¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

En Nueva York, diseñadora estadounidense de origen iraní usa la moda para generar impacto social

Model displays one of the scarves inspired by the maps of cities for Cityzn by Azin.

Modelo luce una de las chalinas inspiradas en mapas de ciudades de Cityzn by Azin. Fotografía compartida por Azi Valy y usada con permiso.

En vista de todos los conflictos y guerras que están ocurriendo en el mundo, en la ciudad de Nueva York una diseñadora ha fundado una marca inspirada en las ciudades que pretende destacar los valores comunes respetando las diferencias y creando “conciencia del lugar e influencia de la moda como herramienta para generar impacto social”.

La arquitecta estadounidense de origen iraní devenida en diseñadora, Azin Valy, cofundadora del galardonado estudio de arquitectura multidisciplinario neoyorquino I-Beam Design, lanzó Cityzen by Azin, una marca de moda y accesorios de lujo, en el 2012.

A model wears one of Azin's scarves.

Una modelo luce una de las chalinas de Azin. Los diseños pretenden conectar “la esencia y el espíritu de la ciudad con los de la prenda.” Fotografía compartida por Azin y usada con permiso.

“Es una manera de conectar el corazón y alma de una ciudad con los de una prenda. La ropa es nuestra primera estructura habitable… Se trata de lucir audaz y de serlo. Se trata de ciudadanía global y no solo de nacionalismo o regionalismo”, me dijo Azin Valy cuando la entrevisté en su oficina del Soho. “Te permite literalmente mostrar tu orgullo en las mangas o simplemente conectarte con la comunidad global”.

Omid Memarian: How did you go from being a successful architect to the fashion world?

Azin Valy: In 2011, my architecture firm, I-Beam Design, founded by Suzan Wines and me, was nominated for an urban planning exhibition at the Museum of Modern Art (MOMA) examining the future of cities that were going through the foreclosure crisis. As I was researching the urban structure of these cities—in New York, New Jersey, Florida, California and Nevada—I was amazed by their breathtaking views from above, despite the crisis they were facing on the ground. I wondered if there was a way to highlight their beauty while raising awareness about their challenges by incorporating them into textile designs. There I saw an opportunity to merge fashion and architecture (vis-à-vis urban planning) with social entrepreneurship. And so Cityzen by Azin was born, to bring awareness to place, and leverage fashion as a messaging tool to create social impact.

What excited me was the idea of allowing the landscape to define each design. For instance, the Tiber River forming the neckline of the Rome dress or the Chao Phraya River becoming a strap in the Bangkok dress, and the Ganges turning into a slit on the Dhaka dress.

The superimposition of the cities onto the shape of the body and playing around with the scale of each allowed numerous interpretations of each design which literally opened up a whole world to me. I felt that I could spend the rest of my life generating infinite designs while learning about each place and virtually traveling the world. It was also a way for me to connect to places I loved as well as places I was curious about.

Omid Memarian: ¿Cómo fue su transición de exitosa arquitecta al mundo de la moda?

Azin Valy: En el 2011, mi estudio de arquitectura, I-Beam Design, que fundamos con Suzan Wines, fue nominado para una exposición de diseño urbano en el Museo de Arte Moderno (MOMA) que examinaba el futuro de las ciudades que estaban atravesando la crisis de las ejecuciones hipotecarias. Mientras investigaba la estructura urbana de estas ciudades—Nueva York, Nueva Jersey, Florida, California y Nevada—quedé sorprendida por sus asombrosas vistas aéreas, a pesar de la crisis que enfrentaban a nivel del suelo. Me preguntaba si era posible destacar esa belleza y al mismo tiempo generar conciencia acerca de los desafíos incorporando esos paisajes en el diseño textil. Allí vi una oportunidad de combinar moda y arquitectura (en relación al planeamiento urbano) con iniciativas sociales. Y así nació Cityzen by Azin, para generar conciencia acerca del lugar y la influencia de la moda como herramienta generadora de impacto social.

Lo que me entusiasmó fue la idea de permitir que el paisaje defina cada diseño. Por ejemplo, el río Tíber formando el escote del vestido Roma o el río Chao Phraya convirtiéndose en un bretel en el vestido Bangkok, y el Ganges en un tajo en el Dhaka.

Superponer ciudades sobre la forma del cuerpo y jugar con la escala de cada una permitió numerosas interpretaciones de cada diseño, lo que literalmente me abrió un mundo sin límites. Sentí que podría pasar el resto de mi vida generando diseños infinitos aprendiendo de cada lugar y viajando virtualmente por el mundo. También fue una manera de conectarme con lugares que me encantaron, así como también por lugares por los que sentía curiosidad.

A portrait of the Iranian-American fashion deigner Azin Vali.

Retrato de la diseñadora estadounidense de origen iraní Azin Valy. Fotografía compartida por Azin y usada con permiso.

OM: When did you think of turning your idea into a fashion brand?

AV: When I realized the tremendous potential this concept has both from a design and creative point of view as well as the social impact it could have. After all, I am dealing with the World!
As an Iranian-American, I straddle two seemingly very different cultures that actually have a lot in common, yet are full of misconceptions about one another. I thought it would be a great opportunity to create a brand that transcends physical and mental borders and promotes a global dialogue towards understanding and peace.

OM: ¿Cuándo se le ocurrió convertir su idea en una marca de moda?

AV: Cuando me di cuenta del tremendo potencial que tenía este concepto, tanto desde lo creativo como desde su posible impacto social. ¡Después de todo, estoy trabajando con el mundo entero!
Como iraní-estadounidense, me muevo entre dos culturas aparentemente muy diferentes que en realidad tienen mucho en común, pero están plagadas de prejuicios. Pensé que sería una gran oportunidad para crear una marca que trascienda las fronteras físicas y mentales y promueva un diálogo global hacia la comprensión y la paz.

