¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Arabia Saudita promete dejar de utilizar en Yemen bombas en racimo fabricadas en el Reino Unido

Screenshot from Amnesty International's video report 'Yemen: Cluster Munitions'. Source: YouTube.

Imagen: informe de Amnistía Internacional, “Yemen: municiones en racimo”. Fuente: YouTube.

Arabia Saudita ha prometido dejar de utilizar bombas en racimo fabricadas en el Reino Unido, que están prohibidas por la Convención sobre Municiones en Racimo, en sus ataques aéreos en Yemen. Desde el 2015, las fuerzas sauditas han estado utilizando armas que 100 naciones han prohibido. El anuncio llega meses después de que el informe de Amnistía Internacional de mayo del 2016 acusara al gobierno saudita de arrojar bombas en racimo en Yemen, amenazando la vida de los ciudadanos.

En su informe, Amnistía Internacional declara:

Children and their families returning home in northern Yemen after a year of conflict are at grave risk of serious injury and death from thousands of unexploded cluster bomb submunitions, Amnesty International said, following a 10-day research trip to Sa’da, Hajjah, and Sana’a governorates.

International assistance is urgently needed to clear contaminated areas and countries with influence should urge the Saudi Arabia-led coalition forces to stop using cluster munitions, which are internationally banned and inherently indiscriminate.

Los niños y sus familias que vuelven a casa en el norte de Yemen tras un año de conflictos se encuentran en riesgo alto de lesiones graves y muerte por las miles de submuniciones en racimo sin explotar, declaró Amnistía Internacional después de un viaje de investigación de 10 días a las gobernaciones de Sa'da, Hajjah y Sana'a.

Se necesita urgentemente ayuda internacional para limpiar las zonas contaminadas y los países con influencia deberían instar a las fuerzas de la coalición de Arabia Saudita que cesen el uso de municiones en racimo, las cuales están prohibidas a nivel internacional y son armas indiscriminadas.

“Incluso después de que las hostilidades han disminuido, las vidas y subsistencia de los ciudadanos, incluidos niños pequeños, siguen estando al límite en Yemen, ya que ellos, de hecho, vuelven a los campos de minas. No pueden vivir a salvo hasta que las zonas contaminadas dentro y alrededor de sus casas y campos sean identificadas y queden libres de submuniciones de bomba en racimo letales y otra artillería sin explotar”, declaró Lama Fakih, asesora de crisis en Amnistía Internacional, en un comunicado de prensa.

El informe venía acompañado de un vídeo:

Amnistía Internacional informó que las fuerzas de la coalición han utilizado las municiones en racimo BL-755 fabricadas en el Reino Unido:

The BL-755 was manufactured by Hunting Engineering Ltd in the 1970s. This variant, designed to be dropped from the UK Tornado fighter jet, contains 147 sub munitions designed to penetrate 250mm of armor while at the same time breaking into more than 2,000 fragments which act as an anti-personnel weapon. The weapon is known to be in the stockpiles of both Saudi Arabia and the United Arab Emirates.

La BL-755 fue fabricada por Hunting Engineering Ltd en los años 70. Esta variante, diseñada para ser arrojada desde el avión de combate británico Tornado, contiene 147 submuniciones diseñadas para penetrar 250mm de armadura y al mismo tiempo se rompe en más de 2000 fragmentos, lo que actúa como arma antipersona. Se sabe que el arma se encuentra tanto en las reservas de Arabia Saudita como de los Emiratos Árabes Unidos.

Otro informe publicado el 26 de octubre del 2016 por el programa de noticias con sede en Reino Unido ITV News corroboró las acusaciones contra el gobierno saudita.

El gobierno británico vendía las municiones a los sauditas en los años 80, décadas antes de que la Convención sobre Municiones en Racimo entrase en vigor en el 2010. Mientras que el Reino Unido se unió a la Convención en el 2008, Arabia Saudita nunca lo hizo.

Tras la presión proveniente de los reporteros de The Guardian, los funcionarios británicos y sauditas insistieron públicamente que “no habían infringido ninguna ley”. A pesar de las pruebas, el gobierno saudita afirmó que no utilizaban bombas en racimo en zonas habitadas:

Portavoz de la coalición:

No utilizamos municiones en racimo en zonas habitadas en Yemen.

