¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

¿El largo brazo del Kremlin?: Un kazajo va a la cárcel por insultar a Vladimir Putin en Facebook

Kazakh leader Nazarbayev and Russian President Vladimir Putin in the Kazakh capital Astana.

Líder kazajo Nursultán Nazarbayev y Vladimir Putin en Astaná, la capital kazaja.

El 27 de diciembre del 2016, Sanat Dosov, hombre de negocios y destacado usuario de Facebook kazajo, fue sentenciado a tres años de cárcel por insultar al líder de un país extranjero –el presidente ruso Vladimir Putin– en Facebook.

El caso representa más evidencia de los intentos del autoritario país de Asia Central de poner límites penales a las discusiones en línea. Aunque las relaciones con Rusia son claramente importantes para Kazajistán, la sentencia de Dosov puede ser considerada como parte de un esfuerzo mayor de armonizar el discurso político en medios sociales con el propio pensamiento del gobierno kazajo.

En un artículo para la revista en línea The Diplomat, Catherine Putz, analista de Asia Central, señaló que Sanat Dosov recibió la sentencia por publicar con frecuencia críticas a Putin y el Kremlin:

Profile pictures in support of Dosov.

Imágenes de perfil en apoyo a Dosov.

Ratel.kz reported in late November on Dosov’s case that the […] posts criticizing and insulting Putin were what led to the charges. The article included photos of what appear to be court documents, outlining the offending posts, from late 2015 to early 2016.

For example, on December 4, 2015, Dosov shared a meme which depicted the faces of Lenin, Stalin, and Putin. A few days earlier he shared a news story from a Ukrainian site [describing a joint agreement between Turkey, Kazakhstan, Azerbaijan and Georgia to bypass Russia in transporting goods between them] with a comment calling Putin “the enemy” and a “terrorist.” Dosov frequently shared news stories and memes critical of Putin and Russian policy, particularly with regard to Ukraine and Syria.

Ratel.kz informó a fines de noviembre sobre el caso de Dosov que las […] publicaciones criticando e insultando a Putin fueron lo que llevó a la acusación. El artículo incluía fotos de lo que aparentamente son documentos del juzgado, que resumen las publicaciones ofensivas, desde fines del 2015 a comienzos del 2016.

Por ejemplo, el 4 de diciembre del 2015, Dosov publicó un meme que retrataba las caras de Lenin, Stalin y Putin. Pocos días antes, difundió la noticia de un sitio web ucraniano [que describía un acuerdo conjunto entre Turquía, Kazajistán, Azerbaiyán y Georgia para evitar entrar a Rusia para transportar bienes entre ellos] con un comentario que llamaba a Putin “enemigo” y “terrorista”. Dosov frecuentemente difundía noticias y memes de crítica a Putin y la política rusa, particularmente con relación a Ucrania y Siria.

Putz también escribió sobre la naturaleza problemática del artículo por el que acusaron a Dosov:

Dosov was charged under the infamous Article 174 of the Kazakh criminal code, which outlaws actions aimed at inciting “social, national, generic, racial, class or religious hatred” as well as the “insult of the national honour and dignity or religious feelings of citizens” and “propaganda of exclusivity, superiority or inferiority of citizens on grounds of their relation to religion, class, national, generic or racial assignment.”

Article 174 is about as vague as possible and Kazakhstan’s justice system has taken advantage of that vagueness to jail several in the past two years, particularly for social media posts. Last Feburary, Bruce Pannier outlined the cases of several victims of Article 174 for RFE/RL, commenting, “Listing those who have been detained and incarcerated on this charge, one could get the impression Article 174 is being used as a tool to remove inconvenient individuals.”

Dosov fue acusado por el infame artículo 174 del Código Penal kazajo, que tipifica como delitos las acciones que tienen el fin de incitar “odio social, nacional, de género, racial, de clase o religioso” así como “insultar el honor nacional y la dignidad o sentimientos religiosos de los ciudadanos” y “propaganda de exclusividad, superioridad o inferioridad de ciudadanos sustentada en su relación con la religión, clase, asignación nacional, de género o racial”.

El artículo 174 es casi tan impreciso como puede serlo y el sistema de justicia de Kazajistán ha aprovechado esa poca precisión para encarcelar a varios en los dos últimos años, particularmente en publicaciones de medios sociales. El pasado febrero, Bruce Pannier resumió los casos de varías víctimas del artículo 174 para RFE/RL, y comentó: “Haciendo una lista de los que han sido detenidos y encarcelados con esta tipificación se puede tener la impresión de que el artículo 174 se está usando como herramienta para sacar de en medio a personas incómodas”.

