¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Camerún: El gobierno lanza campaña contra los medios sociales llamándolos “una nueva forma de terrorismo”

A train station in Douala Cameroon. Creative Commons photo by Z. NGNOGUE.

Estación de tren en Douala Camerún. Las redes sociales jugaron un rol fundamental en presentar una narrativa alternativa a la de las cuentas oficiales sobre el accidente de tren en la ciudad de Eséka, a unas 75 millas de la capital Yaundé. Foto bajo licencia Creative Commons de Z. NGNOGUE.

El gobierno de Camerún ha lanzado una campaña contra los medios sociales, que según el diario bajo control estatal, Cameroon Tribune, se están “convirtiendo rápidamente en una amenaza para la paz y un instrumento secreto de manipulación” promoviendo “la destrucción de la personalidad, la desestabilización de la opinión pública y deformación de los hechos, entre otros “.

Según el diario bilingüe, que publicó una edición especial titulada “Dérives sur les réseaux sociaux: la cote d’alerte” ( “La espiral descendente en los medios sociales ha alcanzado niveles alarmantes”):

A careful analysis of the situation tells of a phenomenon that is proving to be dangerous for society if no measures are taken to scale it down. This is important especially as elections are approaching. People with political ambitions may dive into it and use it to fight their opponents.

Un análisis cuidadoso de la situación habla de un fenómeno que está dando muestras de ser peligroso para la sociedad si no se toman medidas para controlarlo. Esto es particularmente importante porque se acercan las elecciones. Las personas con ambiciones políticas pueden sumergirse en ellos y usarlos para luchar contra sus oponentes.

Otros medios de comunicación del gobierno, en particular el canal estatal Camerún Radio y Televisión (CRTV), también se han unido a la campaña para destacar los supuestos males de los medios sociales y la necesidad de regular los medios sociales en Camerún. Este fue el caso, por ejemplo, de los noticiarios del 1 de noviembre, en inglés (audio disponible) y en francés (audio disponible).

¿Por qué ahora??

La causa inmediata de la indignación del gobierno fue el descarrilamiento de un tren en Eséka, aproximadamente 74 millas al oeste de la capital de Camerún, Yaundé, que dejó un saldo de al menos 80 muertos y más de 600 heridos, el 21 de octubre de 2016. Mientras que los usuarios de medios sociales rápidamente compartieron información sobre el siniestro en tiempo real, la reacción de los medios y funcionarios estatales fue lenta a la hora de responder e informar al público sobre el accidente. De hecho, fotos y videos de la tragedia ya se habían publicado en Facebook, Twitter y en otras plataformas de medios sociales cuando el gobierno y Camrail (una filial del grupo francés Bolloré que gestiona la red ferroviaria de Camerún) seguía negando el accidente.

Una vez que los funcionarios del gobierno finalmente reconocieron que había ocurrido un accidente ferroviario, las redes sociales desempeñaron un rol fundamental ofreciendo un relato alternativo al de las cuentas oficiales sobre el descarrilamiento, por ejemplo, sosteniendo que el hacinamiento y defectos en los coches fabricados en China fueron factores que probablemente contribuyeron al siniestro, no sólo la velocidad como afirmaron los funcionarios de Bolloré.

Por ejemplo, en un tuit irónico, @pahedipoula publicó una foto de uno de los vagones repleto de gente del desventurado tren:

#cameroun #Eseka “En el tren, todos estaban sentados”, según Camrail. Me encanta el humor de la gente de Bolloré.

Fue también principalmente en los medios sociales donde se plantearon preguntas acerca de la cifra oficial de muertos porque testigos directos del siniestro hablaron con amigos, familiares, y medios de comunicación locales y extranjeros. Por ejemplo, el programa interactivo de Radio Francia Internacional, Appels Actualité, tuiteó la declaración de un testigo que sostuvo que la cifra de muertos era más del triple que la oficial:

Ruben: “Por lo que pude ver, no había sólo 79 cadáveres, ¡eran al menos 200, 250!

