¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Conversando con Hooman Majd, un puente entre Irán y los EE. UU.

Hooman Majd has been known to be the "voice of Iran" to the western world. Portrait of Majd by Ken Browar, used with permission.

Hooman Majd conocido como “la voz de Irán” en el mundo occidental. Retrato de Majd por Ken Browar, usado con autorización.

Esta es la sexta en una serie de entrevistas con periodistas y escritores iraníes que han dedicado sus carreras a transmitir las complejidades y contradicciones de Irán a aquellos que se encuentran fuera del país. Lea la serie completa aquí.

Comencé esta serie  de entrevistas en marzo del 2015, en la época en que el acuerdo nuclear iraní estaba recibiendo considerable atención en los medios de comunicación internacionales. Mientras el mundo debatía las negociaciones y relaciones entre Irán y el resto del mundo sobre su programa nuclear, la alternativa era considerada a menudo como una agresión, y a veces, como la guerra entre Irán y algunos países occidentales como los Estados Unidos. En medio de estas consideraciones geopolíticas, me senté con un grupo de escritores y periodistas. Algunos trabajaban para empresas de medios de comunicación financiados por los Estados Unidos como RFE/RL; otros pertenecían a medios de comunicación de habla inglesa independientes como The Guardian. Lo que todos estos escritores tenían en común era el hecho de que, en medio de malas interpretaciones, han dedicado sus carreras a captar y explicar la cultura iraní, su política y sociedad al resto del mundo.

Estamos en un punto decisivo para la política exterior estadounidense. A tan solo unas semanas del final de la presidencia de Obama, hay una fuerte posibilidad de que los Estados Unidos se aleje del decisivo proyecto de acercamiento con su viejo enemigo, la República Islámica de Irán. En los albores de la presidencia de Donald Trump, que ya da muestras de un peculiar lado beligerante y de mano dura del republicanismo, pensé que sería un momento oportuno para sentarse con el periodista y autor Hooman Majd.

Mientras algunos críticos han empezado a considerar a Majd como alguien que se disculpa en el nombre del gobierno iraní por sus aspectos más inhumanos, su perspectiva sobre Irán salió a relucir durante la era de Bush, cuando la retórica de agresión en contra del gobierno iraní se convirtió, a principios del 2000, en un sello distintivo de cómo los medios de comunicación representaban la política exterior de Irán. Irán fue apuntado como uno de los países que formaron el ‘Eje del Mal‘ post 9/11 de Bush, pese a no haber tenido ningun vínculo con el trágico acontecimiento.

Hooman Majd on Daily Show in 2008, discussing life for Iranians after returning to the U.S. from Iran. Screenshot from Comedy Central Daily Show archives.

Hooman Majd en The Daily Show con el anfitrión Jon Stewart en el 2008. Captura de pantalla del los archivos del show en Comedy Central.

Durante una aparición en el Daily Show with Jon Stewart en el 2008, Majd le dijo a Stewart que los estadounidenses “no tienen una percepción clara de Irán y del pueblo iraní”. En consonancia con el sentir de la época, Stewart respondió en broma, “Pero igual nos gustaría bombardearlos… ¿cuánto tiempo debemos conocerlos antes de bombardearlos?”.

Aunque a menudo él critica ciertos absurdos iraníes, como la negación del Holocausto pronunciada por el Presidente Ahmadinejad, Majd jugó un papel especial durante ese período ya que humanizó las imagenes del pueblo y de la cultura de Irán. Esto ocurrió en un entorno propenso al ‘cambio de régimen’ que designaba Irán como el próximo campo de batalla de Estados Unidos en la “guerra contra el terror’.

El hombre más interesante del mundo, @hmajd, quien al mismo tiempo redacta el tratado de Irán y envía un email a su sastre.

Así pues, nuestra serie de entrevistas se reanuda aquí, con Majd, el iraní-estadounidense más querido por los principales medios de comunicación de la era post-Trump. Él es uno de los pocos comentaristas y analistas iraníes que escribe para Vanity Fair, y aparece en GQ magazine. Pariente del ex presidente reformista, Mahmud Khatami, es ahora conocido como ‘La voz de habla inglesa‘ de los funcionarios iraníes. Fue traductor y asesor de los presidentes Khatami y Ahmadineyad en sus visitas a las Naciones Unidas en Nueva York — el público anglófono reconoció el acento estadounidense de Majd durante los discursos de ambos presidentes en la Asamblea General de la ONU. Majd dirigió y produjo, conjuntamente con la NBC y algunos medios de comunicación estadounidenses, las primeras entrevistas con el actual presidente moderado, Hassan Rouhani, tras ser elegido en el 2013.

