¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

¿Identidad incorrecta?: El nombre de Kirguistán fue mancillado en el ataque a discoteca de Estambul

istanbul_8274724020-1

Derechos de Moyan Brenn. Creative Commons.

El 31 de diciembre del 2016, un pistolero solitario mató a tiros a 39 personas en la discoteca Reina en Estambul. Turquía. El 28 de junio del 2016, pistoleros abatieron a a 45 personas en el aeropuerto Ataturk, el mayor de Estambul. En ambas ocasiones, los ciudadanos de Kirguistán en Asia Central fueron implicados por los medios, que citaban a la policía turca u otras fuentes luego de los ataques.

En el caso del ataque en Reina, reivindicado por ISIS –grupo conocido por sus brutales tácticas militares en partes de Siria e Iraq–, el ciudadano kirguiso Iakhe Mashrapov ya fue absuelto por las autoridades kirguisas y turcas.

Pero eso ocurrió después de que su nombre y la imagen de su pasaporte circularan a toda prisa en internet luego de que los medios tradicionales turcos lo identificaran como el atacante.

En una entrevista con AKIpress, principal agencia de noticias privada de Kirguistán, Iakhe Mashrapov dijo que “no era un extremista ni un terrorista”; que es un comerciante que trabajaba entre el mayor mercado en el sur del país exsoviético y Estambul.

Según Mashrapov, estaba en Kirguistán al momento del ataque, iba a partir hacia Estambul el 1 de enero y regresaría –según interrogatorios de las autoridades turcas– el 3 de enero. Las imágenes extraídas del video del presunto pistolero de Reina distribuido por las autoridades turcas no se parecen en nada a él y no está claro cómo una imagen de su pasaporte pasó a estar en posesión de los medios de comunicación.

El dueño del pasaporte de Kirguistán identificado como propiedad del atacante de la discoteca en Estambul dice: “Bueno, no soy yo”.

Por su parte, el Comité Estatal para la Seguridad Nacional de Kirguistán (GKNB) ha expresado que cree que el atacante es de China.

Eso no se ha probado. Pero la confusión en torno a la identidad defiintiva del atacante no es diferente a lo que se vio después de un ataque a la embajada china en Kirguistán en setiembre.

Eurasianet.org, sitio web de carácter regional, informó sobre la complicada investigación del ataque.

[The suicide bomber was an] “unidentified member of Uighur terrorist groups, an ethnic Uighur, using the passport of a citizen of Tajikistan. Blew himself up on August 30 at the Chinese Embassy in Kyrgyzstan. According to the testimony of witnesses and accomplices in the terrorist attack, he spoke in Uighur and Chinese,” the GKNB said in a statement.

The ultimate identity of the [suicide] bomber carrying a Tajik passport with the name Zoir Khalilov thus remains a mystery.

While most [of the other] suspects were advertised by the GKNB using passport-style photos, the man that actually drove the car into the embassy’s gates before self-combusting is shown only in a captured still from airport surveillance.

That man, in turn, was said to be working under the orders of Sirozhiddin Mukhtarov (also known by the nom de guerre Abu Saloh), a Syria-based militant who now seemingly heads a militant group subordinate to the Al-Nusra front.

The GKNB identify Mukhtarov as a Kyrgyz national and an ethnic Uighur (while adding confusingly that he is listed as an ethnic Uzbek in the dedicated field in his passport). According to an RFE/RL report from 2015, his YouTube addresses are in Uzbek (the two languages share strong similarities but are not identical). How the GKNB established the link between Mukhtarov and the bomber is not clear.

[El bombardero suicida era un] “miembro no identificado de grupos terroristas uigures, un hombre de etnia uigur, que usaba el pasaporte de un ciudadano de Tayikistán. Se hizo explotar el 30 de agosto en la embajada china en Kirguistán. Según el testimonio de testigos y cómplices del ataque terrorista, habló en uigur y chino”, señaló GKNB en una declaración.

La identidad defiintiva del bombadero [suicida] que portaba un pasaporte tayiko con el nombre de Zoir Khalilov sigue siendo un misterio.

Aunque la mayoría [de los otros] sospechosos fueron anunciados por GKNB usando fotos de estilo pasaporte, se muestra al hombre que condujo un auto dentro de las puertas de la embajada antes de inmolarse en una imagen fija de la vigilancia del aeropuerto.

