¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Jamaica: Un caso de abuso sexual revela las deficiencias de la respuesta policial ante la violencia de género

T-shirts and banners emblazoned with anti-gender-based violence messages at the #Beyond16Days Awareness Walk in Hope Gardens, Kingston on December 11, 2016. The event was a partnership between WE-Change, FiWiJamaica and Mary Seacole Hall's Clothesline Project at the University of the West Indies' Mona Campus. Photo by PRIDEja Magazine, used with permission.

Camisetas y pancartas se exhiben con mensajes de violencia de género en la #Beyond16Days Awareness Walk (Caminata Más allá de los 16 días para la Concientización) en Hope Gardens, Kingston, el 11 de diciembre de 2016. Un evento conjunto de WE-Change, FiWiJamaica y el Proyecto de Tendedero Mary Seacole Hall en el Campus de la Universidad de las Antillas Occidentales, localizado en Mona. Foto de la revista PRIDEja, usada con permiso.

Al finalizar la campaña de los 16 días de activismo de las Naciones Unidas en el Día Internacional de los Derechos Humanos, en Jamaica todavía existen motivos de preocupación en relación al tema de la violencia de género.

Como lo demostró a principios de diciembre el caso de una adolescente de 14 años, secuestrada y violada en Kingston. Cuando relató su calvario a la policía, la llevaron a la casa  donde se cometió el crimen y trasladaron con el presunto violador en el mismo vehículo policial. Al llegar a la estación de policía, el hombre desapareció misteriosamente, supuestamente a causa de unas esposas defectuosas.

El incidente no solo apuntó al continuo problema del abuso sexual de niñas menores de edad – que, según Joy Crawford de la organización no gubernamental Eve for Life, no ha disminuido, sino que planteó también serios problemas sobre cómo la policía trata a las víctimas de violación.

El bloguero Dennis Jones habló sin rodeos sobre el tema, viéndolo como un ejemplo de ineficiencia e incompetencia policial. En una carta al editor, escribió:

A 14-year-old is raped, and a suspect is caught, and the two people are transported TOGETHER to the police station. What could go wrong? Everything! And it did. The culprit escaped from a set of defective handcuffs. Result: a traumatised family and a police force with a severe case of egg on face.

Una joven de 14 años es violada y un sospechoso es atrapado; y las dos personas son trasladadas JUNTAS a la estación de policía. ¿Qué podría salir mal? ¡Todo! Y así fue. El culpable escapó gracias a un par de esposas defectuosas. Resultado: una familia traumatizada y una fuerza policial en graves dificultades.

Amplió el tema en su blog, concluyendo:

People have in their sights an escalating murder rate, but my concern is that the many little things that the police are supposed to do daily and in dealing with a wide range of matters of public order keep showing them up to be less than competent. For an economist, it would be an easy thing to argue the the function of policing ought to be taken away from the body that is now in charge of it.

Governments, rightly, are wary of tampering with police powers, but at some stage, with any organization, one has to ask if the present set-up can take you where you want to go.

La gente se concentra en la creciente tasa de asesinatos, pero mi preocupación está en que tanto en las pequeñas cosas cotidianas que la policía se supone que debe de hacer, como en una amplia gama de asuntos de orden público demuestra no ser competente. Para un economista, sería fácil argumentar que el cuerpo que hoy tiene a su cargo la actividad policial debe ser apartado.

Los gobiernos, con razón, son cautelosos al manipular los poderes de la policía, pero en algún momento, con cualquier organización, uno tiene que preguntar si el actual equipo puede llevarte a donde quieres ir.

La activista de derechos humanos y bloguera Susan Goffe consideró que este caso denunciado podría ser la punta del iceberg, ya que muchos casos de violación no se denuncian:

Ahora sabemos de este caso; cuántos casos similares hay que no sabemos. Aterrador.

En una entrada del blog en el sitio web UNICEF Jamaica, el joven abogado Adley Duncan compartió una larga serie de sus propios tuits que describen el agotador y traumático procedimiento que comienza cuando una persona denuncia una violación. Inició la lista diciendo:

Many girls (and boys) find themselves in cycles of sexual abuse. It is a horrendous rite of passage for many young persons in Jamaica. Some of the people we know, even our friends, might be fighting personal battles they feel unable to speak about.

Child victims of abuse grow into adults, bearing the abominable consequences of harm. They are, throughout their lives, reminded by triggers of the abuse they experienced, often at the hands of adults responsible for protecting them.

Statistics from the Office of the Children’s Registry suggest that only one adult in ten reports child abuse brought to his or her attention. The 9 in 10 who make no report reflect the pernicious Jamaican culture of silence.

My involvement in the justice system as a criminal law practitioner gives me some familiarity with some harsh Jamaican realities for children.

Muchas niñas (y niños) se encuentran en ciclos de abuso sexual. Es un horrendo rito de paso para mucho jóvenes en Jamaica. Algunas de las personas que conocemos, incluso nuestros amigos, pueden estar luchando batallas personales de las que no se sienten capaces de hablar.