The last time I was in Iran was 2013, when I worked with NBC and Ann Curry, and arranged for their interview. Ann and I worked together in 2009 right before the election, for a documentary for Dateline. Rouhani ended up doing two interviews with Ann, [the] second interview in 2014 was when I couldn’t personally go to Iran, so I worked on it from Dubai.

La última vez que estuve en Irán fue en el 2013, cuando trabajé con la NBC y Ann Curry, organizando una entrevista. Ann y yo trabajamos juntos en el 2009, justo antes de las elecciones, en un documental para Dateline. Rouhani terminó haciendo dos entrevistas con Ann, No pude viajar a Irán personalmente para [la] segunda entrevista en el 2014 , pero trabajé en ella desde Dubai.

Majd se ha forjado un nombre por sí mismo, predominantemente como ciudadano iraní. Sin embargo, él se identifica como uno de los pocos miembros de la diáspora iraní de la pre-revolución.

I am unique in the Iranian diaspora. I'm almost 60 years old. Most Iranians my age emigrated after the revolution with an intimate attachment to the culture of Iran. I grew up in the west prior to the Islamic Revolution. There are only a handful like me –Baha'i who lived abroad as missionaries, some students, and small number of doctors, and that was it. The revolution changed that. My parents were both Iranian, so I had a close taste of Iranian culture, but much of it's alien to me…which makes it difficult for me to live there permanently. I went for my last book, and it was the first time as an adult that I experienced Iran as a place to live day to day. I would like to go back, but not to live.

Yo soy único en la diáspora iraní. Tengo casi 60 años. La mayoría de los iraníes de mi edad emigró después de la revolución manteniendo un íntimo apego a la cultura de Irán. Yo crecí en occidente antes de la Revolución Islámica. Existen tan sólo un puñado como yo — los Baha'i que vivían en el extranjero como misioneros, algunos estudiantes, un reducido número de médicos, y eso es todo. La revolución cambió eso. Mis padres eran ambos iraníes, así que pude experimentar la cultura iraní, aunque es ajena a mí en su mayoría… lo que me dificulta el vivir allí permanentemente. Viajé para allá durante mi último libro, y fue la primera vez que experimenté Irán como adulto viviendo allí. Me gustaría volver, pero no para vivir.

La posición de Majd como figura “puente” con Irán se debe, probablemente, a su identidad única que está simultáneamente conectada a Irán, pero también es decididamente estadounidense en crianza y experiencia. Analistas y comentaristas iraníes provienen de una variedad de culturas e ideologías políticas, pero ninguno de ellos ha ocupado el espacio de la misma forma en que lo ha hecho Majd.

My writing career happened after my career in the entertainment and music business. I'm not an academic…the popular culture aspect of my writing is because of my background and also what I tend to be interested in.

When I was in the music business…I was at Island records until 1998. The founder of Island Records, Chris Blackwell, started a film, audio and visual company, and wasn't able to get financing, so I decided from college onwards to do what I liked to do best, which is write. I was publishing short stories, but I abandoned writing while in the industry. Because of my contacts in the entertainment side of journalism I was able to get published…the Iran thing started when the editors of GQ asked me to write about Iran…and ever since then I was pigeonholed with writing about Iran.

Mi carrera como escritor ocurrió después de mi carrera en el negocio de la música y el entretenimiento. Yo no soy un académico… el aspecto de cultura popular reflejado en mis artíulos se debe a mi experiencia y a mis intereses.

Cuando yo estaba en el negocio de la música… trabajé para Island Records hasta el año 1998. El fundador de Island Records, Chris Blackwell, creó una compañía audiovisual de películas, pero no fue capaz de conseguir financiamiento, así que decidí que, de allí en adelante, haría lo que más me gustaba, escribir. Me didiqué a publicar historias cortas, pero abandoné la escritura, mientras trabajaba en esa industrial. Gracias a mis contactos en el lado del entretenimiento del periodismo pude conseguir que me publicaran… lo de Irán comenzó cuando uno de los editores de GQ me pidió que escribiera acerca de Irán… y desde entonces me dediqué a escribir sobre Irán.