Cabe destacar que muchos cameruneses criticaron al presidente Paul Biya en las redes sociales por lo que consideran una actitud tibia hacia la tragedia – el presidente no solo envió las condolencias desde Suiza (dicho sea de paso vía redes sociales), sino que tampoco regresó al país inmediatamente después del accidente. [Para un análisis detallado del papel de los medios sociales en llamar la atención sobre el accidente, ver el informe en francés de VoxAfrica televisión.]

El usuario @237 se lamentó: “Tragedia en Camerún. ¿Dónde está Paul Biya? Seguro que en un hotel de lujo en Ginebra burlándose de los camerunenses.”

Después de que desde Suiza el presidente Biya declaró un día de duelo nacional, el usuario de Twitter Yannick T arremetió: “¿Qué más sabe cómo hacer aparte de esto? Te has convertido en el Presidente del Hotel Intercontinental de Ginebra. Qué fiasco “.

Frente a acusaciones de negligencia, incompetencia e indiferencia presidencial, el gobierno se víctimizó:

Le sinistre d’Eséka s’est vite transformé pour certains en défouloir, un alibi commode, un exutoire rêvé pour asséner des coups, porter l’estocade, assouvir des appétits bassement politiciens… Des déclarations qui ne visaient manifestement qu’un seul objectif : accabler, embarrasser au maximum le chef de l’Etat et en tirer les dividendes politiques conséquents.

Algunos rápidamente transformaron la catástrofe de Eseka en una conveniente coartada, un canal ideal para atacar, para dar el golpe mortal y satisfacer sus infames apetitos políticos… [Sus] declaraciones obviamente tienen un solo objetivo: agobiar y avergonzar al máximo al presidente de la república y sacar provecho de las repercusiones políticas

Días después del accidente, en una rueda de prensa, el ministro de Comunicación y portavoz del Gobierno, Issa Tchiroma, respondió:

Les gens de l’internet sont en permanence fâchés… c’est leur nature… les réseaux sociaux ne nous inquiètent pas. C’est un espace qu’il faut rationnellement occuper.

Los usuarios de Internet están constantemente enojados … es su carácter … no nos molestan las redes sociales. En cualquier caso, es un espacio que hay que ocupar lógicamente.

Una “nueva forma de terrorismo”

La campaña contra las redes sociales se profundizó cuando el 10 de noviembre cuando, en un discurso ante el Parlamento, el Presidente de la Asamblea Nacional, Cavaye Djibril, se quejó del “malestar social” causado por los “efectos insidiosos de los medios sociales” en Camerún, al que calificó como “una nueva forma de terrorismo”:

Social media… is now being used for misinformation, and even intoxication and manipulation of consciences thereby instilling fear in the general public. In fact, it has become as dangerous as a missile… In a nutshell, social media has become a real social pandemic in Cameroon… I urge the appropriate authorities to see the pressing need to track down and neutralize the culprits of cybercrimes… we should know that there is a limit to freedom, for freedom without limit stifles freedom.

Los medios sociales … ahora se están utilizando para difundir información errónea, e incluso intoxicar y manipular conciencias, sembrando temor en el público en general. De hecho, se han vuelto tan peligrosos como un misil … En pocas palabras, los medios sociales se han convertido en una verdadera pandemia social en Camerún … Insto a las autoridades competentes para que analicen la imperiosa necesidad de localizar y neutralizar a los culpables de delitos cibernéticos … debemos saber que existe un límite a la libertad, porque la libertad sin límites sofoca la libertad.

La declaración del orador parecía confirmar las persistentes afirmaciones de que el gobierno está trabajando en un proyecto de ley para reprimir los comentarios en los medios sociales.

Una tradición de hostilidad y desconfianza hacia los medios sociales

Los recientes ataques contra los medios sociales en particular, e Internet en general, no son nuevos. El gobierno de Camerún ha tenido una política de larga data de hostilidad arraigada hacia el ciberespacio.

