¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Mientras un muro se cierne sobre México, demos una mirada cercana al internacionalmente condenado muro de Israel

Miembros de la comunidad eritrea en Israel en duelo el 21 de octubre de 2015 en el parque Levinsky al sur de Tel Aviv durante una ceremonia conmemorativa por el eritreo Habtom Zarhum, que buscaba asilo y al que un guardía de seguridad israelí abatió en una estación buses en la ciudad sureña de Beersheba porque lo confundieron con un atacante en el incidente donde murió un soldado israelí. Zarhum, al que una multitud furiosa pateó cuando cayó por los disparos, no será reconocido como víctima oficial de terrorismo. Fuente: Oren Ziv/ActiveStills.

El 28 de enero de 2017, el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, tuiteó su apoyo al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en sus planes de un muro fronterizo con México con la siguiente afirmación:

El presidente Trump tiene razón. Yo construí un muro a lo largo de la frontera sur de Israel. Detuvo la inmigración ilegal. Gran éxito. Gran idea.

Netanyahu no hablaba del muro a lo largo de la frontera de la Ribera Occidental, que viola el derecho internacional según la Corte Internacional de Justicia, y por lo tanto los opositores de las políticas del gobierno israelí lo llaman el ‘muro del Apartheid‘ en árabe (جدار الفصل العنصري). Se refería a otro ‘muro': la cerca de aproximadamente 152 millas de largo (245 kilómetros) en la frontera con Egipto, con nombre en clave ‘Reloj de arena’ o Sha'on HaHol (שְׁעוֹן הַחוֹל) en hebreo, cuya construcción empezó el 22 de noviembre de 2010 y terminó el 18 de febrero de 2017.

¿El propósito del ‘muro’ del que Netanyahu presumía? Mantener fuera a los solicitantes de asilo africanos.

Como escribió 972mag, colectivo de noticias israelí-palestino, en su página de cobertura especial de “Solicitantes de asilo en Israel”:

There are tens of thousands of African asylum seekers in Israel, mostly from Eritrea and Sudan. Israel cannot deport nationals from those countries, but is pursuing a string of measures to stop new arrivals and encourage those already here to leave.

Hay decenas de miles de africanos que buscan asilo en Israel, en su mayoría de Eritrea y Sudán. Israel no puede deportar a ciudadanos de esos países, pero aplica una serie de medidas para detener nuevas llegadas y animar a quienes ya están aquí a que se vayan.

Ciertamente, Israel se niega categóricamente incluso a mirar sus pedidos de asilo. Un sudanés que busca asilo, que dijo que fue torturado por el régimen sudanés antes de huir a Israel a través de Egipto, ha estado esperando desde el 6 de diciembre de 2005:

I was 17 years old when my village, Smasm, in the South Kordofan province of Sudan’s Nuba Mountains, was attacked. Most members of my family were killed in that horrible attack, which was the beginning of the suffering I have endured until today. I was arrested.

Tenía 17 años cuando mi aldea, Smasm, en la provincia de Kordofan del Sur en las montañas Nuba de Sudán, fue atacada. Mataron a la mayoría de mis familiares en ese horrible ataque, que fue el inicio del sufrimiento que he soportado hasta ahora. Me arrestaron.

Campo “Marcha por la libertad” en la frontera israelí-egipcia el 29 de junio de 2014, desierto de Néguev, Israel. Policías y oficiales de inmigración israelíes arrestaron a africanos que buscaban asilo cerca de la frontera con Egipto, y los obligaron a volver a prisión. Habían marchado desde el centro de detención Holot, donde estaban prisioneros, a la frontera israelí-egipcia para protestar las políticas de asilo de Israel, pidiendo que la Cruz Roja y Nacones Unidas intervinera y diciendo que Israel no revisa sus solicitudes, y por eso buscan salir del país. El ejército israelí detuvo al grupo y pasaron la noche en un bosque cerca de la frotnera. Fuente: Oren Ziv/ActiveStills.

El ejército israelí les ofrece dinero a esos ‘migrantes africanos no deseados’ como los llamó la BBC, y los envía a un tercer país ‘seguro’, pero dos hombres que aceptaron la oferta recientemente dijeron a la BBC que a su llegada, “fueron abandonados en cuanto salieron del avión. Uno fue traficado inmediatamente, al otro lo dejaron que se las arreglara por su cuenta sin documentos”.

Netanyahu tuiteó su apoyo al muro de Trump un día después del Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto, y la ‘inmigración ilegal’ de la que hablaba eran solicitantes de asilo que huían de la violencia, opresión y hasta casos de genocidio. Como Asher Schechter escribió en el medio israelí Haaretz:

[…] The sad historical irony that of all nations, the one bragging about his success in turning away survivors of genocides and brutal dictatorships one day after International Holocaust Day is none other than the Prime Minister of Israel. You know, that country that owes its very existence to the plight and suffering of the victims of the greatest genocide in modern history.

[…] La triste ironía histórica de todas las naciones, quien alardea de su éxito en abandonar a los sobrevivientes de genocidios y brutales dictaduras al día siguiente del Día Internacional del Holocausto no es otro que el primer ministro de Israel. Ese país que le debe su propia existencia a las penurias y sufrimiento de las víctimas del mayor genocidio de la historia moderna.

Discurso antiafricano en la política israelí

Esto aborda un aspecto importante de la cerca fronteriza que casi nunca se menciona, aunque es bastante obvio: el hecho de que es otro componente de la altamente racial y sectaria política de Israel.

Sin duda, la frontera, como escribió recientemente Asaf Calderon en 972mag, “tiene como único fin evitar la entrada irregular de negros a Israel”.