Dada su presencia en puestos típicamente desempeñados por académicos o geeks de política, le pregunté si su experiencia en la industria del entretenimiento afectó la forma en que él fue percibido por los iraníes.

That doesn’t really come up. Particularly in the Iranian-American community, if it comes up, it's because they are curious about it. Inside of Iran, the government had this weird assumption, and even among ordinary Iranians in the country, that I’m an academic and I have a PhD, and I have to correct them. People assume that because I’m an analyst and a author. Most Iranians inside Iran haven't read my books, except for the security services, of course. The things anyone in Iran has noticed are op-eds in the New York Times, or articles in Foreign Policy — you know, the drier stuff I wrote on the nuclear negotiations which could have easily been written by an academic.

Eso realmente no pasa. Particularmente en la comunidad iraní-estadounidense, cuando pasa, es porque sienten curiosidad. Dentro de Irán, el Gobierno tiene la extraña idea, compartida incluso por iraníes comunes y corrientes, de que soy un académico, que tengo un doctorado, y que por eso les puedo corregir. La gente asume eso porque soy analista y escritor. La mayoría de los iraníes dentro de Irán no han leído mis libros, excepto, por supuesto, los servicios de seguridad. Las cosas que todos en Irán han notado son mis artículos de opinión en el New York Times, o mis artículos sobre política exterior — así como los artículos técnicos que he escrito sobre las negociaciones nucleares que podrían fácilmente haber sido escritos por un experto.

Aún cuando Mjad ha pasado la mayoría de su vida en los Estados Unidos, ha cultivado conexiones con gente importante de la élite iraní. Fueron estos canales los que le aconsejaron no volver a Irán después del 2013, debido a razones que prefirió no discutir.

Sus conexiones más fuertes son con los reformistas de Irán, una facción política que se formó durante la administración del ex Presidente Mohamad Khatami. Estas son las personas que creen en la revolución de 1979 y el sistema de la República Islámica, pero que también están a favor de los ideales progresistas de la libertad y la democracia en el sistema islámico. Cuando se le preguntó si, a pesar de su experiencia secular estadounidense, él se considera a sí mismo como un reformista, Majd nos dijo:

A wide swath of conservatives are opposed to the ‘reform movement’ because they don’t want to move the revolution forward with civil rights and human rights…. Now Rouhani is not part of the reform movement — he's a moderate — but he's adopted those policies, and taken them on his government. And it's natural for someone who doesn’t live in Iran to look to the values of the reformists. Their politics, which I support, tend to be close to what I believe in western democracies, with the understanding that there are many differences in cultural democracy, and western democracy is not possible given Iran's demographics, with adjustments for people who don’t want to be like the west. For me the reformists are people who don’t like the status quo on women’s rights, freedoms, political reforms, and want to make Iran a more transparent political system.

Una amplia franja de los conservadores se oponen al movimiento de ‘reforma’ porque no quieren hacer avanzar la revolución con los derechos civiles y los derechos humanos… Ahora Rouhani no es parte del movimiento de reforma — él es moderado — pero ha adoptado esas políticas en su gobierno. Y es natural para alguien que no vive en Irán el buscar los valores de los reformistas. Su política, la cual apoyo, se relaciona más con lo que creemos en las democracias occidentales, con el entendido de que hay muchas diferencias entre la democracia cultural, y la democracia occidental no es posible dada la demografía de Irán, con ajustes para la gente que no quiere ser como occidente. Para mí los reformistas son personas a quienes no les gusta el status quo en los derechos de las mujeres, libertades, reformas políticas, y quieren convertir a Irán en un sistema político más transparente.

A veces resulta difícil navegar por las diferentes facciones políticas dentro de Irán, y colocar al actual presidente moderado Rouhani dentro de esta matriz puede ser una tarea difícil. Majd considera a Rouhani como una mejora considerable en comparación con su predecesor Ahmadinejad, pero nos dice:

…there’s a long way to go, and I think apart from his words, he's chosen to not battle hardliners, and you can seen how they undermine his presidency through arrests, blocking freedoms in the arts. And he’s chosen not to go head to head on this. He’s up for re-election next spring. If he's successful, which most likely will happen, he will have more room to try to move some of these things ahead, including getting prisoners released.

