¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Protestas sobre Jallikattu en Tamil Nadu, India, no solo son por corridas de toros

Man Versus Bull - The Jallikattu Sport. Image from Flickr by Vinoth Chandar. CC BY 2.0

Hombre versus toro – el deporte Jallikattu. Imagen de Flickr por Vinoth Chandar. CC BY 2.0

El estado de Tamil Nadu, al sur de India, fue el centro de protestas de cientos de miles de personas, después de que el 12 de enero el Tribunal Supremo de India rechazara la petición de retirar la prohibición del Jallikattu, una forma tradicional de corridas de toros. La decisión llegó dos días antes del comienzo del Festival Pongal, un agradecimiento hindú a la naturaleza, donde el Jallikattu habría tenido un lugar si se hubiera permitido.

Rápidamente, las personas que se opusieron a la decisión del tribunal se reunieron en Chennái, capital del estado, coreando lemas como “queremos Jallikattu”. El movimiento se expandió a otros lugares de Tamil Nadu entre los que se encontraba Madurai, Erode, Salem y Coimbatore.

El 18 de enero, jóvenes de todos los ámbitos de la sociedad, incluyendo muchas mujeres, tomaron las calles en grandes cantidades y ocuparon la playa Marina en Chennái. Después de que el Gobierno de Tamil Nadu aprobara una resolución el 23 de enero, que supuestamente volvería a permitir el Jallikattu, los organizadores suspendieron las posteriores manifestaciones, aunque la policía había desalojado el lugar en medio de denuncias de violencia.

Para muchos manifestantes, que trabajaron conjuntamente a través de castas y divisiones religiosas, defender el Jallikattu también era defender la cultura local y comunitaria contra las normas dictadas por las élites culturales en Delhi o Bombay. Algunos medios de comunicación incluso compararon la protesta de 2011 con la protesta de la plaza Tahrir en El Cairo.

El Jallikattu es parte la cultura de Tamil y Sanatan. Se trata de una costumbre centenaria y ninguna corte en el mundo podrá eliminarla. PETA India lo ha conseguido.

La prohibición del Jallikattu

El Jallikattu es un deporte antiguo y en tamil se conoce como eru thazhuvuthal (abrazo al toro). Incluye a mucha gente que intenta agarrar la gran joroba de un toro Bos indicus liberado en una muchedumbre. El reto es sujetar al toro con los brazos mientras el toro intenta escapar. Los participantes sujetan al toro el mayor tiempo posible, intentando detenerlo y retirarle las banderas de sus cuernos.

El deporte se remonta al periodo clásico Tamil (400-100 AC) y generalmente no se hiere al toro, a diferencia de la corridas de toros en otras culturas en las que se sacrifica el animal. Es más, una de las normas del Jallikattu es que los participantes no deben golpear ni herir al toro de ninguna manera.

El 17 de mayo de 2014, el Tribunal Supremo prohibió las corridas de toros Jallikattu luego de una petición presentada por Animal Welfare Board of India (AWBI) y PETA, asociación estadounidense por los derechos de los animales. Los demandantes alegaron que las personas maltrataban física y mentalmente a los toros del Jallikattu para su disfrute.

El 19 de enero, la playa Marina estaba repleta de gente. Foto de Bala G. Usada con permiso.

Cómo empezó la protesta

Ante el rechazo del tribunal de retirar la prohibición, varios grupos organizados principalmente en las redes sociales, se reunieron para protestar con velas el 8 de enero en Playa Marina, en Chennái, para que se permitiera de nuevo el deporte y prohibir PETA en la India. Fue un gran éxito.

Tras la decisión del tribunal, el 16 de enero, los habitantes de Alanganallur, Madurai, protestaron en el famoso estadio Vaadi Vaasal en favor del Jallikattu. Al finalizar el día, la policía detuvo por poco tiempo a alrededor de 200 manifestantes.

Al día siguiente, mientras se difundían las noticias sobre las detenciones, los jóvenes acudieron en masa playa Marina para apoyar a los detenidos en Madurai. Los manifestantes permanecieron toda la noche con las luces de los móviles encendidas en la oscuridad cuando las autoridades apagaron las farolas para presionarlos a que se dispersaran.