Los niños víctimas de abuso se convierten en adultos, soportando las consecuencias abominables del daño. A lo largo de sus vidas, se les recuerda el detonante del abuso que experimentaron, a menudo adultos responsables de protegerlos.

Las estadísticas de la Oficina de Registro de la Niñez sugieren que solo un adulto de diez denuncia que el maltrato infantil ha sido objeto de su atención. Los 9 de cada 10 que no hacen ninguna denuncia reflejan la perniciosa cultura jamaiquina del silencio.

Mi participación en el sistema judicial como practicante de derecho penal me da cierta familiaridad con algunas duras realidades jamaiquinas para los niños.

Este año, la campaña 16 días de activismo de la ONU fue particularmente activa en Jamaica, con muchos eventos que reflejaban diferentes aspectos de la violencia contra las mujeres. Sin embargo, aunque el período especificado ha culminado, el trasfondo de la violencia de género persiste y periódicamente aparece en los medios de comunicación. Una jamaiquina tuiteó:

Un hombre se da a la fuga después de golpear supuestamente a su exnovia hasta la muerte. La violencia doméstica es ahora una epidemia. Las mujeres no son propiedades.

En contraste con la respuesta en Jamaica al aumento de la violencia contra las mujeres y la creciente tasa de delincuencia en general con la reacción del vecino país Trinidad y Tobago, la bloguera Annie Paul compartió en Facebook:

What's remarkable to me is how Trinis are mobilizing against high murder rate in their country, motivated by yet another killing of a young woman whose body was discovered a couple of days ago while we do…NOTHING but make excuses about men being abused [too]. Where are the battered, murdered male bodies pray?!

Lo que es notable para mi es cómo Trinidad se está movilizando contra la alta tasa de homicidios en su país, motivados por otro asesinato de una joven cuyo cuerpo fue descubierto hace un par de días  mientras que nosotros no hacemos… NADA, pero inventamos excusas sobre los hombres que son abusados [también]. ¿Dónde están los cuerpos de aquellos maltratados y asesinados?

Tamika Pommells-Williams, a survivor of gender-based violence, speaks at the WE-Change "Orange Lights" event at Devon House in Kingston, on December 4, 2016. Photo by PRIDEja Magazine, used with permission.

Tamika Pommells-Williams, una sobreviviente de violencia de género, habla en el evento WE-Change “Orange Lights” en Devon House en Kingston, el 04 de diciembre de 2016. Foto de la revista PRIDEja, usada con permiso.

Mientras que la ministra de Asuntos de Género Olivia Grange expresó su indignación por la magnitud y la persistencia del problema, las organizaciones no gubernamentales tales como WE-Change organizaron una serie de eventos especiales, charlas a través de tuits y otras actividades para generar conciencia en y más allá de los medios sociales.

Entre estos, la segunda edición de “Orange Lights” (un evento de cuentos co-patrocinado por la Oficina de la ONU Mujeres del Caribe), sobrevivientes de violencia de género compartieron sus historias a través de poesía, prosa y música. Tamika Pommels-Williams, una sobreviviente jamaiquina de violencia de género y autora del reciente libro “Unearthing the Diamond” en el que relata su trauma de infancia, compartió en Facebook y agradeció a los medios de comunicación por su apoyo:

I am really happy to see the media highlighting Unearthing The Diamond and by extension the elimination of violence towards women and girls […] there is a change in the air. Finally this taboo topic is being highlighted. Spoken about in public and giv[ing] women in hiding a voice. […] No need to stay in hiding. I am free at last. It is great to be in the open.

Estoy muy feliz de ver que los medios de comunicación destacan Unearthing The Diamond y por extensión la eliminación de la violencia hacia las mujeres y niñas […] hay un cambio en el aire. Finalmente este tema tabú está siendo resaltado. Habla en público y da a las mujeres que se escoden una voz. […] No hay necesidad de permanecer escondida. Al fin soy libre. Es estupendo estar al aire libre.

Members of the audience listening sadly to the many accounts of violence against women and girls in Jamaica. The "Orange Lights" event was held by WE-Change at Devon House in Kingston. Photo by PRIDEja Magazine, used with permission.

Miembros de la audiencia escuchan con tristeza los numerosos relatos de violencia contra mujeres y niñas en Jamaica. El evento “Orange Lights” fue organizado por WE-Change en Devon House en Kingston. Foto de la revista PRIDEja, usada con permiso.

Sin embargo, hay mucho trabajo por hacer. En reconocimiento de esto, una etiqueta #Beyond16Days (Más allá de los 16 días) parecía apropiada para Jamaica y para otros lugares. WE-Change organizó una Caminata de Concientización contra la Violencia a Mujeres en Hope Gardens, el domingo 11 de diciembre de 2016. La revista PrideJA tuiteó:

Tendencias #PRiDEJARadio es un encuentro de amor: #Beyond16Days – Un llamado para crear conciencia sobre la violencia contra las mujeres más allá de los 16 días de activismo.

Mientras tanto, la Oficina del Defensor de los Niños dice que está investigando la violación de la joven y el modo en que la policía manejó el caso.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.