¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Imágenes de emigrantes trabajando en una fábrica de ladrillos al lado de un río en Myanmar

Photo by Zaw Zaw / The Irrawaddy

Imagen de Zaw Zaw / The Irrawaddy

Este artículo escrito por Zaw Zaw está sacado de The Irrawaddy, un portal web de noticias independiente, y Global Voices lo republica como parte de un acuerdo para compartir contenido.

Viviendo una existencia precaria, más de 100 emigrantes internos hacen ladrillos todos los días en una de las fábricas cerca de Don Kone y Thayer Tapin, pueblos pequeños en las orillas del río Irrawaddy en el municipio de Patheingyi, perteneciente a la región de Mandalay en Myanmar (Birmania).

En esta zona hay cuatro fábricas de ladrillos y cada localización contiene más de 20 pequeños hornos de cemento. Estos lugares de trabajo son únicos, en el sentido de que familias enteras, con la excepción de bebés, se pueden encontrar trabajando aquí.

En algunos casos, niños de tan solo cinco años de edad participan en el trabajo de su familia cuando en realidad deberían estar jugando o estudiando en el colegio.

Viviendo en cabañas temporales, los emigrantes se han mudado de otras partes del distrito de Mandalay a la orilla del río con el fin de ganarse la vida.

Para la mayoría de estas familias, los salarios insuficientes y el elevado coste de la comida hacen que todos sus miembros tengan que trabajar. No hay otra opción de alcanzar los objetivos de producción y ganar el dinero que necesitan para mantenerse.

En algunos casos, cuando los trabajadores adultos se enferman, piden un adelanto a sus jefes hasta que puedan recuperarse. Cuando son incapaces de devolver el dinero rápidamente, arrastran a sus hijos a trabajar con ellos.

Las familias emigrantes cuecen ladrillos a orillas del río Irrawaddy hasta la temporada de lluvia, cuando los niveles del agua aumentan y ya no hay arcilla. En ese momento, se mudan junto a sus familias a otras fábricas controladas por los mismos propietarios en el municipio de Madaya, continuando así con el círculo vicioso.

Abajo encontramos más imágenes de los trabajadores transportando cestas de arcilla y arrastrando montones de ladrillos terminados en una fábrica cerca de los pueblos de Don Kone y Thayet Tapin.

Photo by Zaw Zaw / The Irrawaddy

Imagen de Zaw Zaw / The Irrawaddy

Photo by Zaw Zaw / The Irrawaddy

Imagen de Zaw Zaw / The Irrawaddy

Photo by Zaw Zaw / The Irrawaddy

Imagen de Zaw Zaw / The Irrawaddy

Photo by Zaw Zaw / The Irrawaddy

Imagen de Zaw Zaw / The Irrawaddy

Photo by Zaw Zaw / The Irrawaddy

Imagen de Zaw Zaw / The Irrawaddy

Photo by Zaw Zaw / The Irrawaddy

Imagen de Zaw Zaw / The Irrawaddy

Photo by Zaw Zaw / The Irrawaddy

Imagen de Zaw Zaw / The Irrawaddy

Photo by Zaw Zaw / The Irrawaddy

Imagen de Zaw Zaw / The Irrawaddy

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.