Los testigos presenciales afirman que las protestas fueron pacíficas, que incluyeron baile y canto. Significativamente, las mujeres y los niños informaron que se sintieron seguros en medio de toda la gente.

¡Momentos como este son gratificantes!

Las protestas atrajeron a mucho público y gente común y corriente envolvió y distribuyó comida, y ofreció servicios móviles a los participantes que permanecieron en playa Marina en Chennái.

Varios voluntarios limpiando. Imagen de Ashok Sundarrajan. Usada con permiso.

La gente se ofreció a limpiar la zona y eliminar el olor de la orina donde no había suficientes retretes para todas las personas.

Maravillosas vistas desde Marina.

Famosos, como el director musical A. R. Rahman, brindaron su apoyo a la protesta:

¡Mañana ayunaré para apoyar al espíritu de Tamilnadu!

Respeto a la cultura, amor a los animales.
———-
Mi mensaje sobre el Jallikattu mediante el arte de la arena: “Respeto a la cultura, amor a los animales” en playa Puri, India.

Un escritor devolvió un premio al gobierno en señal de protesta.

El acontecimiento provocó varios momentos maravillosos:

Los musulmanes realizan sus oraciones el viernes, los hindúes forman una cadena humana detrás, como protesta por el Jallikattu. La cultura une religiones. El ejemplo tamil.

El 21 de enero la protesta alcanzó el nivel máximo:

¡La manifestación sobre el Jallikattu es un momento histórico! ¡LOS QUEREMOS! Justicia para Jallikattu. Salven Jallikattu. Salven nuestra cultura Jallikattu.

Apenas cuatro segundos que ponen la piel de gallina.

Felicito la revolución democrática del poder de la juventud de Tamil Nadu y prometo la unión en contra de los males de Tamil Nadu. Victoria para el mundo.

Bajo presión, el primer ministro de Tamil Nadu, O. Paneerselvam, se reunió con el primer ministro de India, Narendra Modi, y presionó para la aprobación del gobierno central de una ordenanza que evite la orden del tribunal y permita el Jallikattu. El 20 de enero de 2017, el primer Ministro de Tamil Nadu anunció que se había creado una ley y se había enviado al gobierno central. El 21 de enero, las protestas aún seguían demandando una solución permanente.

Gracias a Narendra Modi por su apoyo y ayuda en permitir que el Jallikattu continúe en Tamil Nadu.

Las protestas continuaron en playa Marina durante la noche. Imagen de Bala G. Usada con permiso.

‘Una única agenda para cambiar la narrativa en contra de los protestantes’

Incluso después del compromiso de la legislación, los protestantes se negaron a retirarse. El 23 de enero, la policía empezó a desalojar a la fuerza la playa Marina al amanecer. Los manifestantes amenazaron con lanzarse al mar, pero finalmente la mayoría fue desalojada y se bloqueó el acceso.

El trabajador social Vasuki Umanath entrevistó a los testigos que afirmaron que además de usar la fuerza en los manifestantes, la policía también golpeó a las personas que ayudaban a protestantes o transeúntes. Los videos que muestran a la policía prender fuego a los coches o participar en incendios provocados se han hecho virales en las redes sociales.

¡Véanlo completamente! ¡Los camarógrafos atacan!.

Otro vídeo impactante de la violencia de la policía.

¡Es desalentador ver estas imágenes! ¿Son las mismas personas que elogiábamos durante el funeral de Jayalalithaa (N. del E. se refiere a una estrella local de cine fallecida en diciembre de 2016)?

Informes de los ciudadanos indicaban que varias personas acabaron heridas. Bala G lo publicó en Facebook:

While everything was going as well as possible, Police under directions of their political bosses, came off early in the morning to abruptly scuttle off the protesters. Denying any additional time to stay on, they used forced and lathi charge.

As the crowds of students, ladies and kids rushed to the side of waves for protection, fishermen folks rushed to the rescue as protective shield.

Police and ruling class apparently had a single agenda of turning the narrative against the protesters. From what we get to see, they went about their agenda with vengeance by initiating arson of autos, vandalism on vehicles which was done by police themselves as captured in cell phone videos of onlookers.

Continuing on the rampage, Police brutally attacked those who rushed to the rescue of the people struck in the beach, resulting in some of the provoked people pelting stones at the police, which makes government version of narrative across the mass media.

