¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

En Georgia, vecino de Turquía, un colegio Gülen pierde su licencia

Fethullah Gulen. Captura de pantalla de un video de YouTube pubilcado en el canal oficial de NRT HD el 4 de agosto del 2016.

Este artículo es una publicación de EurasiaNet.org, que reproducimos con autorización.

La campaña de Turquía contra los colegios que supuestamente están vinculados con el clérigo musulmán Fethullah Gülen se incrementó grandemente a comenzos de febrero cuando el gobierno georgiano optó por suspender la licencia del Colegio de la Amistad Refaiddin Şahin de Batumi, insititución privada antes denunciada por un diplomático turco por presuntamente “servir a grupos terroristas” leales a Gülen.

La decisión de Georgia de cancelar la licencia de funcionamiento del colegio llegó días después de que 270 sospechosos fueron enjuiciados en Turquía por presunta participación en un fallido intento de golpe en julio pasado del que Ankara culpa a Gülen, que ahora vive en Estados Unidos y está procesado en ausencia. Washington no reconoce como terrorista al profesor islámico de 75 años de edad.

A pesar de sus estratégicos vínculos con Turquía y a diferencia de otros países eurasiáticos, anteriormente Georgia no había tomado acción para clausurar instituciones consideradas parte de la red internacional de colegios de Gülen.

Las razones para tomar esta decisión no quedan muy claras. La decisión oficial, aparentemente tomada el 3 de febrero, tal vez se publique recién a fines de la primera quincena del mes.

El portavoz del Centro Nacional para Mejoramiento de la Calidad Educativa, el organismo que supervisa las licencias de los colegios, dijo que solamente un grupo de supervisión había encontrado “graves violaciones” a las regulaciones, incluido el proceso de matrícula, informó Interpressnews.

Elguja Davitadze, director del Colegio Şahin de la Amistad, dijo a reporteros georgianos que la “principal” presunta violación del colegio fue haber matriculado “incorrectamente” a diez alumnos con ciudadanía turca en su sección en georgiano. Puso objeciones porque el colegio, que tiene una buena reputación en Batumi, había coordinado este procedimiento con el Centro Nacional.

De acuerdo a ley, a menos que se considere que un colegio no funciona bien, los funcionarios tienen 60 días para explicar con detalle cómo pueden solucionar cualquier infracción normativa. Pero no hay señales todavía de que planeen hacerlo para el Colegio Şahin de la Amistad. El portavoz del Centro Nacional para Mejoramiento de la Calidad Educativa, Davit Kobakhidze, afirmó que los alumnos del colegio se pueden transferir a cualquier otro plantel.

Muy decidido, el director Davitadze dijo a medios georgianos que el colegio abriría como siempre el lunes 6 de febrero, pues todavía no había recibido documento oficial alguno sobre la cancelación de su licencia.

Describió la decisión como “política”. El Instituto Tolerancia y Diversidad, organización de la sociedad civil que está revisando el caso, está de acuerdo en que la coincidencia de la pérdida de la licencia con los “acontecimientos en Turquía” generan “sospecha”.

La embajada turca no respondió a la solicitud de comentarios.

Sin embargo, políticos del Partido Movimiento Unido Nacional y Republicano, de la oposición, objeta que otro colegio en Batumi vinculado a Turquía, parece haber tenido menos problemas con las regulaciones.

Al Colegio Turco Batumi –según medios turcos, el primer colegio del estado turco de Georgia– se le permitió construir sus instalaciones y abrir hacia mediados del año pasado sin permiso de construcción ni licencia de ningún tipo, sostienen (supuestamente, desde entonces se ha intentado abordar estas omisiones).

Se cree que el colegio está financiado por el emrpresario turco Galip Öztürk, ferviente partidario del presidente turco Recep Tayyip Erdoğan y adversario de Gülen. Metro Holding de Öztürk, empresa de transportes, maneja sus operaciones georgianas fuera de Batumi, centro de operaciones de intercambio georgiano-turco.

Aunque se pretenda que el Colegio Turco Batumi sea una alternativa al Colegio Şahin de la Amistad, nadie lo ha afirmado tan abiertamente.

En una entrevista anterior con EurasiaNet.org, el embajador turco Zeki Levent Gümrükçü afirmó que Turquía ha dejado en claro a Tiflis sus preocupaciones referidas a la red Gülen, pero enfatizó que cerrar los colegios Şahin depende solamente del gobierno georgiano.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.