¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Ala dura presiona al presidente Rouhani de Irán para que prohíba Telegram antes de las elecciones del 2017

The Iranian government has announced plans to regulate social media channels with more than 5000 followers. As the largest social network application in Iran, this is thought to directly effect Telegram.

El gobierno iraní anunció un plan para regular los canales de medios sociales que tengan más de 5.000 seguidores. Por ser Telegram la aplicación de red social más grande de Irán, se cree que se verá directamente afectada.

Una versión de este artículo apareció originalmente en iranhumanrights.org.

Una fuente iraní cercana a la Campaña Internacional por los Derechos Humanos en Irán (ICHRI) afirma que el fiscal de Teherán, Abbas Jafari Dowlatabadi, solicitó al presidente Hassan Rouhani que bloquee el acceso a Telegram, la aplicación de mensajería celular más usada de Irán, antes de las elecciones presidenciales que tendrán lugar el 19 de mayo del 2017.

Rouhani aún no ha respondido a la solicitud, según informó una fuente a la Campaña, pero su gobierno se negó a responder a una presión similar de los miembros del ala dura de bloquear las aplicaciones populares como Telegram, que cuenta con más de 20 millones de usuarios dentro de Irán, previo a las elecciones nacionales parlamentarias y de la Asamblea de Expertos de febrero del 2016.

La ICHRI también supo que, desde el 2014, la oficina del Líder Supremo, el Poder Judicial, el Seminario Tecnológico de Qom y la policía también solicitaron al gobierno de Rouhani que limitara o prohibiera el acceso a Telegram en Irán porque permitía a los usuarios compartir contenidos que, según ellos, eran antirrevolucionarios, inmorales y antirreligiosos. En otras palabras, quieren prohibir a Telegram porque facilita el disenso político interno.

“Las instituciones militares y los seminarios radicales de [la ciudad de] Qom han ejercido mucha presión sobre el Ministerio de Comunicaciones y Tecnología de la Información para que bloquee el acceso a Telegram”, según aseguró una fuente informada a la Campaña en junio del 2016. “No obstante estas presiones, el gobierno moderado del presidente Hassan Rouhani ha logrado evitar las críticas por permitir a los iraníes el acceso sin censura a Telegram y otras aplicaciones de mensajería”.

‘Muerte a la libertad’

Desde mediados del 2016, los funcionarios judiciales han anunciado el cierre forzado de miles de canales de Telegram de iraníes y citaron a decenas de personas a las comisarías o a los juzgados por publicar material supuestamente cuestionable, tanto en fotos como en noticias.

La aplicación permite a los usuarios crear canales y grupos de miembros con contenidos en línea.

El 18 de enero del 2017, los funcionarios judiciales de la provincia iraní de Hormozgan aseguraron haber borrado casi 80 canales de Telegram y haber arrestado a 32 personas que administraban esos canales por la supuesta “difusión de mentiras, alterar el orden público, causar de miedo y promover material inmoral y anticultural”.

La referencia al contenido “inmoral” por parte de los funcionarios iraníes es, generalmente, una forma indirecta de hablar de la pornografía, aunque en este caso, las campañas de censura de la República Islámica no se limitan al contenido sexual.

Publicar fotos de mujeres sin ocultar el cabello con el hiyab o a la moda “occidental”, criticar públicamente al líder supremo, o hacer campañas pacíficas contra la pena de muerte (todo fácilmente posible a través de las aplicaciones de redes sociales) son solo algunas de las razones para terminar preso en Irán.

En diciembre del 2016, la policía cibernética (FATA) solicitó oficialmente que todos los canales de Telegram de iraníes que tuvieran más de 5.000 seguidores solicitaran permisos antes del 25 de febrero del 2017, de lo contrario, serían procesados. El sistema de registro en línea se creó para ayudar a las agencias estatales a vigilar las actividades de los administradores de canales de Telegram y sus seguidores mediante la creación de un mapa detallado de usuarios y sus afiliados.

“En la última reunión del Consejo Supremo del Ciberespacio, se decidió que aquellos que administrasen canales de noticias de las redes sociales con un determinado número de seguidores debían tramitar un permiso”, informó el ministro de telecomunicaciones designado por Rouhani, Mahmoud Vaezi, el 5 de diciembre del 2016.

Al día siguiente, el Fiscal General Mohammad Jafar Montazeri vapuleó al Consejo y a otros funcionarios por no hacer lo necesario para controlar el libre intercambio de información a través de internet.

“Muerte a la libertad por toda la destrucción que trae”, dijo el  de diciembre. “Eso (internet) no es libertad. Es la peor forma de esclavitud. En este país, funcionan las redes contaminadas contra la religión porque los organismos responsables no cumplen con su función”.

Internet y las aplicaciones de medios sociales tienen fuertes restricciones y censura dentro de Irán, donde el ala dura del gobierno ve en cualquier forma de libertad de internet una amenaza a la santidad de la República Islámica. Está por verse si Rouhani, quien pronto iniciará su campaña por un segundo período presidencial, resistirá nuevamente la presión de los extremistas para que limite o prohíba el acceso a los medios sociales de Irán antes de las elecciones de mayo.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.