En 2014, el Director General de la Agencia Nacional de Tecnologías de la Información y Comunicación, ANTIC, reveló que la agencia supervisa constantemente los medios sociales para detectar contenidos ilícitos potencialmente peligrosos para la seguridad nacional y la imagen de Camerún.

En 2015, el propio presidente Biya siguió el ejemplo cuando advirtió contra la manipulación en línea durante su discurso anual del Día de la Juventud: “No se dejen engañar sobre todo por las aves de mal agüero, soñadores y entusiastas que convocan de manera virtual a la desestabilización a través de los medios sociales. Estos profetas irresponsables están buscando desesperadamente manipularlo “.

El presidente ordenó a su gabinete implementar una estrategia más proactiva de comunicación en los medios sociales a principios de este año. Esto fue posterior al escándalo del caso de Monique Koumatin en marzo de 2016, cuando usuarios de redes sociales expresaron su indignación por la muerte de una embarazada a la que le fue negado el acceso a un hospital local debido a su incapacidad para pagar la atención. De acuerdo a un informe del semanario con sede en París, Jeune Afrique, desde abril de 2016 sólo seis ministros en el gabinete Biya tenían páginas personales en Facebook, y sólo dos tenían cuenta en Twitter. La orden del presidente ha tenido hasta ahora un impacto limitado puesto que los funcionarios del gobierno están constantemente reaccionando ante los comentarios, en lugar de generar e iniciar eventos y conversaciones en línea.

Legislación sobre medios sociales en Camerún

A pesar de que Camerún no tiene leyes que se refieren específicamente a las redes sociales, una ley de 2010 relativa a la seguridad cibernética y la cibercriminalidad contiene dos artículos clave que sancionan la actividad en línea.

Según el artículo 77:
(1) Aquel que utilice medios de comunicación electrónica o sistemas de información para menospreciar la raza o religión será condenado con penas de prisión de 2 (dos) a 5 (cinco) años o multa de 2 000 000 (dos millones) a 5 000 000 (cinco millones) de CFA francos o ambas penas.

(2) Las penas previstas en el inciso 1 se duplicarán cuando la infracción se cometa con la intención de fomentar el odio y el desprecio entre los ciudadanos.

Según el artículo 78:
(1) Aquel que utilice medios de comunicación electrónica o sistemas de información para diseñar, publicar o propagar información sin ser capaz de dar fe de su veracidad o probar que dicha información es verdadera será penado con prisión de 6 (seis) meses a 2 (dos) años or multa de 5,000,000 (cinco millones) a 10,000,000 (diez millones) de francos CFA o ambas penas en conjunto.

(2) Las penas previstas en el inciso 1 se duplicarán cuando la infracción sea cometida con el objetivo de alterar el orden público

Aumenta el uso de Internet y redes sociales

Según Internet World Stats (IWS), un sitio web que rastrea el uso regional y global de Internet, en junio de 2016 había alrededor de 4,3 millones de usuarios de Internet en Camerún, con una tasa de penetración de Internet del 17,7% (frente al 6,4% en 2013).

De acuerdo con una reciente encuesta realizada por Mediametrie, una empresa francesa de medición de audiencia, Facebook es la plataforma de medios sociales más popular en el país (IWS pone el número de usuarios de Facebook a 2.100.000), seguido de Google+, Instagram, Twitter y LinkedIn. La encuesta revela que el 73,3% de las personas s entre 15 y 24 años tienen cuentas de redes sociales.

Los medios sociales se están convirtiendo cada vez más un punto de encuentro para aquellos que quieren un cambio en el timón del Estado. No es de sorprender, por lo tanto, que el régimen de Biya considere a las redes sociales como un espacio subversivo que no se debe dejar de controlar.

El Estado de Camerún está firmemente comprometido con la lucha contra los medios sociales a fin de preservar la imagen del país.

Parece que para el régimen de Biya, los usuarios de medios sociales deben ser cooptados o bien forzados a la sumisión si desean continuar expresando sus opiniones en línea.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.