¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

En Myanmar reclaman cancelación definitiva del proyecto de construcción de una represa potencialmente peligrosa

The entrance to the Myitsone Dam project. / Nan Lwin Hnin Pwint / The Irrawaddy

Acceso a la represa Myitsone./ Nan Lwin Hnin Pwint/ The Irrawaddy.

Este artículo de Nan Lwin Hnin Pwint fue publicado originalmente en The Irrawaddy, un sitio de noticias independiente de Myanmar, y es republicado en Global Voices como parte de un acuerdo para compartir contenido.

Pasaron cinco años desde la suspensión del proyecto de construcción de la represa de Myitsone en el norte de Myanmar (Birmania), pero un poblador local de la etnia kachin, Mung Ra, aún no está satisfecho. Su deseo es que el plan se cancele definitivamente.

Con frecuencia se lamenta por haber perdido su granja y plantación de bambú, tuvo que abandonarlas cuando a causa de la obra fue obligado a reubicarse en otro lugar.

Mung Ra solía vivir en Dawn Ban, uno de los más de 20 pueblos que fueron reubicados para posibilitar la construcción de la represa de Myitsone. Él y sus vecinos tuvieron que abandonar Ban en el 2011 debido a que el pueblo se encuentra donde se ubicará una compuerta.

Los árboles de bambú no son útiles para los pobladores urbanos, pero para personas como Mung Ra que viven junto al río Myitsone, en la confluencia de los ríos Mali y N'mai, que forma el río Irrawaddy 26 millas al norte de la capital del estado de Kachin Myitkyina- el bambú es una fundamental fuente de ingresos.

A boat in the Myitsone river confluence.(Photos: Nan Lwin Hnin Pwint / The Irrawaddy)

Un bote en la confluencia del río en Myitsone. Foto: Nan Lwin Hnin Pwint / The Irrawaddy.

“El bambú es nuestra fuente de ingresos. Lo vendemos en las ciudades a los fabricantes de esteras de bambú. Y utilizamos ese dinero para nuestros gastos domésticos”, dijo Mung Ra.

En el 2011, se ordenó la reubicación de las tierras de cultivo y plantaciones de bambú para posibilitar la construcción de la presa. Cada familia recibió solo 100.000 kyats (unos $78 dólares) para los gastos de traslado, y las autoridades otorgaron a los aldeanos 5.000 kyats ($4) en concepto de indemnización por cada grupo de plantas de bambú eliminado. No se otorgó compensación alguna por las tierras de cultivo que debieron abandonar.

“Una planta de bambú se vende por lo menos a 1.500 kyats [$1.18 dólares] en la ciudad [Myitkyina]. Pero la compensación que recibimos por todo el conjunto de plantas de bambú es de solo 5.000 kyats. En mi plantación el grupo más pequeño tiene al menos 50 plantas y el grupo más grande cerca de 300”, dijo Mung Ra.

Los pobladores de Dawn fueron reubicados en el pueblo de Mali Yang, y el lugar para las viviendas se generó limpiando granjas y plantaciones de bambú – que, por supuesto, habían sido fuente de ingresos y medio de vida para los habitantes de Mali Yang. Por otra parte, los pobladores de Mali Yang tuvieron que abandonar sus granjas para la construcción de carreteras, que también forman parte del proyecto.

Shops on the banks of the Myitsone.(Photos: Nan Lwin Hnin Pwint / The Irrawaddy)

Tiendas a orillas del Myitsone. (Fotos: Nan Lwin Hnin Pwint / The Irrawaddy).

Brang Mai, vecino de Mali Yang, contó su experiencia: “Nunca olvidaré el día en que llegaron los chinos para evaluar el terreno para la construcción de carreteras en diciembre del 2011. Estábamos secando arroz en el terraplén, y como no querían caminar en el barro, pisaron el arroz”.

Desde entonces, los residentes de Mali Yanghan han recuperado arbustos para la agricultura, pero aún así, esas tierras no son lo suficientemente fértiles.

Antes las plantaciones estaban cerca del pueblo de Mali Yang, y su cultivo anual tomaba aproximadamente tres meses. Pero ahora los nuevos terrenos dedicados a la agricultura están a unas 10 millas de distancia del pueblo, lo que representa un gran inconveniente para los aldeanos.

Pero no se trata de una historia aislada. Alrededor de 3000 personas de otros 20 pueblos enfrentan problemas similares a los de Mung Ra y Brang Mai.

El acuerdo, avalado por China, por $3.6 mil millones de dólares destinados a la construcción de la presa de Myitsone, se firmó bajo el régimen militar del general en jefe retirado Than Shwe y la construcción se inició en el 2009. El desarrollador del proyecto es la empresa China Power Investment Corporation. En virtud del acuerdo, China recibiría el 90 por ciento de la energía generada.

A boat in Myitsone.(Photos: Nan Lwin Hnin Pwint / The Irrawaddy)

Un barco en Myitsone. Foto: Nan Lwin Hnin Pwint / The Irrawaddy.

No obstante, frente a la oposición de activistas ambientales, políticos y de la etnia Kachin, en setiembre del 2011 el ex presidente Thein Sein ordenó suspender la ejecución del proyecto.

El gobierno anterior, sin embargo, con posterioridad al proceso de reubicación había otorgado licencias para la explotación de oro a empresas mineras a lo largo de la confluencia. The Irrawaddy visitó esta zona a principios de mes y descubrió que, pese a la prohibición oficial, algunas empresas continúan excavando en busca de oro.