A su vez, se dice que ese hombre trabajaba bajo las órdenes de Sirozhiddin Mukhtarov (conocido también por el nombre de batalla de Abu Saloh), militante radicado en Siria que aparentemente ahora encabeza un grupo militante subordinado al frente Al-Nusra.

GKNB identifica a Mukhtarov como ciudadano kirguiso de etnia uigur (y agrega de manera confusa que no figura como de etnia uzbeka en el recuadro específico en su pasaporte). Según un informe de RFE/RL del 2015, sus direcciones de YouTube están en uzbeko (el uzbeko y el uigur muestran grandes semejanzas, pero no son idénticos). No está claro cómo GKNB estableció el vínculo entre Mukhtarov y el bombadero.

Ya visto

Luego del ataque al aeropuerto de Estambul el 28 de junio, los medios occidentales y turcos que citaban fuentes del gobierno sostuvieron que estaban implicados ciudadanos kirguisos, uzbekos y rusos. Esa noticia también recorrió el mundo.

La participación de ciudadanos kirguisos en ambos ataques es una posibilidad, por supuesto. Los ciudadanos kirguisos ingresan a Turquia sin visa, y según los servicios de seguridad locales, se dice que cientos han usado el país (por lo general, llegando desde aeropuertos rusos) como punto de partida para entrar a Siria a combatir con grupos militantes que incluyen a ISIS.

Pero como lo señaló un artículo escrito por Uran Botobekov para la revista The Diplomat, las autoridades turcas no publicaron la lista final de nombres de quienes planearon y llevaron a cabo el ataque al aeropuerto junto a sus nacionalidades.

Eso dejó a reporteros y analistas adivinando si las pistas de la investigación original, de las que se informó tan ampliamente, se probaron definitivamente o no:

The names of the arrested indicate they are of Chechen or Dargin origin. A source in the Kyrgyz Foreign Ministry told The Diplomat that perhaps some of them are Kyrgyz citizens of Chechen nationality. Turkish police did not give any information since a Kyrgyz name was not on the list, but not all Kyrgyz citizens are ethnic Kyrgyz. Wahhabis in Central Asia and the North Caucasus have the same roots and it is not a secret that there are Chechens living in Kyrgyzstan, some of whom are strongly involved in radical groups.

Los nombres de los arrestados indican que son de origen checheno o dargine. Una fuente del Ministerio del Exterior kirguiso dijo a The Diplomat que tal vez algunos son ciudadanos kirguisos de nacionalidad chechena. La policía turca no dio ninguna información pues no había nombres kirguisos en la lista, pero no todos los ciudadanos kirguisos son de etnia kirguisa. Los wahhabitas en Asia Central y el norte del Cáucaso tienen las mismas raíces y no es un secreto que hay chechenos viviendo en Kirguistán, de los cuales algunos están muy involucrados en grupos radicales.

En el mismo artículo, citaron a un estudiante kirguiso que vive en Turquía que dice sentirse cada vez más bajo sospecha luego del ataque al aeropuerto en junio:

We are concerned after the terrorist attacks in the international airport and our Turkish friends, teachers, neighbors, employers began to look at us with suspicion…I have a feeling as if I was in a strange and unfriendly country. The air is filled with the atmosphere of phobia. We are afraid of this.

Estamos preocupados después de los ataques terroristas en el aeropuerto internacional y nuestros amigos, profesores, vecinos y empleadores turcos empezaron a mirarnos con sospecha… Tengo la sensación de ser un extraño en un país no amistoso. El aire está lleno de atmósfera de fobia. Tenemos miedo de esto.

Desde el 2 de enero, cuando salieron informes de los medios de la posible participación de un ciudadano kirguiso en el ataque a Reina, los usuarios de medios sociales se han concentrado en dos cosas.

Una es la vergüenza o indignación, ampliamente sentida, de que el país está de nuevo en las noticias por motivos equivocados, posiblemente sin justificación concreta.

La otra, que no se debe ignorar pues cada vez más hay ciudadanos de Asia Central vinculados a ataques en suelo turco, es la facilidad con que un ciudadano no kirguiso –presumiblemente por medios corruptos– puede obtener un pasaporte kirguiso con cualquier identidad del Servicio Estatal de Registro, tan proclive a los negocios sucios.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.