OM: How you choose which cities to do?

AV: It varies according to the places I’ve been to or where I would like to go, or where my staff is from, but also based on world events and places in conflict or crisis. I research each city and learn about its history, culture, architecture, craft, etc. and choose colors accordingly. Each Cityzen piece is accompanied by a small hang tag or mini-guide that celebrates the featured city through the six senses of sight, sound, touch, taste, scent and thought, where we promote books to read or music to listen to or foods to taste.

I am also an idealist and like to choose cities that are in conflict, and show that the world is far greater than all the petty differences we go to war over, and that we need to unite in preserving it rather than destroying it. By raising awareness of areas in conflict or crisis, I hope to draw more attention to the plight of the people living there and utilize my brand for greater social impact.
I also work in collaboration with various charities to help raise funds and awareness for their causes according to their geographic location.

OM: ¿Cómo elige las ciudades para sus prendas?

AV: Varía de acuerdo a los lugares que visité o donde me gustaría viajar, o los lugares de origen de mi equipo, pero también en base a eventos mundiales o lugares en conflicto o en crisis. Investigo cada ciudad, aprendo su historia, su cultura, arquitectura, artesanías, etc. y elijo los colores correspondientes. Cada producto de Cityzen va acompañado de una pequeña etiqueta o de una mini guía que celebra la ciudad a través de los seis sentidos, vista, oído, tacto, gusto, olfato y pensamiento, donde promocionamos libros, música o comida.

También soy idealista y me gusta elegir ciudades que están en conflicto, y mostrar que el mundo es mucho más grande que todas las pequeñas diferencias por las que vamos a la guerra, y que en lugar de destruirlo necesitamos unirnos para preservarlo. Al generar conciencia acerca de las áreas en crisis o en conflicto, espero llamar la atención a la grave situación de quienes habitan esas regiones y usar la marca para generar mayor impacto social
También trabajo con varias entidades benéficas para, según su ubicación geográfica, reunir fondos y concientizar acerca de sus causas.

A model wears one of Azin's scarves. Photo shared by Azin and used with permission.

Una modelo luce una chalina de la colección de Azin. La línea pretende tener embajadoras en todo el mundo que representen a las diferentes ciudades para promover un diálogo global. Fotografía compartida por Azin y usada con permiso.

OM: How hard was it to enter the super competitive fashion market?

AV: The challenge was the fact that I am an outsider to the fashion world—which may be an opportunity in and of itself. There is a lot that I have learned in a short period of time and a lot more to learn. I am excited about every aspect of it.

What is exciting about the fashion profession relative to architecture is the immediacy it has and the exposure it gets. The fashion industry has a tremendous ability to channel women who are 80% of the consumers into asserting their point of view not only through their spending but also their intellect.

OM: ¿Qué tan difícil fue entrar en el extremadamente competitivo mercado de la moda?

AV: El desafío fue el hecho de que soy una forastera en el mundo de la moda—lo que podría ser una oportunidad en sí misma. He aprendido mucho en un breve período y tengo aún mucho que aprender. Cada aspecto de la moda me entusiasma.

Lo que es excitante acerca de la moda como profesión en comparación con la arquitectura es su inmediatez y exposición. La industria de la moda tiene una tremenda capacidad para dirigir a las mujeres que constituyen el 80% de los consumidores para que reivindiquen su punto de vista no solo con sus gastos sino también con su intelecto.

 

OM: How do you envision the future of your brand? What’s the next step?

AV: For the near future, we are working on a collection of coats with an incredible Afghan/Swiss/American designer who is also an architect. Her name is Zolaykha Shehrzad of Zarif Design and she supports over 30 women in Kabul. We are producing a Kabul collection for next year which I am very excited about. We hope to have an event in the near future to showcase both brands and help raise funds towards peace efforts.

For the distant future, I am hoping to have women “ambassadors” from all over the world come together in sponsoring different cities and promoting a wider dialogue towards peace, as they are the peacemakers and the majority of donors in the world. I am also working on a business model in which I can partner with international and nongovernmental organizations to employ displaced people, particularly women, at fair market prices while creating a mobile manufacturing center within refugee camps.

Speaking literally and metaphorically, I have the entire world at my disposal to work with, and have come full circle in connecting all my interests.

OM: ¿Cómo se imagina el futuro de su marca? ¿Cuál es el próximo paso?

AV: Para el futuro cercano, estamos trabajando en una colección de abrigos con una diseñadora afgana/suiza/estadounidense increíble que también es arquitecta. Su nombre es Zolaykha Shehrzad de Zarif Design y apoya a más de 30 mujeres en Kabul. También estamos produciendo una colección inspirada en Kabul para el año próximo y estoy muy entusiasmada al respecto. Espero que pronto podamos organizar un evento para mostrar ambas marcas y reunir fondos para contribuir con los esfuerzos de paz.

A largo plazo, espero contar con “embajadoras” en todo el mundo que patrocinen diferentes ciudades y promocionen un mayor diálogo de paz, ya que las mujeres son las constructoras de la paz y representan la mayoría de aportantes a nivel mundial. También estoy trabajando en un modelo de negocios que me permita asociarme con organizaciones internacionales y ONG para darle trabajo a personas desplazadas, especialmente mujeres, en mercados de precios justos y crear centros itinerantes de manufactura dentro de campos de refugiados.

Hablando tanto en sentido metafórico como literal, tengo el mundo a mi disposición para trabajar, y he logrado cerrar el círculo conectando todos mis intereses.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.