted were offers to (literally) break bread with us and invitations to come into homes and hang out with them. I dream of a Jamaica close to this. I could also see that it was a synthetic kind of safety born of fear, but I would pick someone being afraid of the repercussions from committing a crime over everyone being afraid of criminals ANY day.
To all the people whose lives he touched negatively, I hope they and their descendants can somehow find the peace he is now incapable of giving them. […]

To all the other Caribbean Government heads, please take a page from his book. One of the good pages. Craft our education and health systems like you ACTUALLY have our interest somewhere in your corrupt hearts. […]
To Fidel, hope you finally find real peace!

Era bueno o malo según con quién uno hablaba. Me enamoré de la representación romántica de la revolución cubana en la clase de historia de la escuela secundaria. No pude expresar eso en casa. Más tarde, tomé más detalles en consideración y perdí algo de mi amor por el hombre, mientras mantenía una empatía por los muchos refugiados que se fugaron del país para buscar condiciones socioeconómicas más favorables en cualquier otra parte. Luego, fuí a Cuba y mi amor se sintió renovado. No hay ser humano en este planeta que consiga una puntuación perfecta de parte de cualquier otro ser humano. Permanecimos en una casa de huéspedes en un “gueto” de La Habana aunque podríamos habernos costeado un cuarto en el mejor hotel de forma muy fácil, pero queríamos estar entre la gente. Fui a caminar en este “gueto” después de la medianoche, y las únicas interacciones que conseguimos de parte de los pobladores locales fueron ofrecimientos a compartir la mesa (literalmente) con nosotros, e invitaciones para ir a sus casas y pasar un rato con ellos. Sueño que la vida en Jamaica se acerque a esto. Pude también notar que era una forma sintética de seguridad nacida del temor, pero escogería a alguien temeroso de las repercursiones de cometer un crimen antes que a alguién con miedo de los criminales CUALQUIER día. A todas las personas cuyas vidas el afectó negativamente, espero que ellos y sus descendientes  puedan encontrar la paz que él es incapaz de darles […]

A todos los otros jefes de estado caribeños, por favor tomen su ejemplo. Uno de sus buenos ejemplos. Elaboren nuestros sistemas de educación y de salud como si EN REALIDAD tuvieran nuestro interés en algún lugar de sus corazones corruptos.[…] Con respecto a Fidel, espero que finalmente encuentre la paz verdadera.

Recordar a Fidel Castro y hablar sobre su legado es sin duda un asunto complicado. Para muchos de los caribeños de habla inglesa fue un heróe deficiente, como uno de los usuarios de las redes sociales lo catalogó, el ejemplo perfecto de cómo los revolucionarios pueden transformarse en lo que odian. Castro subió al poder en Cuba al desafiar a la dictadura de Fulgencio Batista; después de casi 60 años de liderazgo, totalitarismo dirían algunos, la diaspóra cubana no tuvo ningún problema en denominar al mismo Castro como dictador.

Escribiendo desde los Estados Unidos, Johennys Leiva publicó:

Please don't pretend to understand what happened on that island. […]

Castro didn't storm in on one side of the island and with a swooping coup d'etat seat himself at a coronation.
It was gradual.
He appealed to the young, poor and uneducated first. With talk of ‘sharing the wealth’ of how ‘the rich didn't need so much’ of how he would make sure everyone was truly equal’. Countryfolk that didn't read or write fell head first for the hype.
He grew his crowds momentum.
Those that opposed were executed, curbside.
When he finally took over, weapons were all removed. His indoctrination or brainwashing literally divided families. He had quiet watchers to see if anyone had too many ‘guests’ and if they called the authorities, on suspicion alone you we're [sic] thrown in jail. […]

We didn't have another uprising because it wasn't just go in and fight. You didn't know exactly who your enemy was. […] He was heavily guarded, heavily protected and although we hate him for the vile things he did – we respected the tenacity. We knew he didn't care who he killed to stay there. We understood there was no benevolence or weakness to attack.

Por favor, no pretendar comprender lo que ocurrió en esa isla […]

Castro no ocupó una parte de la isla y con un golpe de estado se coronó a sí mismo. Fue gradual.
Apeló a los jóvenes, pobres y analfabetos en primer lugar. Con el discurso de “compartir la riqueza, de cómo “los ricos no necesitaban tanto”, de “cómo el aseguraría la igualdad verdadera para cada uno”. Los campesinos que no leían ni escribían, cayeron primero con la propaganda.
Cultivó su oportunidad entre la multitud.
Aquellos que se opusieron, fueron ejecutados  y dejados de lado.
Finalmente cuando asumió, se expropiaron todas las armas. Su adoctrinamiento o lavado de cerebro dividió a las familias en forma literal. Tenía vigilantes tranquilos para detectar si alguien tenía demasiados huéspedes, y si llamaban a las autoridades, sólo por la sospecha eras arrojado a la cárcel.[…]

No tuvimos otro sublevamiento, porque no era solo ir y luchar. Uno no sabía exactamente quién era  el enemigo. […] Él tenía una fuerte custodia y estaba muy protegido y aunque lo odiamos por la la bajeza de las cosas que hacia, respetamos la tenacidad. Sabíamos que no le importaba a quién mataba para estar allí. Comprendimos que no había benevolencia ni debilidad para atacar.

Sin embargo el periodista caribeño Wesley Gibbings, fue más mesurado:

Nobody is my ‘comandante’, whatever my philosophical position on social justice and rights. The caudillismo culture will always remain subject to rejection.
Honouring social and cultural rights does not mean diminishing civil and political rights. It is not a matter of either/or. These things are not binary equations.
Also, not loving someone does not necessarily mean you have to hate them

.Nadie es mi “comandante”, cualquiera fuera mi posición filosófica sobre la justicia social y los derechos. El caudillismo cultural siempre estará sujeto al rechazo.
Rendir tributo a los derechos sociales y culturales no significa disminuir los derechos civiles o politicos. No es un asunto de unos u otros. Estas cosas no son ecuaciones binarias.
También, no amar a algunos no significa necesariamente tener que odiarlos.

Para mantenerse a la altura con la cultura en el Caribe, hubo algunos usuarios de las redes sociales que inyectaron una pizca de ingenio en sus comentarios. La usuaria de Facebook Laura Dowrich-Phillips, que fue aplastada por las muertes de tantos íconos regionales y muchos internacionales este año, comentó sarcasticamente: “Falta un mes para que se vaya el 2016, cálmense”.

La broma continuó con Justin Phelps agregando, “Fidel declara la victoria y muere por “causas naturales”. Otros ciudadanos compartieron memes y caricaturas de todo tipo que resumían la astucia y la longevidad de Castro:

A cartoon by Mike Peters, widely shared on Facebook.

Una caricatura de Mike Peters del Dayton Daily News, compartida ampliamente en Facebook.

Castro meme that uses a photo by Corbis; widely shared on Facebook.

Un meme de Castro que usa una foto de Corbis, muy compartida en Facebook.

Pero para la mayoría fue un momento para reflexionar. Annie Paul, una bloguera situada en Jamaica describió la muerte de Castro como si “una montaña hubiera muerto y las palabras fueran inadecuadas para describir la pérdida, ahora debemos vivir con el vacio que Fidel dejó en el universo”, mientras que la empresaria y editora Latoya West- Blackwood tuiteo:

El 2016 se siente como el fin de una era y el comienzo de un futuro nuevo e incierto. ¡Qué momento para estar vivo!

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.