¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

La respuesta de un artista chileno a la visión del VIH: Shock, conciencia y humanización

sombra-3-720x480

“Enterarme de que tenía VIH fue como salir nuevamente del closet. Yo lo vi así. Esta era mi segunda oportunidad y esta vez no lo voy a hacer triste, lo voy a hacer con show.” Imagen publicada bajo licencia Creative Commons 4.0.

La siguiente es una re-edición de la entrevista hecha por Palo Valencia para el medio chileno Pousta y fue publicada originalmente en su página principal bajo licencia Creative Commons 4.0.

“El Sombra es un parásito” es lo que José Abarza te dice cuando se presenta. Porque frente a ti no es José, sino el Sombra, la persona que adoptó, y como ser humano. José Abarza ha sido conocido en Chile también como el miembro de la banda de “reaggetón disidente” Marako Intenso, que busca dar la vuelta al imaginario propio del género y agregarle nuevas imágenes:

Abarza hace “performance bizarra”. Así lo define. Lo empezó a practicar desde los tiempos de Marako Intenso, donde cantaban sobre experiencias verídicas.

Por ejemplo, la canción Trava asesina es sobre una travesti que conoció, que mató a tres personas y que por eso estuvo nueve años presa; o Sexy pasturri, que era sobre alguien que le gustaba que estaba metido en la pasta base

Muchas veces te bombardeas de tantas cosas y normalizas tantas situaciones que […] ya no te sorprenden. Pero cuando sales de ahí piensas que es fuerte […] 

Pero hoy Marako Intenso es un proyecto del pasado y Sombra es un artista independiente: 

Yo soy loca, soy más bizarra. Yo hablo del sida, de las enfermedades de transmisión sexual, sobre cortarte, que [insultes] a los demás. Ahora hago algo similar a Marako Intenso pero más bonito, más visualmente cuidado. Ya no me grabo yo, hay alguien que lo hace, que me corta y arma las maquetas. Yo puedo pedir lo que quiera, quiero que suene así, o quiero que suenen balazos. Igual antes me tenía que adaptar a lo que había en internet y [eso] me enseñó a trabajar con cero recursos. Pero ahora puedo crear algo con más recursos.

En marzo de este año Sombra apareció en una nota del medio chileno El Desconcierto sobre el VIH, contando que era seropositivo. Lo que para muchos significaría un drama infinito no es tan así para él:

Salió un día y al otro tenía toda la bandeja de entrada llena de mensajes de ‘estoy contigo’, ‘te apoyo’. Y yo [respondía] ‘no me estoy muriendo, estoy más vivo que nunca’. Lo que menos quiero es que sientan pena o lástima

Nos quieren a todos [los homosexuales] muertos

Sombra tiene VIH hace un poco más de un año, pero tuvo que pasar un tiempo en una dura incertidumbre. Tuvo que pasar por meses de exámenes sin saber qué tenía. “Era o VIH o leucemia. Yo prefería [VIH], no cáncer, dice. Después comenzó un desfile de médicos que se iban antes de atenderlo. Otros atendían a 17 pacientes en una hora y media. Otros llegaban acompañados de practicantes mientras los revisaban. Actualmente no está en etapa de recibir tratamiento. No le gusta demasiado el tema de la medicación:

Tengo un amigo que toma como ocho pastillas y él no se va a morir de sida, se va a morir de falla hepática de tanta cosa. Si al final nos quieren a todos los [homosexuales] muertos y resulta que somos súper buena inversión. Vivimos solos, [salimos de fiesta] toda la vida, nos compramos ropa cara, no tenemos hijos. ¿Para que nos quieren matar estos empresarios locos?

Y sobre el diagnóstico, Sombra dice:

Enterarme de que tenía VIH fue como salir nuevamente del closet. Yo lo vi así. Esta era mi segunda oportunidad y esta vez no lo voy a hacer triste, lo voy a hacer con show. Si mi mamá se siente mal, obvio que se lo voy a explicar de mejor forma para que no le de pena. Si [tengo sexo] con alguien obvio que le voy a decir, mejor que lo sepa de antes para evitar esa conversación. Porque no todo el mundo es como uno. Mis amigos me dicen [“no me toques”] y yo les digo “me voy a cortar en la noche y se lo voy a pegar a todos”. Es un [fastidio] constante. Pero el poder lo tengo yo. Yo soy un arma mortal

Según él, los grupos de poder se han apoderado del discurso del VIH:

Todo lo adornan con lentejuelas. Hubo una marcha el 1 de diciembre para decir “yo tengo VIH”. Patético, salgamos a marchar a decir que tenemos VIH todos. A mí me llegó una invitación y dije ‘uuuh voy a derramar y esparcir sangre para que todos se infecten’, y me dicen ‘oooh es tan serio’. No puedes dar charlas para asustar a la gente. Normalicemeos el VIH ahora, no mañana. Yo no entiendo a la gente que le tiene tanto miedo al VIH. Sí, ya, es una enfermedad crónica. Pero si te la cuidas bien puedes ser más sano que alguien sin VIH. Tengo VIH. Soy persona.

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.