¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Adiós a Buchi Emecheta, celebrada novelista nigeriana que rompió las barreras de género

Una recopilación de las portadas de las novelas de Buchi Emecheta, impresas por George Braziller Inc. y Heinemann Educational Books.

Florence Onyebuchi (Buchi) Emecheta, que se abrió camino como novelista, falleció el 25 de enero del 2017 en Londres, Reino Unido. Había nacido 72 años atrás, en Lagos, Nigeria.

Emecheta era una autora innovadora, pues fue una de las primeras escritoras en involucrarse literariamente con el África postcolonial. En el momento de la publicación de su primera novela, In the Ditch [En la zanja] (1972), el espacio literario en Nigeria y el resto de África estaba dominado por escritores varones. También sufrió un infeliz matrimonio. Su marido no apoyaba sus escritos, y quemó su primer manuscrito. Emecheta lo abandonó en 1966, y continuó trabajando y escribiendo, todo mientras educaba y cuidaba a sus hijos. Estudió sociología en la Universidad de Londres, y se graduó en 1972.

Porque Buchi Emecheta nunca será olvidada.

Portada de “Las delicias de  la maternidad”, de Buchi Emecheta

Emecheta fue nombrada Oficial del Imperio Británico (OIB) en el 2005, en reconocimiento a su trabajo. Según Benecia L. Williams de la Universidad Emory, las 20 novelas de Emecheta trataban:

primarily with the portrayal of the African woman. The main characters of her novels show what it means to be a woman and a mother in Nigerian society. Emecheta looks at how sexuality and the ability to bear children can sometimes be the terms only used to define femininity and womanhood. She is interested in how gender intersects and engages with education, poverty and enslavement.

principalmente la representación de las mujeres africanas. Los personajes principales de sus novelas muestran qué significa ser una mujer, ser madre, en la sociedad nigeriana. Emecheta ve cómo la sexualidad y la habilidad de traer hijos al mundo pueden ser a veces los únicos términos utilizados para definir la feminidad y la condición de mujer. Está interesada en cómo el genero se cruza e implica con la educación, la pobreza, y la esclavitud.

Desde que salió a la luz la noticia de la muerte de Emecheta, han llovido homenajes de todas partes del mundo. Bernardine Evaristo, en un homenaje publicado en The Guardian la describió como una de esas autoras que “se inspiraba en su propia experiencia para escribir innovadora ficción”:

…[the] so-called ‘Renaissance generation,’ those Africans who came of age at the same time as their countries. She and other writers all over the continent had both the challenge and the joy that comes with being first, of writing Africa and Africans into literary existence. They embraced the task.

…[la] llamada “generación del Renacimiento”, esos africanos que alcanzaron la mayoría de edad al mismo tiempo que sus países. Ella y otros escritores de todo el continente tenían tanto el desafío como el placer que hay en ser el primero, de poner a África y los africanos en la existencia literaria. Abrazaron la tarea.

La Dra. Nnedi Okorafor, una premiada autora nigeriano-estadounidense, le dijo a la BBC que Emecheta “fue la razón por la que empezó a escribir”.

Y la celebrada autora nigeriana Chimamanda Ngozi Adichie, escribió este brillante epitafio sobre Emecheta:

Buchi Emecheta.
We are able to speak because you first spoke.
Thank you for your courage.
Thank you for your art.
Nodu na ndokwa [Igbo expression meaning: rest in peace]
~CNA

Buchi Emecheta.
Podemos hablar porque tu hablaste primero.
Gracias por tu coraje.
Gracias por tu arte.
Nodu na ndokwa [expresión del igbo que significa: descansa en paz]
~CNA

Foto de perfil de Buchi Emecheta en Goodreads.

En Facebook, Ezeada Ezenwa no podía creer que Emecheta hubiese fallecido. “¿Cómo ha podido morir cuando no la he conocido ni le he dicho todo lo que significa para mí?”