La administración anterior construyó dos nuevos pueblos en la comuna Waingmaw, al este de Myitkyina, para reubicar a las 3.000 personas que fueron desplazadas de más de 20 aldeas. Los pobladores no tuvieron más remedio que buscar un nuevo porvenir, no sin dificultades consecuencia de lo diminutas que son las viviendas que les entregó el gobierno y a la falta de una indemnización adecuada. En algunos casos, las autoridades obligaron a los residentes locales a mudarse.

Lu Ra, antiguo vecino de Tang Phare que ahora vive en el recientemente construido pueblo de Aungmyintha, dijo: “Nosotros no queríamos mudarnos, y habíamos decidido quedarnos, sin importar lo que sucediera. Pero la policía y los chinos vinieron y dijeron que si no nos mudábamos ni siquiera se nos permitiría vivir en el pueblo y que no seríamos reubicados. Tengo hijos y una familia, [por lo que] acepté la reubicación”.

Como en el lugar donde los reubicaron no encontraron de inmediato una fuente alternativa de ingresos, algunos vecinos de Tang Phare continuaron cultivando la tierra en su antiguo pueblo. Pero rápidamente fueron detenidos, aunque más tarde recuperaron la libertad.

Los pobladores damnificados por la construcción de la represa relatan haber votado por la Liga Nacional para la Democracia (NLD en inglés) en las elecciones generales de noviembre del 2015, porque creyeron que el partido iba a escucharlos y finalmente abortar el proyecto. El partido ganó por un amplio margen.

Locals staging a demonstration against the dam in 2015.(Photos: Nan Lwin Hnin Pwint / The Irrawaddy)

Pobladores locales en una manifestación contra la represa Myitsone en el 2015. (Fotos: Nan Lwin Hnin Pwint / The Irrawaddy).

“En caso de rotura de la presa, el agua barrerá las poblaciones situadas al sur [aguas abajo del río Irrawaddy]. Esto no es una suposición loca, sino una posibilidad real”, dijo el Dr. Manam Tu Ja, presidente del Partido de la Democracia del estado de Kachin (KSDP).

Los kachin se oponen a la presa no solo porque pone en riesgo la vida de las personas, sino también porque constituye una amenaza para el río Irrawaddy, de gran valor histórico, señaló el presidente del KSDP.

“Si se ponderan los pros y los contras, la represa tiene más inconvenientes que ventajas. Es por eso que estamos pidiendo que se abandone el proyecto. Incluso el gobierno del presidente U Thein Sein escuchó los deseos de la población; la nueva administración no debe seguir adelante con el proyecto”, añadió, señalando que el gobierno del NLD debe dar pasos decisivos para poner fin al proyecto.

En marzo, el vicecanciller chino, Liu Zhenmin le dijo a los medios chinos que el acuerdo para la construcción del dique Myitsone continúa vigente, y que se trata de un proyecto crucial para China. China está descontenta con la suspensión del proyecto e instó al gobierno para que siga adelante.

Por invitación del presidente chino, Xi Jinping, la Consejera de Estado Daw Aung San Suu Kyi, quien efectivamente preside Myanmar, visitó Beijing en agosto. En una declaración conjunta, ambos líderes se comprometieron a incrementar la cooperación entre sus gobiernos y promover las relaciones de vecindad.

La declaración solo se refirió en términos vagos a cooperación en materia de economía, comercio, agricultura, recursos hídricos, y generación de energía; sin mencionar la represa de Myitsone.

Sin embargo, Daw Aung San Suu Kyi le dijo al primer ministro chino, Li Keqiang, que a ella le gustaría encontrar una solución para que el proyecto sea aceptable para ambas partes, sin afectar negativamente intereses mutuos.

Por orden presidencial en agosto, antes de la visita de Daw Aung San Suu Kyi a Beijing, se conformó una comisión de 20 miembros con la misión de revisar los proyectos hidroeléctricos propuestos para su construcción sobre el río Irrawaddy, evaluar sus potenciales beneficios para los ciudadanos birmanos y hacer recomendaciones sobre si el proyecto debe continuar. El plazo para que se de a conocer el primer informe vencía el 11 de noviembre.

Con la promesa de escuchar a los pobladores, en setiembre la comisión realizó un estudio de campo.

The Irrawaddy intentó comunicarse telefónicamente durante tres días consecutivos con el jefe de gobierno del estado de Kachin, Dr. Khet Aung, integrante de la comisión, para conocer las conclusiones a las que arribaron, pero no obtuvo respuesta.

El Dr. Manam Tu Ja del KSDP dijo que la comisión debería considerar seriamente las opiniones de la gente. Sin embargo, mientras recogían datos para la encuesta los miembros de la comisión solo se reunieron con unos pocos pobladores y no entrevistaron a la mayoría de los habitantes de la etnia Kachin desplazados por el proyecto de la represa, dijo La Awng habitante de Hkan Bu.

Mung Ra, Ra Lu y La Awng estuvieron entre los que votaron por NLD, convencidos de que el partido no ignoraría sus deseos. Pero ahora no están tan seguros.
“Nos gustaría contarles a los legisladores [de NLD] lo que enfrentamos en el terreno. Pero ya no nos vienen a ver”, señaló Mung Ra.

Lu Ra dijo que ella, junto con sus vecinos, había pedido una reunión con el jefe de gobierno del estado de Kachin en setiembre para hablar sobre la represa, pero el mandatario rechazó su solicitud, alegando que no tenía tiempo.

Mirando hacia el futuro, La Awng llama al proyecto “una gran amenaza para los pobladores locales día tras día”.

Traducido del birmano por Thet Ko Ko.

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.