¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

India: Críticas contra osado film sobre el despertar sexual de una mujer por normalizar el abuso infantil

El cortometraje de la cineasta independiente Shailaja Padindala, “Memorias de una máquina“, disponible en YouTube, ha causado gran conmoción en la India.

En la película de 10 minutos, una mujer, interpretada por la actriz malaya Kani Kusruti, habla de su primera experiencia sexual con un adulto dentro de su escuela cuando apenas tenía ocho años. “Memorias de una máquina” ha recibido reseñas positivas en varios festivales de cine, como el Seattle South Asian Film Festival (SSAFF) y el Bangalore Queer Film Festival (BQFF) de 2016.

Sin embargo, parte de la ciudadanía india opina que YouTube debería retirar el cortometraje ya que, en su opinión, no condena la pedofilia.

‘Memorias de una máquina’ es un cortometraje dirigido e interpretado por almas sensibles, pero YouTube debería eliminarlo ya que consiente la pedofilia.

“Memorias de una máquina” fue filmada en una toma continua en la que la actriz principal, Kani, narra a la cámara las experiencias de su personaje al descubrirse a sí misma como una jovencita sexualmente curiosa, así como la humillación a la que la somete un novio, ya siendo más grande, por querer tener intimidad sexual con él.

Sobre lo que pasó a sus ocho años de edad, el personaje cuenta en la película:

I don't know if it was right or wrong. At that point it was sexual exploration for me. I liked the way he touched me and he stopped when I did not want it. I'm not concluding that it's right or even wrong for that matter. I don't think it is wrong. That's all.

No sé si estaba bien o mal. En ese momento, para mí era exploración sexual. Me gustaba cómo me tocaba, y dejaba de hacerlo cuando yo no lo deseaba. No concluyo si está bien o mal en ese sentido. No pienso que esté mal. Solo eso.

Publicada en YouTube el 20 de noviembre de 2016, la película fue vista más de medio millón de veces en una semana.

Memorias de una máquina – Directora: Shailaja Padindala
Una perspectiva distinta sobre la vida de una chica
¡Miren y compartan, chicos!

Memorias de una máquina es curiosamente divertida y, a la vez, una interesante película de Shailaja Padindala. Mírenla y compártanla.

¡Shailaja Padindala (aplausos) es simplemente honesta y audaz! Kani Kantari Kanmani Kusruti, esto es muy profundo.

Aunque la India es la cuna del Kamasutra, en sus sociedades conservadoras, se ha considerado la sexualidad algo que se habla en voz baja y se descubre a puerta cerrada. Dentro de la cultura india, hablar de sexo se considera un tabú, es inaceptable tener sexo antes de casarse, y educar a los jóvenes sobre el sexo es algo que pocos adultos hacen. Pero hay muchas personas que quieren que eso cambie.

La cineasta Shailaja Padindalaes, graduada de la academia de cine y televisión LV Prasad, negó que apoye el abuso infantil o la violación, como lo alegaron muchos críticos de su cortometraje. En una entrevista con el Daily Thanthi Next, describió la película:

The movie is a culmination of several personal experiences and stories of women we come across on a daily basis. I’ve attempted to explore the complexity surrounding sex and sexuality and how the society views it. […]

I didn’t want to moralise or demoralise the issue. I wanted the audience to form their own perspective and which is also why I’ve named it Memories of a Machine.

La película es la culminación de varias experiencias e historias personales de mujeres que nos encontramos a diario. Traté de explorar las complejidades en torno al sexo y la sexualidad y cómo las percibe la sociedad. […]

No quería moralizar ni desmoralizar el tema. Quería que la audiencia formara su propia perspectiva, lo que es, además, el motivo por el cual la llamé ‘Memorias de una máquina’.

Sin embargo, algunos no opinan igual. Esta es una respuesta compartida por la propia actriz Kani Kusruti en Facebook, que dijo una amiga suya:

While it’s true that when kids start exploring sex, they are often attracted to adults. This is quite a natural thing and happens to pretty much everyone. But an adult wanting to enter into a sexual act with a kid cannot be regarded as a natural thing. It is clearly an act of aggression. But the movie tries to place both these individuals as equals in the story. Which they certainly aren’t.

The movie also tries to normalize a pedophilic act by saying that the girl child liked it. It also tries to humanize the pedophile by saying how he was ‘gentle’ and took a ‘no’. In a country where women and kids are often subjected to violent crimes, this normalization of an aggressive act becomes even more problematic.

Es cierto que cuando los niños empiezan a explorar la sexualidad, con frecuencia, se sienten atraídos hacia los adultos. Es algo bastante natural y le pasa a casi todos. Pero que un adulto desee participar de un acto sexual con un niño no puede considerarse natural. Claramente, es un acto de agresión. Y la película ubica a los dos participantes en igualdad de condiciones en la historia, algo que no es cierto.

Además, la película pretende normalizar un acto pedófilo al decir que a la niña le gustaba. También humaniza al pedófilo al decir que era ‘gentil’ y aceptaba un ‘no’. En un país donde las mujeres y los niños son objeto de frecuentes crímenes violentos, esta normalización de un acto agresivo se torna aun más problemática.

Sourabha Rao comentó sobre lo anterior:

Yes; the movie is a little too soft on the pedophile there, but I guess we shouldn't generalise that “some girls might ‘like it’ by listening to just one girl who might actually have. She was too young to even judge this on any intellectual or societal level; she was just a biological being exploring her body's reaction to something.

Sí, la película es un poco indulgente hacia el pedófilo, pero supongo que no deberíamos generalizar diciendo que “a algunas niñas les gusta” sólo por escuchar que a una sola niña tal vez les gustó de verdad. Era demasiado pequeña para valorarlo bajo ningún aspecto intelectual o social; era solo un ser biológico que exploraba las reacciones de su cuerpo ante algo.

También hubo quienes lo llevaron al extremo:

Memorias de una máquina, un cortometraje de Shailaja Padidndale que se vende en youTube como un porno suave titulado “Mi primera vez” “Orgasmo”.

Y el empresario Sam Eapen pensó que “la visión diversa y una perspectiva distinta sobre el mismo asunto nos puede ayudar a entender mejor el tema”.

La directora Shailaja Padindala defendió la película afirmando que estimula las conversaciones importantes sobre el sexo y la sexualidad:

Conversations about these subjects must be encouraged and brought out of closed walls. When an individual is able to speak about it without feeling awkward or uncomfortable, it paves for a better understanding of it and thereby creating a healthy environment. The more you forbid something, more negative will be the repercussions.

Se deben promover y abrir las puertas a las conversaciones sobre estos temas. Cuando una persona puede hablar de sexo sin sentirse torpe o incómoda, se allana el camino para un mejor entendimiento y, por ende, se crea un ambiente saludable. Cuanto más se prohíbe algo, más negativas serán sus repercusiones.

Incluso publicó una nota en YouTube para explicar su postura:

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.