¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

La sátira política regresa a la TV rusa, esterilizada como siempre

Image: Dmitry Smirnov / Twitter

Imagen: Dmitry Smirnov / Twitter

El dictador checheno Ramzan Kadyrov, cuyo régimen tiene múltiples acusaciones por violar los derechos humanos, se ha convertido en el comediante estrella de un programa de la televisión rusa. O mejor dicho, la caracterización de Kadyrov del comediante Mikhail Galustyan ha sorprendido y entretenido a los millones que sintonizaron este fin de semana la transmisión del 55 aniversario del club de comedia ruso “KVN”.

La parodia política, es peligrosa en Rusia, donde se considera que la última sátira desmesurada en la pequeña pantalla ha sido el programa de televisión “Kukly” (Títeres), que fue sacado del aire hace más de 14 años, cuando el Kremlin supuestamente se cansó de ser objeto de burlas de manera tan abierta.

Kukly es a menudo comparado con el programa estadounidense “The Daily Show” – una comparación basada en que ambos se burlan de figuras públicas, pero que no tiene en cuenta las llamativas marionetas protagonistas de Kukly, y el guión poco sutil en tono de comedia que los autores usaron para burlarse de Boris Yeltsin y más tarde, de Vladimir Putin.

Años después de que sacaron del aire a Kukly, la parodia política rusa parecía estar regresando lentamente. A principios de la década de 2010, antes del anuncio de Dmitry Medvedev de su renuncia a la presidencia para permitir el regreso de Vladimir Putin, la atmósfera parecía estar cambiando, Ellen Barry escribió en aquel momento. Para sorpresa de muchos, la cadena televisiva estatal Canal Uno transmitió un segmento musical especial que se burlaba del presidente Medvedev y el primer ministro Putin el día de Año Nuevo en 2010.

Se trató de una parodia liviana, por no decir más. Mostraba dibujos animados de Medvedev y Putin bailando en la Plaza Roja, tocando instrumentos y sacudiendo el trasero, mientras entonaban divertidas canciones dedicadas a los adversarios del Kremlin, como la Casa Blanca, el presidente de Ucrania, Viktor Yushchenko, entre otros. El dúo incluso volvió al año siguiente, habiéndose ganado un lugar como asiduos visitantes, aunque un tanto aburridos, de un programa dedicado al humor “seguro” que se burlaba de los enemigos geopolíticos de Moscú.

La serie de dibujos animados que nos regaló la imagen del dúo del Kremlin bailando y cantando, junto con otro popular programa de televisión llamado “Prozhektorperiskhilton”, también basado en bromas sobre los acontecimientos actuales, no duraron más allá de 2013 – el año del regreso de Putin como comandante en jefe .

Durante el transcurso del tercer mandato de Putin como presidente, Rusia ha sido testigo de transformaciones increíbles en el país y en el extranjero. El relativo deshielo de las relaciones bajo la administración Medvedev dio paso a una represión política en el país, y la nueva disposición de Moscú de sostener las intervenciones militares fuera de sus fronteras ha cambiado la forma en que muchos ven en el mapa del mundo.

Una vez superadas las elecciones parlamentarias de septiembre en Rusia , ahora la discusión política nacional está centrada en el 2018, cuando, según se espera, Vladimir Putin se postule para un cuarto mandato, allanando el camino para otros seis años en el poder – extendiendo su mandato presidencial hasta 2024 , cuando Putin cumpla 72.

Frente a la perspectiva de una hegemonía de 25 años de un político cada vez más reaccionario, los rusos se sorprendieron, lógicamente, este fin de semana de ver al comediante Mikhail Galustyan en la televisión caracterizado como Ramzan Kadyrov, el brutal dictador de Chechenia. Vestido como Kadyrov, murmurando con acento checheno, y pavoneándose en el escenario, Galustyan hizo un excelente trabajo simulando ser el gobernante checheno.

Y, por cierto, el presidente Vladimir Putin que estaba entre el público, se reía cortésmente.

“Dije directamente que Trump ganaría.” “Putin” y “Kadyrov” en el festejo del aniversario de KVN. ~Dmitry Smirnov

Al igual que las parodias que aparecieron en la televisión rusa desde que el Kremlin eliminó los programas de genuina sátira a principios de la década de 2000, la representación de Galustyan fue en gran medida anodina.

Lo más destacado fue probablemente cuando Galustyan en el papel de Kadyrov, en un gesto grosero, se limpió la mano en la pierna del pantalón, antes de saludar al conductor del programa. La broma probablemente pretendió aludir a que Kadyrov es un hombre poco refinado, cuyas manos pueden estar sucias por el trabajo en cualquier momento. Sin embargo, si se interpreta de otra manera, podría haber dado a entender que Kadyrov tiene las manos sucias en un sentido más simbólico. (El columnista Oleg Kashin parecía, al menos, disfrutar de esa posible interpretación.)

La historia no terminó con la emisión del programa de televisión, no obstante. Un día después de que la parodia de Galustyan salió al aire, el propio Ramzan Kadyrov afirmo en las redes sociales que había ayudado al cómico a preparar el sketch, al parecer ensayando con él en dos oportunidades, y suministrándole la ropa que usó en el escenario.”El acento estaba bien”, explicó Kadyrov en Vkontakte. “Él es el maestro en esto. Le dije que no lo hiciera muy difícil ¡para que los espectadores pudieran adivinar a quién estaba imitando! “

Después de que el Canal Uno emitió el material que muestra a Galustyan representando a Kadyrov , algunos usuarios de medios sociales escribieron que estaban preocupados por la seguridad personal del comediante, insinuando que el gobernante checheno podría buscar venganza por considerarse agraviado.

Sin embargo, Galustyan aparentemente está bien.

Y Ramzan Kadyrov está contentísimo.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.