…hay un largo camino por recorrer y creo que, a pesar de sus palabras, él ha elegido no combatir a los radicales, y usted puede ver cómo ellos socavan su presidencia a través de los arrestos, y el bloqueo de las libertades en las artes. El ha decidido no enfrentarlos. El se postulará para la re-elección en la próxima primavera. Si tiene éxito, lo que probablemente ocurrirá, tendrá más espacio para intentar aprobar algunas cosas, entre ellas, la liberación de prisioneros.

Acerca del resultado de las elecciones presidenciales de mayo del 2017, Majd dice que es demasiado pronto para hacer predicciones:

…if you look at the history of presidential elections, you have to get really close to know anything. During the last elections, nine months before the date Rouhani wasn’t even a factor. What we do know is that Rouhani will run, and Ahmadinejad won’t. I don’t know at the moment, but it depends on so many factors between now and after Nowruz [the Persian New Year, celebrated on March 21]. If there are brand new Boeing 777's sitting in Imam Khomeini [Tehran's international airport], this will be a huge psychological benefit for how Iranians view Rouhani. New cars, new buses, while they will not affect everyday lives, it will benefit Rouhani's image. It's unlikely there will a candidate on the left or right as popular as this president.

…si usted estudia la historia de las elecciones presidenciales, se dará cuenta de que no sabe nada. Nueve meses antes de la fecha de las últimas elecciones, Rouhani ni siquiera era considerado un competidor. Lo que sí sabemos ahora es que Rouhani se va a postular y Ahmadinejad no. No sé en que momento, todo depende de muchos factores que pueden ocurrir entre ahora y después del Novruz [del Año Nuevo Persa, celebrado el 21 de marzo]. Si hay un nuevo Boeing 777 en el aeropuerto de Imam Jomeini [aeropuerto internacional de Teherán], puede ayudar psicológicamente a mejorar la percepción que el pueblo iraní tiene de Rouhani. Nuevos automóviles, nuevos autobuses, los cuales no afectarán la vida cotidiana, pero beneficiarán la imagen de Rouhani. Es poco probable que un candidato de la derecha o la izquierda sea tan popular como el actual presidente.

Lo presioné para que me hablara sobre su entusiasmo hacia la administración de Rouhani y, en particular, hacia el Ministro de Relaciones Exteriores, Mr. Javad Zarif, quien se convirtió en un héroe de los reformistas de Irán después de concluir las negociaciones nucleares.

@JZarif Debe forzar a su sastre a que haga guardia en Teherán en caso de que … Usted sabe, por si acaso….

I do think if there were a peace prize for the nuclear negotiations they would both [Zarif and US Sec. of State John Kerry] be contenders. They both put a lot on the line, their careers, particularly Zarif who has people who want to kill him for being buddy-buddy with Kerry. They were rather tough but friendly with each other, and the deal wouldn’t have happened without them coming together at that time. I would agree with some of the premises of [the] website [Iran Diplomacy], that if there were no deal, eventually it would have come to military action. I don’t think it’s a far-fetched notion. What is the alternative? The alternative was war, the alternative was more sanctions. Iran has suffered through the harshest of sanctions over the last five years. On that basis, sanctions were going to make the country crumble. If you base the peace prize on the promotion of peace over conflict…they should be considered.

Yo creo que si hay un premio de la paz para las negociaciones nucleares [Zarif y el Sec. de Estado John Kerry] deberían ser considerados. Ambos han sacrificado gran parte de sus carreras, particularmente Zarif ya que existe gente que quiere matarlo por ser amigo de Kerry. Ellos son duros pero al mismo tiempo amables el uno con el otro, y el acuerdo no habría sido aprobado si ellos no se hubieran unido en ese momento. Estoy de acuerdo con algunas de las premisas del [sitio web] Diplomacia iraní, que declara que sin un acuerdo eventualmente se habría desencadenado una acción militar. Creo que no es una idea descabellada. ¿Cuál era la alternativa? La alternativa era la guerra, la alternativa eran más sanciones. Irán ha sufrido las más duras sanciones en los últimos cinco años. Más sanciones causarían que el país se desmorone. Si el precio de la paz está basado en la promoción de la paz sobre el conflicto… habrá que considerar muchas cosas.

