¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

El gobierno sudanés reprimió a activistas y sofocó la cobertura mediática de la desobediencia civil

Fotos que muestran las calles vacías durante los tres días de desobediencia civil en Jartum (Sudán). Imagen que circula libremente en Twitter.

Fotos que muestran las calles vacías durante los tres días de desobediencia civil en Jartum (Sudán). Imagen que circula libremente en Twitter.

Las autoridades sudanesas cerraron oficinas de medios de comunicación, secuestraron periódicos y detuvieron a activistas y usuarios de medios sociales en un esfuerzo por evitar la cobertura de los tres días de desobediencia civil convocados en respuesta a los fuertes aumentos de precio de los recursos esenciales.

La acción de desobediencia civil comenzó el 27 de noviembre, después de que el gobierno eliminara las subvenciones de electricidad, combustible y medicinas. Durante las semanas anteriores, estudiantes y trabajadores se manifestaron, e incluso hubo huelgas de médicos y farmacéuticos para exigir sanidad gratuita en emergencias y una mejora en las instalaciones hospitalarias. La economía del país se halla en crisis desde julio del 2011, cuando Sudán del Sur, rico en petróleo, se declaró independiente.

En represalia por lo que un funcionario describió despectivamente como simples «llamadas por Whatsapp» para convocar a la huelga, la policía sudanesa censuró los medios tradicionales y virtuales.

El 28 de noviembre, varios agentes del infame Servicio Nacional de Inteligencia y Seguridad (SNIS) confiscaron todas las copias impresas de cuatro periódicos independientes ((al-Tayar, al-Jadida, al-Ayyam y al-Youm al-Tali) antes de que se distribuyesen. El editor jefe de al-Tayyar, Osman Mirgani, dijo a The New Arab:

At 2:00 am today [28 November] an NISS officer came and ordered our printer to stop printing..He confiscated the entire print run without giving any reason.

Hoy [28  de noviembre], a las 2 de la mañana, ha llegado un funcionario del SNIS  y ha ordenado detener la impresión. Ha confiscado toda la tirada sin dar explicaciones.

No obstante, algunos activistas sudaneses creen que la razón es la cobertura que ha realizado la prensa de la desobediencia civil. La periodista y bloguera sudanesa Reem Abbas dijo a Global Voices que aunque la libertad de prensa en Sudán es «pésima, en general», se intensifica la represión policial cuando hay cierta inquietud pública. También añadió que con frecuencia, su objetivo son los periódicos independientes:

It was no coincidence that the security knew that they would report the disobedience but to impose more losses, they wait until they print [the newspapers] and then confiscate the entire issue

No es coincidencia que la seguridad supiera que iban a informar sobre la desobediencia, pero para aumentar las pérdidas, esperan hasta que se imprimen [los periódicos] y luego secuestran toda la tirada.

Además, el primer día de la huelga, la cadena privada de televisión TV station Omdurman recibió una orden de cierre de la Autoridad General de Emisiones de Radio y Televisión con el pretexto de una supuesta carencia de licencia para emitir, a pesar de que lleva seis años operando. Según el Sudan Tribune, los periodistas de la cadena creen que su información sobre los recortes en las subvenciones es la causa real de esta orden.

El presidente sudanés Omar al-Bashir, en el poder desde 1993. Imagen de dominio público.

El presidente sudanés Omar al-Bashir, en el poder desde 1993. Imagen de dominio público.

Además de concentrarse en los medios tradicionales, el gobierno sudanés también ha perseguido a los medios sociales, que han resultado esenciales para conseguir apoyo a la desobediencia y para documentar sus consecuencias. Varios internautas fueron detenidos por expresar su respaldo a las manifestaciones y publicar imágenes que muestran calles vacías y tiendas cerradas a causa de la huelga general.

El 26 de noviembre, oficiales de las fuerzas de seguridad arrestaron al comentarista deportivo Ahmad Al-dhay Bichara en su casa. Bishara es conocido en la Red como un crítico del gobierno sudanés. El día de su detención, publicó un vídeo en Facebook en el que expresaba su apoyo a la desobediencia civil y pedía a la gente que se uniera a la huelga. En el mismo vídeo describe al presidente sudanés Omar al-Bashir como un «hombre desalmado con un historial sangriento».

Algunos activistas sudaneses informaron del arresto de una mujer llamada Om Kabas al-Ameen después de que grabara un mensaje de audio que compartió en Whatsapp, en el que se quejaba de la crisis económica y las subidas de precio mientras que «al-Bashir duerme tranquilamente en casa».

El activista Mahmood Sadek fue detenido por un policía de paisano mientras mostraba en directo en Facebook las calles de la capital, Jartum, el primer día de la desobediencia civil.

Su nombre es Mahmood Sadik y fue detenido mientras filmaba un vídeo en directo.

Aunque la desobediencia civil terminó el 29 de noviembre, en Sudán se han seguido produciendo protestas y huelgas. El 30 de noviembre, hubo una manifestación de abogados frente al Tribunal Supremo contra la campaña de detenciones del gobierno, y los periodistas se declararon en huelga para protestar contra la censura de la prensa. También se convocó una jornada de desobediencia civil el 8 de diciembre.

«Creo que ahora la gente está animada con la posibilidad de que esto funcione realmente» dijo Abbas a Global Voices. «Quieren seguir haciéndolo, ya que el gobierno se muestra muy agresivo cuando se trata de la otra alternativa, que son las manifestaciones».

En el 2013, las fuerzas de seguridad mataron al menos a 200 personas durante las protestas contra los recortes de las subvenciones al combustible. Ese año, el gobierno llegó a clausurar las conexiones a Internet para evitar que los manifestantes se organizaran gracias a los medios sociales. Solo el tiempo dirá si las autoridades recurren a tácticas similares esta vez.

Grupos defensores de los derechos digitales vigilan Sudán por los cortes de Internet. El 27 de noviembre es el día nacional de desobediencia civil.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.