Esto no debe sorprender, dada la prevalencia del discurso antiafricano en la política israelí. Por dar algunos ejemplos, en octubre de 2009, Eli Yishai, entonces ministro del Interior, dijo a Channel 2 de Israel que los solicitantes de asilo africanos “traerían una profusión de enfermedades: hepatitis, sarampión, tuberculosis, SIDA y drogas”. En mayo de Miri Regev, integrante de Likud y miembro de Knesset (Parlamento), portavoz de las Fuerzas de Defensa Israelí, dijo a una multitud de miles de israelíes que los africanos solicitantes de asilo “son un cáncer en nuestro cuerpo.”

En 2013, Michael Ben Ari, miembro del Knesset, dijo a una multitud, un año después de haber ayudado a provocar disturbios raciales en el barrio de Hatikva, al sur de Tel Aviv:

For three years now women haven't been able to go to the market without getting their handbags stolen. Little girls can't play outside. Young men can't find work. Sudanese, go back to Sudan! Sudanese, go back to Sudan! Sudanese, go back to Sudan!

Desde hace tres años ya, las mujeres no pueden ir al mercado sin que les roben sus bolsos. Las niñitas no pueden jugar afuera. Los jóvenes no pueden encontrar trabajo. Sudaneses, ¡regresen a Sudán! Sudaneses, ¡regresen a Sudán! Sudaneses, ¡regresen a Sudán!

Una encuesta publicada por Israel Hayom (Israel Hoy) en enero de 2014 mostró que “el 61.3 por ciento de israelíes judíos cree que la mejor manera de lidiar con el reciente fenómeno de la inmigración ilegal de África es enviar a los migrantes ilegales a un tercer país inmediatamente”, y “otro 18.4% cree que los deberían enviar de vuelta al centro abierto de detención Holot con arresto como a penalidad para los que no estén de acuedo con irse”. La encuesta agregó que el “11.6% cree que a los migrantes se les debería dar la oportunidad de vivir y trabajar en Israel”.

Solicitantes de asilo africanos encarcelados en el centro de detención Holot protestan detrás de la cerca de la prisión, mientras otros solicitantes de asilo participan en una protesta afuera de las instalaciones en el desierto de Néguev, al sur de Israel. 17 de febrero de 2014. Los manifestantes pedían el cierra de la prisión y el reconocimiento de los derechos de los refugiados de los solicitantes de asilo africanos que viven en Israel. Fuente: ActiveStills..

En contraste, Israel, como el único ‘estado judío’ del mundo, considera que todo miembro de la fe judía en cualquier parte del mundo merece automáticamente la ciudadanía israelí. Esto se debe a la Ley del Retorno de 1950, declarada apenas dos años después de la fundación del Estado de Israel y la Nakba palestina (‘catástrofe’ en árabe) en donde aproximadamente 700,000 palestinos fueron expulsados de sus hogares en el territorio que se convertiría en Israel.

Del sitio web del Ministerio del Exterior de Israel:

The Law of Return (1950) grants every Jew, wherever he may be, the right to come to Israel as an oleh (a Jew immigrating to Israel) and become an Israeli citizen. For the purposes of this Law, “Jew” means a person who was born of a Jewish mother, or has converted to Judaism and is not a member of another religion.

La Ley del Retorno (1950) garantiza a todo judío, donde quiera que esté, el derecho de venir a Israel como oleh (judío inmigra a Israel) y convertirse en ciudadano israelí. Para los fines de esta ley, “judío” significa una persona que nació de madre judía o se convirtió al Judaísmo y no es miembro de otra religión.

Judíos mexicanos a Netanyahu: ‘No hables por nosotros’

Como era de esperar, el tuit de Netanyahu no fue bien recibido por muchos mexicanos. Voces de los más de 50,000 judíos de México fueron particularmente críticos. El Comité Central de Judíos en México condenó los comentarios de Netanyahu en una cart abierta:

La Comunidad Judía de México se deslinda del mensaje del Primer Ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, sobre el muro fronterizo. No coincidimos con él en este punto de vista y rechazamos contundentemente su postura. […]

Nos solidarizamos con nuestros conciudadanos que viven, trabajan y aportan en el país vecino, cuyos derechos humanos tiene que ser respetados en todo momento y quienes deben recibir un trato digno.

Salomón Chertorivski Woldenberg, actual secretario de desarrollo económico en la Ciudad de México, de orígenes judíos, respondió en Twitter, y luego tradujo su respuesta al inglés:

León Krauze, escritor y catedrático, estuvo de acuerdo con Chertorivski:

El comentarista Leo Zuckermann fue más directo y se dirigió al presidente israelí, Reuven Rivlin:

Presidente Ruvi: en su calidad de jefe de estado de Israel, como mexicano le pido que corrija la posición del primer ministro Netanyahu sobre un muro en nuestra frontera.

Y el periodista Ezra Shabot dijo:

El vínculo entre el muro israelí y el muro de Trump no es coincidencia. Países desde India a Estados Unidos han eviado expertos a Israel a estudiar la seguridad de la frontera y las diversas herramientas tecnológicas usadas por Israel para mantener afuera a los solicitantes de asilo africanos. Además, Sistema de Seguridad Magal, la empresa israelí que construyó la frontera de Israel con Egipto –a la que se refiere el primer ministro Benjamín Netanyahu en su ya famoso tuit– está buscando construir el muro que planea Donald Trump entre Estados Unidos y México, según la agencia de noticias Bloomberg.

La relación entre Israel y expertos de seguridad en todo el mundo no es nueva. En 2002, cinco oficiales del Departamento de Policía de Nueva York (NYPD) fueron enviados a Israel a recibir capacitación en medidas de contraterrorismo y en 2012, NYPD inauguró una sucursal en la sede central del distrito policial de Sharon en Kfar Saba.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.