Mientras todo iba lo mejor posible, la policía bajo el mando de los jefes, irrumpieron al amanecer de forma violenta saboteando a los manifestantes. Les negaron permanecer un tiempo adicional, usaron la fuerza y el látigo. Cuando los estudiantes, mujeres y niños se precipitaron hacia la orilla del mar, los pescadores se lanzaron a su rescate como un escudo de protección. La policía y la clase privilegiada, aparentemente, tenían el único objetivo de una retórica contra los protestantes. De lo que podemos ver, cumplieron sus objetivos con venganza, incendiando vehículos, con vandalismo provocado por los policías, grabados por los móviles de los presentes. Siguiendo con el ataque, la policía atacó brutalmente a quienes intentaron ayudar a la gente en la playa, provocando que algunos lanzaran piedras a la policía, según la versión del gobierno publicada en los medios de comunicación.

El 23 de enero durante la tarde, finalmente el Gobierno de Tamil Nadu aprobó una resolución que supuestamente debería permitir el Jallikattu. Al día siguiente, la mayoría de los manifestantes en Chennái decidieron suspender su protesta tras un diálogo con la policía y un juez de distrito. Sin embargo, prometieron reanudar la manifestación si no se llegaba a una resolución permanente para el Jallikattu el 1 de febrero.

Apoyo mundial al Jallikattu Salven nuestra cultura.

‘No solo es por las corridas de toros o su prohibición’

Para muchos, la situación legal que rodea al Jallikattu aún no está clara. El gobierno de Tamil Nadu afirma que la ordenanza aprobada es una “solución permanente”, pero muchos de los que apoyan al Jallikattu creen que se trata simplemente de “una medida provisional”.

La poetisa y realizadora Leena Manimekalai, que se unió a la manifestación, escribió en la página web The News Minute:

When I personally witnessed the protest that is now being described as #ThaiPuratchi and #TamilSpring, I realised that it is just not about bullfight or its ban. It is just a signifier. When someone says #IdoJallikkattu, it means she or he does resistance. […]

Jallikkattu is just the mascot for all the pent-up rage in people’s minds. […] People finally have become bulls to reaffirm their self-respect, determination and identity.

Cuando presencié la manifestación, descrita como Thai Puratchi o primavera tamil, me di cuenta de que no se trataba solo de las corridas de toros o su prohibición. Solo era un indicador. Cuando alguien dice “hago Jallikkattu”, significa que resiste. […] El Jallikattu solo es la mascota para todos aquellos que reprimen su rabia. […] La gente ha convertido a los toros en una reafirmación del autorespeto, determinación e identidad.

El blogero Garga Chatterjee explicó:

The Jallikattu protests show that against the cosmo-liberal stereotype of “Indian young people”, there are young people, millions of them, to whom roots matter, identity matters, culture matters and they do not aspire to lose their Tamil-ness to make the cut in the Delhi-Mumbai idea of Indianness.

Las protestas sobre Jallikattu muestran que en contra del estereotipo cosmoliberal de “los jóvenes de la India”, hay jóvenes, millones, a los que les importa sus raíces, su identidad, su cultura y no aspiran a perder su identidad de tamiles para hacer el recorte en la idea de Delhi y Bombay.

Markandey Katju, exjuez del Tribunal Superior, escribió en Facebook:

The victory of the Jallikattu agitation shows that when hundreds of thousands of people rise unitedly like a typhoon or tornado it becomes a force so powerful and so swift that no power on earth can resist it. […]

The significance of the Jallikattu agitation is that it cut through caste and religious barriers. In fact it even cut through the the national border as Indians in many parts of the world supported it.

Thus the victory of the Tamil people is a victory for all Indians. It has shown that we Indians can unite, as we must, if we are to solve our massive problems.

La victoria de la revolución del Jallikattu muestra que, cuando cientos de miles de personas se levantan como un tornado, se fortalecen tanto y tan rápido que no hay nada que pueda detenerlas. […] El significado es que esta revolución rompe con la casta y las barreras religiosas. Es más, incluso eliminando la barrera nacional, muchas personas de todo el mundo apoyan el Jallikattu. Por tanto, la victoria de los habitantes de Tamil es una victoria para todos. Ha mostrado que nosotros, los indios, podemos unirnos y debemos, si queremos resolver los problemas.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.