¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Dos jóvenes activistas condenados a diez años de prisión por hacer grafitis en estatua de patriarca de Azerbaiyán

 

Stamp commemorating Heydar Aliyev's meeting with Russian leader Vladimir Putin in 2001. He died in late 2003. Creative commons.

Estampilla conmemorativa del encuentro de Heydar Aliyev con el líder ruso Vladimir Putin en Bakú en 2001. Aliyev murió a fines del 2003. Creative Commons.

El 8 de diciembre, un tribunal en Bakú, capital de Azerbaiyán, condenó a Bayram Mammadov, activista de 21 años, a diez años de prisión por tráfico de narcóticos. Es muy probable que los cargos que se le imputaban sean falsos. La mayoría cree que su verdadero delito fue escribir grafitis en una estatua del exlíder fallecido Heydar Aliyev, que también es padre del actual autócrata, Ilham Aliyev.

Pocas semanas antes, Giyas Ibrahimov, otro joven activista de 22 años, fue sentenciado a diez años de cárcel acusado de los mismos delitos. Los seguidores de Ibrahimov creen que también fue castigado por pintarrajear la estatua de Aliyev junto a Mammadov.

Torturados y en prisión por grafiti. Bayran y Giyas, Azerbaiyán.
——
Día triste para los jóvenes en Azerbaiyán, otros miembros de [Movimiento Cívico] N!DA es sentenciado a 10 años de prisión.

Bayram Mammadov, joven activista político que fue detenido el 10 de mayo por cargos de drogas después de escribir consignas en la estatua de Heydar Aliyev, fue condenado a 10 años de prisión.
———-
Bayram Mammadov, otro activista de N!DA, fue sentenciado a diez años de cárcel por grafiti.

Tribunal de Azerbaiyán acaba de sentenciar al activista Bayram Mammadov a diez años de cárcel por protestar con grafiti. Toma acción ya.

La familia Aliyev ha gobernado Azerbaiyán desde antes de la independencia en 1991, y es ampliamente considerada uno de los clanes políticos más completamente corruptos en la ex Unión Soviética. Heydar Aliyev es la patriarca de la familia y es un símbolo del estado de facto, y los simpatizantes de su régimen a veces lo comparan con Kemal Ataturk, fundador de la moderna Turquía.

N!DA, que significa “signo de exclamación” en azerbaiyano, se formó con siete jóvenes en 2011. N!DA promueve cambios políticos y sociales en la sociedad a través de iniciativas centradas en la educación. Dos años después de su creación, los principales líderes del movimiento fueron atacados, arrestados y luego recibieron largas sentencias condenatorias.

Al día de hoy, siete de los ocho arrestados originalmente han sido puestos en libertad. Pero nuevas condenas, como las dictadas contra Mammadov e Ibrahimov, indican que el movimiento sigue estando en el centro de atención de las autoridades.

Por provocar a un régimen rico en petróleo que niega los derechos civiles de sus ciudadanos y reprime sus oportunidades, ambos pasarán los mejores años de su vida en prisión.

Torturados y encarcelados, pero sin arrepentimiento

Ibraimov ya ha afirmado que fue torturado cuando estuvo detenido. En una carta enviada desde prisión, escribió:

I was beaten again as the policemen tried to force me to accept the drug charges. I told them that I had never seen narcotics in my life and they could not arrest me simply for having taken a photo [of the graffiti on the statue]. As a result, they beat me harder and demanded that I accept the charges. They swore at me and insulted me. They took my pants off and threatened to ‘immorally’ use a bat on me – that is, to rape me. I had no choice but to accept the charges. I ‘confessed’ and signed the testimony that was provided for me.

Me volvieron a golpear cuando los policías trataban de obligarme a aceptar las acusaciones por drogas. Les dije que nunca había visto narcóticos en mi vida y que no podían arrestarme simplemente por haber tomado una foto [del grafiti en la estatua]. Como resultado, me golpearon más fuerte y exigieron que aceptara las acusaciones. Me maldijeron y me insultaron. Me sacaron los pantalones y amenazaron con usar ‘inmoralmente’ un bate conmigo –es decir, violarme. No tuve más opción que aceptar las acusaciones. ‘Confesé’ y firmé el testimonio que me dieron.

A su vez, Bayram Mammadov dio un poderoso discurso antes de su sentencia, donde dijo que era más honorable pasar tiempo en la cárcel que confesar un delito que no había cometido y arrodillarse ante el régimen en televisión estatal.

I regret nothing. If I could I would do it again. I don’t want to be remembered by apologising in my final statement. I refuse to see myself as a prisoner. I am a lover of freedom.

No me arrepiento de nada. Lo volvería a hacer. No quiero que me recuerden por disculparme en mi declaración final. Me niego a verme como prisionero. Soy un amante de la libertad

Pero al juez no le interesó escuchar a Mammadov ni dejarlo terminar:

Hakim Bayram Məmmədova son sözünü deməyə imkan vermədi. Hal hazırda hökm oxunur. Bayramın əlləri arxadan qandallıdır.

El juez no le permitió a Bayram Mammadov terminar sus palabras finales. En este momento, está leyendo su sentencia. Las manos de Bayram están esposadas por detrás.

Represión de muchos años

Luego del arresto de Ibrahimov, su madre se unió a Amnistía Internacional EE.UU. y preparó este video sobre su hijo y las acusaciones falsas que pesan sobre él y sobre Mammadov.

Mi hijo enfrenta 12 años de prisión. Dice que lo han golpeado, torturado y obligado a confesar posesión de drogas, pero solamente lo interrogaron sobre lo que escribió en una estatua. Giyas Ibrahimov y su amigo Bayram Mammadov pintaron con aerosol lemas políticos en una estatua del fallecido presidente Heydar Aliyev. “Feliz Día de la Esclavitud” y “A la mi**da el sistema”. Al día siguiente, los golpearon y amenazaron con un ataque sexual y obligados a decir que tenían heroína. En Azerbaiyán es una práctica común difamar a los activistas con acusaciones sobre drogas. “Mantente fuerte, hijo mío”. Escrito al presidente de Azerbaiyán, se le pide que garantice que Bayram y Giyas sean puestos en libertad inmediatamente.

En una declaración conjunta emitida el 6 de diciembre, un grupo de organizaciones de derechos dieron a conocer una carta donde pedían al gobierno de Azerbaiyán que terminara con los procesos y tortura con motivación política, y que derogara las leyes que penalizan la discrepancia y la libre expresión y que pusiera en libertad a ambos jóvenes.

Pero aparentemente, las autoridades en Azerbaiyán no tienen intenciones de reducir las represiones a los derechos que se han intensificado con una depresión económica vinculada con los precios del petróleo que cayeron en el 2014.

Al contrario, están presentando leyes más severas. El 29 de noviembre, el Parlamento de Azerbaiyán hizo de la difamación en línea del presidente un delito sancionable con penas de prisión de hasta tres años. Las multas por el mismo delito oscilan entre USD569 y USD853 en un país donde el sueldo mínimo es de USD76 al mes.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.