Dosov, cuyo perfil también incluye publicaciones antisemitas, puede haber sido individualizado debido a la gran cantidad de seguidores que tiene en Facebook. Tiene cerca de 5000 amigos en ese servicio.

Varios de esos amigos han publicado fotos en su apoyo. Las imágenes de los perfiles retaron al gobierno kazajo a perseguirlos: “Méteme a la cárcel también. También creo que Putin es un cretino”.

Un kazajo usuario de Twitter que tiene el mismo apellido de Dosov, bromeó:

Un Dosov ha sido enviado tres años a la cárcel por sus opiniones de que la Rusia de Putin es un estado fascista. Es una seria advertencia a todos los Dosov.

Otro usuario de Twitter cuyo perfil es anónimo, tuiteó:

El largo brazo del Kremlin: en Kazajistán han metido a la cárcel a su propio ciudadano por criticar el régimen de Putin.

El arresto de Dosov parece estar de acuerdo con el trato del gobierno a los medios tradicionales, que no pueden informar sobre temas políticamente delicados como conflictos étnicos en comunidades locales. Con los medios en el país fuertemente restringidos, los medios sociales son un foro obvio para la guerra de información entre los dos grupos.

El arresto refleja tensiones étnicas y políticas

Kazajistán ha enviado a la cárcel y puesto en libertad condicional a varios usuarios de medios sociales por publicaciones que se considera promueven problemas de personas de etnia kazaja, en un país donde más de un quinto de los habitantes son de etnia rusa.

Pero esto va en ambos lados. En diciembre, Kazajistán también sentenció a un ciudadano de etnia rusa, usuario del servicio ruso de medio social Vkontakte, a cinco años y medio por hacer un llamado al norte del país para liberarse y unirse a Rusia. En la región administrativa del norte de Kazajistán, las personas de etnia rusa representan una pluralidad de la población pero no están bien representadas en la política a nivel nacional.

Generalmente, los reclamos de los nacionalistas kazajos tenen que ver con las relaciones del país con Rusia, y el bienestar el idioma kazajo. Aunque es el “idioma del estado” según la Constitución de Kazajistán, es menos hablado que el ruso (el “idioma oficial” del país) en varias de las mayores ciudades del país.

Además, aunque Rusia es un aliado clave para Kazajistán, las aventuras militares de Putin en Ucrania han creado dolores de cabeza para el país, que el presidente Nursultán Nazarbayev, de 76 años, ha gobernado desde antes de la independencia en 1991.

Las autoridades kazajas empezaron a atacar publicaciones en medios sociales con renovada intensidad luego de que Rusia se anexara el territorio ucraniano de Crimea en el 2014. Este hecho avivó el rencor en círculos de medios sociales kazajos donde muchos usuarios se pusieron rápidamente de lado de Moscú o de Kiev.

El sentir anti-Kremlin aumentó en agosto de ese año después de que Vladimir Putin comentara que Kazajistán “nunca había tenido condición de estado” antes de la independencia de la Unión Soviética, y agregó que el país tenía un “territorio grande” con una “población pequeña”.

Ya fuera que el comentario fuera un elogio ambiguo a Nazarbayev –se sabe que los dos líderes son buenos amigos– o un “cañonazo de advertencia” después de que Nazarbayev declarara su insatisfacción con un proyecto de integración regional respaldado por el Kremlin, las consecuencias fueron inmediatas.

Posteriomente, Kazajistán anunció planes para celebrar 550 años de la fundación del Khanato Kazajo en el 2015, que muchos historiadores kazajos ven como el precursor del estado kazajo cuyos límites fueron afirmados durante el periodo soviético.

Más recientemente, Kazajistán también mimó a los nacionalistas étnicos cuando pidió –y garantizó– el regreso desde Rusia del cráneo de un rebelde kazajo muerto a manos del Ejército Rojo en los tumultuosos primeros años de gobierno comunista.

Es poco probable que las tensiones entre los nacionalistas étnicos anti Moscú de Kazajistán y simpatizantes del Kremlin disminuyan pronto, y pueden aumentar mientras se profundizan las incertidumbres sobre el futuro de la república después de Nazarbayev.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.