Finalmente, el 19 de diciembre, tras una larga campaña por parte de Londres y de diferentes ONG, la coalición de Arabia Saudita que lucha en Yemen anunció un fin al uso de las bombas en racimo fabricadas en el Reino Unido.

En una declaración publicada en la agencia de noticias saudita SPA, el gobierno saudita afirmó:

The government of Saudi Arabia confirms that it has decided to stop the use of cluster munitions of the type BL-755 [UK-made] and informed the United Kingdom government of that.

El gobierno de Arabia Saudita confirma que ha decidido cesar el uso de municiones en racimo de tipo BL-755 [fabricadas en el Reino Unido] y ha informado al gobierno del Reino Unido de ello.

El anuncio llegó días después de que el gobierno de Estados Unidos anunciara que pararía la venta de armas al gobierno saudita debido a las citadas preocupaciones sobre las muertes de ciudadanos. Citando a dos fuentes de la administración de Obama, la CNN informó:

The suspension includes precision-guided munitions, the officials said, citing systemic problems with Saudi targeting in the campaign in Yemen.

[…]

The US has grown increasingly concerned about Saudi tactics in a near two-year war that has become a humanitarian catastrophe, killing more than 10,000, displacing 3 million and causing widespread food shortages.

El cese incluye municiones inteligentes, dijeron los oficiales, y mencionaron problemas sistémicos de Arabia Saudita para dar en el blanco en la campaña en Yemen.

[…]

Estados Unidos está cada vez más preocupado sobre las tácticas de Arabia Saudita en una guerra de cerca de dos años que se ha convertido en una catástrofe humanitaria, al matar a más de 10000 personas, desplazar a tres millones y causar la propagación de escasez de comida.

Pero, como señaló la investigadora de Human Rights Watch Kristine Beckerle, el gobierno saudita no mencionó las armas en racimo fabricadas en Brasil que también poseen y utilizan en Yemen.

La coalición de Arabia Saudita anunció que detendrá el uso de municiones en racimo fabricadas en el Reino Unido. ¿Qué pasa con las fabricadas en Brasil?

En realidad, las mismas municiones en racimo fabricadas en Brasil fueron lanzadas por la coalición saudita el 6 de diciembre, cerca de dos colegios en la ciudad yemení de Saada, lo que resultó en la muerte de dos ciudadanos y al menos seis heridos.

Del mismo modo, Human Rights Watch informó:

The Saudi Arabia-led coalition fired Brazilian-made rockets containing banned cluster munitions that struck near two schools in the northern Yemeni city of Saada on December 6, 2016, Human Rights Watch said today. The attack on al-Dhubat neighborhood in Saada’s Old City at about 8 p.m. killed two civilians and wounded at least six, including a child.

The attack came a day after Yemen, Saudi Arabia, Brazil, and the United States abstained from a vote in the United Nations General Assembly that overwhelmingly endorsed an already widely accepted international ban on cluster munition use. Brazil should join the Convention on Cluster Munitions and cease the production and transfer of cluster munitions, while Saudi Arabia and other coalition members should cease all use of cluster munitions, Human Rights Watch said.”

La coalición de Arabia Saudita disparó cohetes fabricados en Brasil que contenían municiones en racimo prohibidas que cayeron cerca de dos colegios al norte de la ciudad yemení de Saada el 6 de diciembre del 2016, afirmó hoy Human Rights Watch. El ataque en el vecindario de al-Dhubat en el casco antiguo de Saada sobre las 8 de la tarde resultó en la muerte de dos ciudadanos y al menos seis heridos, incluido un niño.

El ataque se produjo un día después de que Yemen, Arabia Saudita, Brasil y Estados Unidos se abstuviesen de votar en la Asamblea General de las Naciones Unidas que respaldó de forma casi unánime la ya ampliamente aceptada prohibición internacional sobre el uso de municiones en racimo. Brasil debería unirse a la Convención sobre Municiones en Racimo y cesar la producción y traspaso de estas municiones, mientras que Arabia Saudita y otros miembros de la coalición deberían cesar todo tipo de uso de este tipo de municiones, declaró Human Rights Watch”.

Human Rights Watch está apelando al gobierno brasileño para “comprometerse inmediatamente a poner fin a la producción y exportación de municiones en racimo”.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.