How can she depart when I haven't told her how reading The Slave Girl at eight made me want to build worlds with stories, just like Buchi and fall in love with Ibuzo, just as she told me to. How can she join her ancestors when I haven't berated her for letting Akunna die, for the tears I shed for her, my heart breaking even though my head said she's just a product of ink and paper. Or how I struggled with a rage I couldn't have understood when Francis burnt Ada's manuscript, I was only eleven and had never written a book but I knew it had to be one of the most fucked up things a man can do. And when a certain brilliant, handsome man ‘jokingly” told me he'd break my laptop if I let my writing get in the way of giving him attention, I grabbed my bag and hailed a cab. His number is still blocked and he's given up trying to reach me
Buchi, I haven't told you how you and your stories have shaped the woman I have become and this writing that is more frustrated perspiration than flights of inspiration.
Perhaps you think I am selfish, thinking only of myself and the loss of a dream I have had since I was eight, but Buchi I do not care. Tomorrow I will wish you a safe voyage to the place where having a vagina does not make you a second class citizen, but tonight, I will revel in rage.
Rest in Peace Buchi Emecheta.

Cómo puede marcharse cuando no le he dicho que leer The Slave Girl [La esclava] a los ocho años me hizo querer construir mundos con historias, como Buchi, y enamorarme de Ibuzo, justo como ella me dijo. Cómo puede reunirse con sus ancestros cuando no la he regañado por dejar morir a Akunna, por las lágrimas que derramé por ella, mi corazón rompiéndose aunque mi cabeza me dijese que no era más que un producto de tinta y papel. O cómo forcejeé con una rabia que no podía haber entendido cuando Francis quemó el manuscrito de Ada, yo tenía solo once años y nunca había escrito un libro, pero sabía que era una de las cosas más jodidas que un hombre puede hacer. Y cuando cierto hombre, brillante y atractivo, “bromeó” con romperme el portátil si dejaba que mi escritura se interpusiera en el tiempo que le dedicaba a él, agarré mi bolso y tomé un taxi. Su número todavía está bloqueado y ya ha dejado de intentar contactar conmigo.
Buchi, no te he dicho cómo tú y tus historias han moldeado a la mujer en la que me he convertido y este escrito, que es más frustrada transpiración que ráfagas de inspiración.
Quizá crees que soy egoísta, pensando solo en mí y la pérdida de un sueño que tengo desde los ocho años pero, Buchi, me da igual. Mañana te desearé un buen viaje al lugar en el que tener vagina no te convierte en un ciudadano de segunda categoría, pero esta noche, me deleitaré en mi rabia.
Descansa En Paz, Buchi Emecheta.

El Oxford Tutorial College tuiteó en su memoria:

Es triste decir adiós a la legendaria escritora de Nigeria, Buchi Emecheta. Tu contribuición a la literatura africana no puede ser infravalorada. Adieu.

Charles Onyango-Obbo, editor de Africapedia, rebosaba admiración por Emecheta, quien no dejó que su situación personal la desanimase:

DEP Buchi Emecheta: prometida a los 11 años; su marido quemó su primer manuscrito; tuvo 5 hijos en 6 años y aún así ¡escribió 20 libros!

Nigeria Book Hub describió Las delicias de la maternidad como una obra maestra:

Las delicias de la maternidad fue una obra maestra. Descansa en paz, Buchi Emecheta.

Y David Adeleke resumió el más grande legado de Emecheta así:

Perhaps Emecheta’s grandest legacy was making us realise that feminism isn’t alien to Africa. She clearly defined African feminism as one that is different from that of the West. “African feminism is free of the shackles of Western romantic illusions and tends to be much more pragmatic,” she once said. “Working and achieving to great heights is nothing new to the woman of Africa… An African woman has always been a woman who achieves.” This definition of feminism recurs in her books; it is evident in the lives of Nnu Ego and Adah Ofili. Through Emecheta’s works, we are challenged to think about gender inequality from within (and by ourselves as Africans) and not swallow the West’s idea of it, for every society is different in its own way.

Quizá el más grande legado de Emecheta fue hacernos ver que el feminismo no es ajeno a África. Definió claramente el feminismo africano como uno diferente al de occidente. “El feminismo africano está libre de los grilletes de las ilusiones románticas de Occidente, y tiende a ser mucho más pragmático”, dijo una vez. “Trabajar para superarse no es nada nuevo para la mujer africana… Una mujer africana siempre ha sido una que consigue”. Esta definición de feminismo es recurrente en sus libros; es evidente en las vidas de Nnu Ego y Adah Ofili. A través de los trabajos de Emecheta, se nos reta a mirar a la desigualdad de género desde dentro (por nosotros mismos como africanos) y no tragarnos la idea occidental sobre ello, pues toda sociedad es diferente en sí misma.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.