Mientras Majd tiende a ver las políticas e intenciones de la actual administración bajo una luz favorable, cuando se le presiona a considerar su pobre desempeño en materia de derechos humanos y apoyo al brutal gobierno de Assad, él admite que [el desempeño de la actual adminsitración] deja mucho que desear:

It is a bit of cop out, potentially a calculation, since [Rouhani is] an absolute insider in the system, and knows people on the right and left. You could almost say it's a Machiavellian calculation — maybe he can go after [human rights] after the election. He probably has an influence on human rights and Syria — potentially. He and Zarif are unified on Syria, there isn’t much of a difference of opinion — in general the Iranian regime, for better or worse, is united on that matter, which is distressing to hear. But there is a logic they apply geopolitically. In terms of human rights, that’s an issue that affects Iranians directly, and I think Zarif has virtually no ability to affect that, not with the brief he has. Domestic human rights he has virtually no control over. Rouhani could probably do more, but the chances of his being successful will be more likely after he's elected for a second term, but that's just speculation.

En eso se lava un poco las manos, y tiene que medir las consecuencias, ya que Rouhani conoce muy bien el sistema, y conoce a gente de la derecha y la izquierda. Casi se podría decir que es un cálculo maquiavélico — Quizás él pueda encargarse [de los derechos humanos] después de las elecciones. Es probable que pueda influenciar los derechos humanos y a Siria — es posible. El y Zarif están de acuerdo en lo de Siria, no hay mucha diferencia de opinión — en general, el régimen iraní, para bien o para mal, está unido en este asunto, lo cual es desalentador. Pero hay una lógica que puede ser aplicada geopolíticamente. En términos de derechos humanos, lo cual es un asunto que afecta directamente a los iraníes, creo que Zarif no tiene ninguna posibilidad de cambiar nada con la información que tiene. El no tiene control sobre los derechos humanos nacionales. Rouhani probablemente podría hacer algo, pero las posibilidades de éxito serían mayores después de que fuera elegido para un segundo mandato, lo cual es pura especulación.

Cuando se le preguntó si había sido acusado de traficar con determinadas ideologías, Majd dijo que ha recibido críticas de ambos extremos del espectro iraní:

Very pro-Islamic Republic supporters don’t like my stuff and say I give fodder to anti-Iranians…. Liberals and critics say my writing and opinions are prolonging the Islamic Republic and putting a prettier face on the reality. My opinion is, ‘Sorry if I've offended you…a lot of my writing is observational.’ It's the way I see things, as someone without an agenda…I’m not an activist and I don’t believe it’s my job to be an activist while I'm contributing to NBC news or working as a freelancer. I don’t have a dog in the fight. In the end, I am fond of Iran and it's my heritage. If there are outsiders who can bring change, good for them, but I'm not one of them.

A los partidarios del la República islámica no les gustan mis opiniones, dicen que incentivo a los anti-iraníes…. los liberales y los críticos dicen que mis artículos y opiniones están prolongando la República Islámica y poniendo una cara feliz sobre la cruda realidad. Mi opinión es, “me disculpo si les he ofendido… varios de mis artículos son enfocados desde la observación”. Es la forma en que veo las cosas, como alguien que no tiene una agenda… no soy un activista y no creo que sea mi deber ser un activista mientras estoy contribuyendo a NBC News o trabajando como profesional independiente. No gano nada con esto. Al final, soy un aficionado de Irán, es mi herencia. Si hay extraños que puedan traer el cambio, bien por ellos, pero no soy uno de ellos.

En refencia a si los malentendidos sobre Irán han disminuido en los últimos años, Majd suena optimista:

Ahmadinejad was the first to make himself available to the media, which is the source of a lot of the negativity. But Iranian-Americans and Iranian-Europeans have written a lot about the culture in the recent years, and there's a lot more travel between Iran and the US, among both Iranian-Americans and Iranians themselves. They are understanding it a little bit better and there have been a number of books. Iran is not uniquely paradoxical: what's unique is that most people don’t know about Iran.

Ahmadinejad fue el primero en ponerse a disposición de los medios de comunicación, lo cual ha sido una gran fuente de negatividad. Pero los iraní-europeos y los iraní-estadounidenses, han escrito mucho sobre esta cultura en los últimos años, y ha habido muchos más viajes entre Irán y los Estados Unidos tanto entre iraní-estadounidenses como iraníes. Ahora comprenden un poco mejor gracias a una serie de libros. Irán no es especialmente paradójica: la paradoja es lo que la mayoría de las personas no saben acerca de Irán.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.