¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Tras 71 días en huelga de hambre, Arash Sadeghi ve cómo las autoridades iraníes liberan a su mujer

A photo of Golrokh Irajee, the wife of Arash Sadeghe

Una foto de Golrokh Iraee, liberada bajo fianza tras la presión de su marido, a través de una huelga de hambre de 71 días. Foto de ICHRI.

Una versión de este artículo fue originalmente publicada en la web de Campaña Internacional por los Derechos Humanos en Iran (ICHRI).

En el día 71 de la huelga de hambre de su marido, a Golrokh Ebrahimi Iraee le fue concedido un corto furlough (permiso temporal dado por circunstancias familiares especiales) para salir de prisión, y la promesa de que su sentencia será revisada por la magistratura. Iraee fue acusada después de que los Guardias Revolucionarios de Irán asaltaran su casa, buscando pruebas contra su marido, el activista de los derechos humanos Arash Sadeghi, que ha estado en prisión desde marzo del 2016. Sadeghi comenzó su huelga de hambre como protesta ante el arresto de su esposa.

“El asistente del fiscal [de Teherán], el Sr. Hajilou, aceptó que mi caso no fue bien gestionado, pero dijo que su revisión llevaría un tiempo”, le dijo Iraee a la Campaña por los Derechos Humanos en Irán, el primer día de su salida temporal de la Prisión Evin, el 3 de enero del 2017.

“La ley dice que cuando un fallo judicial es erróneo el acusado debería ser liberado hasta que una nueva decisión sea emitida. Se me ofreció la furlough a pesar de que no la pedí. Pero Arash estaba en una condición crítica, así que accedí a aceptarla”.

Iraee fue sentenciada a seis años de prisión en marzo del 2016 por “insultar lo sagrado”, y de “hacer propaganda contra el estado” por escribir una historia ficticia que nunca publicó, y por “algunas” de sus publicaciones de Facebook. La historia, que había escrito en una libreta que luego fue confiscada durante un asalto a su casa por parte de los Guardias Revolucionarios, trata sobre una enfurecida mujer que quema el Corán después de ver una película sobre la lapidación en Irán.

Fue liberada bajo el furlough después de depositar una fianza de 500 millones de tomanes (aproximadamente 155.000 dólares estadounidenses). Le dijo a la Campaña que el poder judicial del Tribunal Supremo había sido designado para revisar su caso.

“Me han dado un permiso de 4 días, y tengo que volver a prisión el 7 de enero”, dice. “Pero debería ser liberada hasta que mi caso sea revisado porque la magistratura ha admitido que mi sentencia fue errónea”.

La preocupación popular por la comprometida salud de Sadeghi –que está cumpliendo una sentencia de 15 años de prisión por su activismo pacifista, especialmente en las redes sociales– parece haber forzado a la magistratura a dar marcha atrás en su normalmente rígida postura.

Sadeghi necesita tratamiento médico urgente

Iraee le dijo a la Campaña que tras 71 días sin comida, su marido apenas podía andar, vomitaba sangre, y sufría de serios problemas renales, intestinales, y pulmonares.

El 3 de enero, ella le dijo a la Campaña: “la oficina del fiscal ha expedido un permiso para que Arash sea transferido a un hospital, pero en este momento, 8 p.m., todavía está en prisión, siendo controlado por el personal de la clínica, a pesar de que necesita una hospitalización inmediata”.

“Cuando visité a Arash en la prisión le pedí que terminase con su huelga de hambre”, añadió. “Estaba preocupada por su salud, pero dejé la decisión en sus manos… Traté de no dejar que las emociones interfiriesen en lo que él estaba tratando de conseguir”.

El 20 de diciembre del 2016, la etiqueta #SaveArash (Salvar a Arash) se convirtió en tema de tendencia en Twitter, con más de medio millón de participantes expresando su seria preocupación, y apoyando la situación de Arash.

Sadeghi fue arrestado con su mujer y sus amigos, Navid Kamran y Behnam Mousivand, el 6 de setiembre del 2014, en la papelería de la pareja en Teherán, por los agentes de cuartel general de Sarallah de los Guardias de la Revolución.

Sadeghi fue acusado de “planear y conspirar contra la seguridad nacional”, “difundir mentiras en el ciberespacio”, e “insultar al fundador de la República Islámica” por su activismo pacífico. Empezó a cumplir sus 15 años de condena en junio del 2016.

Lea más imformación sobre el tema en ICHRI y Global Voices aquí y aquí.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.